Rester vertical (2016)
6.9 on the Richter Scale (2016)
Callback (2016)
Sámi Blood (2016)
Crudo (2016)
Belle dormant (2016)
Lady Macbeth (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

BRUSSELS FILM FESTIVAL 2015

email print share on facebook share on twitter share on google+

Je suis mort mais j’ai des amis: best friends forever

por 

- Los hermanos Malandrin embarcan a Bouli Lanners, Wim Willaert y Lyes Salem en una aventura rock a través de lo melancólico, lo grotesco y lo absurdo

Je suis mort mais j’ai des amis: best friends forever
Lyes Salem, Bouli Lanners y Wim Willaert en Je suis mort mais j’ai des amis

Hace tiempo que los inseparables Yvan, Wim y Jipé superaron la barrera de los 40. De alma rockera, se ven las caras como el primer día en el seno de su grupo, Grand Ours, con el que infunden a la escena la misma energía que cuando tenían 15 años. Se conocen a la perfección: sus debilidades, sus manías, sus pequeños defectos, sus sueños y sus obsesiones. Está claro que no son superestrellas pero su poder escénico les asegura cierta notoriedad que culmina con la invitación a realizar una gira americana que los llevará a Los Ángeles, el sueño de toda una vida dedicada al rock. Su amistad va más allá de la vida y de la muerte… cosa que el destino se encargará de recordarles cuando Jipé se caiga a pocos días de partir a Estados Unidos. ¿Pero por qué debería separarlos la muerte? Yvan y Wim se embarcan contra todo y contra todos hacia América, llevando a Jipé, o más bien sus restos en una urna, por la gira. Pero antes de emprender su viaje, Yvan quiere descubrir algunas verdades sobre su amigo fallecido; por ejemplo, quiere conocer a su amante, un piloto decididamente bigotudo. El improbable trío formado por Yvan, Wim y Dany, el misterioso amante, emprende así un viaje rocambolesco, poblado de fantasmas benévolos, azafatos de dudosa competencia y de Innus callados. En la carretera, Yvan va a tener que desistir algunos de sus sueños de California y replantearse algunas certidumbres.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)suspi_2016_468x60

Una vez más, Guillaume y Stéphane Malandrin llevan su cine a un universo seriamente loco, que provoca al espectador con uno de esos títulos-manifiestos surrealistas cuya fórmula secreta implantan tan bien en Je suis mort mais j’ai des amis [+lee también:
tráiler
entrevista: Guillaume y Stéphane Malan…
ficha del filme
]
. En una corta frase se ponen de manifiesto los retos del film: ¿amigos en vida, amigos también en muerte? ¿Se diluye la amistad con la muerte? ¿Podemos traicionar a un amigo muerto? Y aún más, ¿puede un amigo muerto traicionarnos? Todas estas preguntas existenciales son las que los hermanos Malandrin han decidido abordar mediante un registro cómico bastante alejado de sus obras anteriores. La última hasta la fecha, Où est la main de l’homme sans tête ? [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, un thriller psicoanalítico que sumergía (literalmente) a Cécile de France en un mar de sufrimiento y de paranoia, no tenía nada de divertido además de su título. Con Je suis mort mais j’ai des amis, los directores crean un dúo cómico de garantías formado por el valón Bouli Lanners y el flamenco Wim Willaert. La bonomía ora brusca ora melancólica del primero parece que no pedía más que reunirse con el entusiasmo tiznado de ingenuidad del segundo. Los dos cargan sobre sus hombros con el peso cómico del dúo dinámico, secundados por Lyes Salem, que de cuando en cuando azuza o apacigua los conflictos. En el camino hacia lo absurdo, los directores no se amilanan frente al gag escatológico o las peleas entre hombres, apoyándose a veces en el lado patético de sus personajes, esos críos mayores que en nombre del rock juegan a ser niños malos. Recurrir a pepitas del catálogo del punk-rock de los 80 del label Born Bad Records infunde a la película, por último, toda la energía del rock que reivindican los personajes.

Je suis mort mais j’ai des amis, presentada en el Brussels Film Festival, es una producción de la belga Versus Production, la francesa TS Productions, la belga Altitude 100 y su compatriota Minds Meet, con el apoyo del CCA y del VAF. Su estreno en Bélgica tendrá lugar el 17 de junio (de la mano de O’Brother) mientras que el 22 de julio lo hará en Francia (Happiness) y en Suiza (Agora Films).

(Traducción del francés)

Lee también

courgette oscar shortlist
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

suspi_2016_web300x250