Mademoiselle Paradis (2017)
What Will People Say (2017)
Nico, 1988 (2017)
The Charmer (2017)
Arrhythmia (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
Scary Mother (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

PELÍCULAS Francia

email print share on facebook share on twitter share on google+

Pauline s’arrache: cuando la intimidad familiar se hace documental

por 

- El primer largometraje de la joven directora francesa Emilie Brisavoine nos catapulta a la intimidad de una familia fuera de lo común

Pauline s’arrache: cuando la intimidad familiar se hace documental

Emilie Brisavoine, descubierta como actriz en películas independientes como La batalla de Solférino [+lee también:
crítica
tráiler
festival scope
ficha del filme
]
, de Justine Triet, y el cortometraje Peine perdue, de Arthur Harari, ha presentado su documental Pauline s’arrache en la competición del festival internacional de cine de Ginebra Tous Ecrans. El documental tuvo su estreno mundial en la sección ACID del festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Pauline s’arrache es un documental visceral que desnuda la agitada vida de Pauline, una joven de quince años de edad y carácter volcánico que resulta ser la hermanastra de la propia directora, que decidió seguirla con su cámara durante cuatro años. Pauline es la más joven de una familia reconstruida, capitaneada por una madre (antigua reina de la noche) y un padre (un gay amante de los disfraces excéntricos y resplandecientes) atípicos, fruto de un amor que no refleja, desde luego, lo que viene siendo la norma. Todos los miembros del clan abandonaron la nave excepto Pauline, que aún permanece ligada a la familia por medio de un cordón umbilical que proporciona tanta seguridad como terror. La convivencia de padres e hija supérstite es explosiva y conflictiva a pesar de una relación en ocasiones fusional. Las ganas de cambiar de vida y de afrontar un futuro cuando menos incierto no faltan, desde luego, pero antes de volar con las propias alas Pauline debe enfrentarse a los dolorosos fantasmas del pasado.

Pauline atraviesa una fase delicada en su vida, la que lleva desde la infancia hasta la edad adulta. Son momentos de transición, a caballo; en ellos, la rebeldía deja paso a la introspección. La pureza y la fuerza emotiva de la infancia, cuando todo parece egoísticamente posible, se derriten delicadamente mostrando un sustrato más profundo, un nuevo yo imperfecto que busca su lugar en la sociedad y en el complejo tejido familiar que lo rodea. 

Emilie Brisavoine admite haber experimentado una necesidad visceral de filmar a su hermana, como si emprendiera una especie de búsqueda de distancia analítica y emotiva a través de la imagen. La cámara de la directora se transforma en el diario íntimo de Pauline, una guía y un apoyo en su caos emotivo y un medio para (re)encontrar su lugar en una estructura familiar que corre el riesgo de ceder. Pauline se pone bajo los reflectores, como una Cenicienta punk a la espera de su príncipe. El documental de Emilie Brisavoire afronta a pecho descubierto conflictos familiares que podríamos definir como universales: un conjunto espantoso y conmovedor de heridas “primitivas” y de miedos tanto como de una sensibilidad a flor de piel. Pauline quiere terminar por enfrentarse a su pasado para poder salir adelante y cortar con toda la serenidad del mundo el cordón que la mantiene ligada (de manera casi masoquista) a su familia.

Lo que hace de Pauline s’arrache una cinta estéticamente potente es el binomio entre las imágenes de archivo, momentos familiares pasados en los que la serenidad se revela aparentemente soberana, y escenas de la vida cotidiana en la que los gritos y los conflictos ocupan el lugar dejado por la liviandad. En la montaña rusa de emociones fuertes y profundas, casi claroscuras, se diría que nada es lo que parece. Emilie Brisavoine logra, gracias a su presencia-ausencia (tras el teleobjetivo), capturar los preciosos momentos furtivos cuando las máscaras se caen y muestran un universo interior inesperado.

A caballo entre la realidad y el psicoanálisis, suerte de mezcla explosiva a medio camino entre el programa Confessions intimes y la película A nuestros amores, el primer largometraje de Brisavoine conmueve gracias a la intensidad de sus propósitos: un cine deliberadamente marginal, de una belleza ruda increíblemente refrescante. 

Pauline s’arrache es una producción de Bathysphère Productions que distribuye Jour2fête.

(Traducción del italiano)

Lee también

Les Arcs report
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss