Sieranevada (2016)
The Party (2017)
Verano 1993 (2017)
Tom of Finland (2017)
Barrage (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
Reparar a los vivos (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2015 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Marguerite et Julien: Crimen y castigo para Valérie Donzelli

por 

- CANNES 2015: Un Bonnie and Clyde de amor incestuoso entre hermana y hermano a principios del siglo XVII en versión anacrónica posmoderna… que no acierta el tiro

Marguerite et Julien: Crimen y castigo para Valérie Donzelli
Anaïs Demoustier y Jérémie Elkaïm en Marguerite et Julien

Valérie Donzelli, una cineasta muy aventurera a nivel formal, ha desvelado, en competición del 68o Festival de Cannes, Marguerite et Julien [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, una película que presenta desafortunadamente las características de un experimento fallido, no por falta de ingredientes, sino por un defecto prematuramente fatal en la concepción, en su ambición por querer por encima de todo crear una receta completamente nueva. Buscando con todas sus fuerzas una manera original de tratar la historia de un amor pasional incestuoso entre Marguerite (Anaïs Demoustier) y Julien (Jérémie Elkaïm) de Ravalet (un hermano y una hermana quemados por este crimen en la Francia del 1603), algo que inspiró un guion escrito en 1971 por Jean Gruault para François Truffaut, la cineasta se precipita por una narración totalmente desfasada jugando con los anacronismos (como por ejemplo seguir el “hace mucho tiempo” de su escena inaugural con un helicóptero), trufada de referencias cinematográficas y literarias (lecturas e intercambios de cartas), y efectos de todos tipos, que tomados uno por uno podrían ser buenos elementos, pero que nunca forman un todo, a pesar de querer evocar un juego lúdico de enlaces.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Escrito por la directora junto a Jérémie Elkaïm, adaptando el trabajo de Gruault, el guion empieza en la infancia privilegiada de los dos protagonistas en su castillo de Tourlaville, cerca de Valognes (véase Barbey d'Aurevilly y sus tumultuosas novelas). Contada por una narradora en un dormitorio colectivo de chicas adolescentes, la historia sigue a Marguerite y Julien al prometerse un amor eterno a través de pequeños espectáculos familiares (con Oh My Love en la banda sonora), lo que pone la mosca detrás de la oreja a su tío fuertemente religioso, que aconseja separarlos. La historia empieza a galopar rápidamente (con un verdadero caballo como prueba), y como es "la hora de aprender a conducirse seriamente en el mundo", Julien y su hermano pequeño son enviados a estudiar al extranjero y recorren a continuación Europa durante años. A su vuelta, la llama se vuelve a encender, pero esta vez entre dos jóvenes adultos, y a pesar de la resistencia “moral” de Julien. La alta sociedad sospecha lo peor (que por otra parte aún no ha sido consumado) y casan a Marguerite con un hombre frustrado y amenazante a quien ella rechaza hasta que Julien le ayuda a escapar y el amor carnal consume a los dos amantes. Perseguidos por el marido de Marguerite, el hermano y la hermana se fugan con la ayuda de su madre (los criados en también están de su parte). Buscados y atrapados por la policía, intentan llegar a Inglaterra porque Marguerite está embarazada y el incesto está castigado por la pena de muerte...

Ya lastrada por su parte inicial, en la que presenta la infancia de los personajes de una manera semejante a una mayonesa que no acaba de hacerse, Marguerite et Julien intenta a continuación salvar un poco las cosas, pero sus decisiones de distanciamiento acaban por ser demasiado como un yoyó que va y viene entre fantasía teatral y melodrama romántico libertario para que sus osadías no acaben por despeñarse como las piedras con las que le gusta jugar a Marguerite en la película. Tal cosa no dejará quizá de satisfacer a la cineasta (y a su acólito, el actor y coguionista), que reivindica (como sus personajes) la transgresión que ella sabe que implica la pena capital en una sociedad conformista. ¿Pero puede la pasión, por exaltante y natural que sea, justificar todos sus errores?

Producida por Rectangle Productions junto a Bélgica, Marguerite et Julien se distribuirá en Francia el 30 de septiembre de la mano de Wild Bunch, que también se ocupa de las ventas internacionales.

(Traducción del francés)

Lee también

Emilia Romagna_site ES
Film Business Course
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss