Spoor (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
The Square (2017)
Handia (2017)
I Am Not a Witch (2017)
Valley of Shadows (2017)
Beauty and the Dogs (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2015 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

El amor es más fuerte que las bombas: percepción y verdad

por 

- CANNES 2015: Rompiendo el espacio-tiempo de la narración, Joachim Trier intenta conseguir su opus magnum con un título tan fascinante como abismal

El amor es más fuerte que las bombas: percepción y verdad
Isabelle Huppert y Jesse Eisenberg en Louder Than Bombs

La llegada de un recién nacido, especialmente cuando es el primero, siempre deja a los padres en un tambaleante estupor, superados por nuevos sentimientos y apabullados por lo desconocido. Y la de El amor es más fuerte que las bombas [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Joachim Trier
ficha del filme
]
(Louder Than Bombs) de Joachim Trier, desvelada en competición en el 68o Festival de Cannes, encaja a la perfección con esta tradición. La película del director noruego mezcla los temas de una obra de altas ambiciones cinematográficas y filosóficas a través del uso de cartas en un inventiva, atrevida y compleja película que por otra parte se consigue mantener durante todo el metraje de una historia que es, en su núcleo, muy simple: un padre (Gabriel Byrne) y sus dos hijos (Jesse Eisenberg y Devin Druid), tres años tras la muerte por accidente de la madre (Isabelle Huppert), una famosa fotógrafa de guerra. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Tejiendo su historia (escrita junto a su colaborador habitual Eskil Vogt) tanto en una línea circular como lineal, entrelazando dispositivos estilísticos que fragmentan la percepción (superponiendo el pasado y el presente, fundiendo los límites de los sueños con la realidad, materializando lo imaginario, usando voces en off que se responden a sí mismas, y mucho más), ofreciendo a veces visiones alternativas que contradicen las primeras impresiones, Joachim Trier se cuestiona el tema de la percepción, de lo verdadero y lo falso, de las imágenes que las personas tienen de los demás. 

Los secretos salen a la luz, los papeles se vuelven y los personajes empiezan gradualmente a verse entre sí bajo una luz diferente. El padre está inmerso en un romance secreto con una de las profesoras de su hijo pequeño, que empieza a verse incluso a sí mismo bajo esa luz diferente cuando conoce la verdad sobre la muerte (el suicidio) de su madre, algo que se le había ocultado. El hijo mayor descubre, viendo las últimas fotos de su madre, una aventura que ella escondió de su padre, quien sin embargo acaba también descubriéndolo, enfrentando al amante, que lo coloca cara a cara con sus malinterpretaciones de los sentimientos de su mujer. Malinterpretaciones y múltiples falsas impresiones se diseccionan en un tiempo congelado experimentado por los personajes, que están atrapados en diferentes maneras de aislamiento social (escapando a través de sus nuevas identidades en el mundo virtual, en donde se refugian en pedazos del pasado) que rompen su percepción de la realidad. Al final, todo tiene que ver con la percepción y no con la imagen (que puede ser falsificado). Erradicando el caos poco a poco, el padre y sus hijos restablecen su identidad, la esencia fundamental del viaje de la vida.

Joachim Trier desencadena el gran poder de las fotos de la madre de mundos y pueblos devastados en este retrato familiar, que flota en un desierto de sentimientos reales bajo la presión de la pérdida y la incertitud de los papeles que se deben interpretar. También da libertad al poder de una narrativa que explota en mil elementos que giran sobre sí mismos, sumergiendo al público en el torbellino de la imaginación y la memoria. Esta importante ambición de deconstrucción formal descolocará a unos durante probablemente mucho tiempo y molestará a otros, tiene un efecto algo negativo en la empatía que sentimos hacia los protagonistas, pero no hace en absoluto que El amor es más fuerte que las bombas deje de ser una película que valga la pena ver una segunda vez.

Louder Than Bombs es una coproducción entre Noruega, Dinamarca y Francia, y la vende al extranjero Memento Films International.

(Traducción del francés)

Lee también

Warsaw
EPI Distribution
Focal Production Value
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss