Tarde para la ira (2016)
Orpheline (2016)
Félicité (2017)
Paris La Blanche (2016)
Waldstille (2016)
The Other Side of Hope (2017)
Noces (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

INDUSTRIA Francia

email print share on facebook share on twitter share on google+

Un panorama en plena transformación

por 

- Desde los nuevos créditos fiscales a la conmoción causada por Canal+, la industria cinematográfica francesa está en un momento de verdadero cambio

Un panorama en plena transformación

Ahora que el 2016 está a punto de empezar con el tradicional Encuentro del cine francés en París que organiza Unifrance (14-18 de enero), una ojeada en el retrovisor hacia el 2015 permite identificar las claves de una industria cinematográfica francesa que sigue siendo uno de los bastiones del 7º arte en Europa en todos los frentes del sector —una sólida producción nacional que aúna cantidad y calidad, la densidad de la red de salas, un financiamiento bien estructurado de las obras, la distribución activa de largometrajes del resto de Europa, el dinamismo de las ventas internacionales, la preservación de las industrias técnicas, etc.—, pero que, sin embargo, se enfrenta a enormes desafíos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En una coyuntura cada vez más competitiva en la que los diferentes territorios mundiales buscan atraer rodajes para estimular las economías locales, llega una muy buena noticia con la mejora a partir del 1 de enero de 2016 de la competitividad de los créditos fiscales franceses (leer la noticia), en favor de las cintas nacionales y los largometrajes extranjeros. Una decisión positiva que ha sido bienvenida por todos los profesionales del Hexágono, que asistían a la aceleración de la deslocalización de los grandes presupuestos.

El horizonte está, en cambio, más nublado en cuanto al financiamiento de las obras a causa de la actual reestructuración de los grupos televisivos franceses, especialmente Canal+ (leer el artículo), socio clave de la producción francesa que está siendo castigado por la fuerte competencia en la adquisición de derechos deportivos, el otro pilar de su oferta aparte del cine. Como el nivel de prefinanciamiento de las películas francesas depende del número de abonados a Canal+, los profesionales del cine francés no le quitan el ojo al estado de salud de la cadena, cuyos cambios de estrategia, por leves que sean, son escrutados con lupa.

Y es que el contexto general de la financiación apenas ofrece alternativas de momento. El VoD no despega del todo —parasitado por una piratería endémica, a pesar de los esfuerzos de los poderes públicos por favorecer la oferta legal, y a pesar también de la carta de buenas prácticas firmada por los principales actores de la publicidad en línea—. En cuanto a los distribuidores independientes, que se enfrentan, por un lado, a una competencia feroz, y por el otro, a la duplicidad que afecta desde hace algún tiempo a la taquilla —los estrenos son o éxitos colosales o fiascos descomunales—, apenas logran establecer un margen de maniobra suficiente para proponer mínimos garantizados que cuadren con las ambiciones de los productores.

Así y todo, tampoco hay que tener una idea extremadamente negativa de la coyuntura, pues Francia disfruta de numerosas ventajas para salir del paso: sobre todo, talentos artísticos de todas las edades, espectadores que disfrutan del cine y de que la cartelera sea diversa, el encaje voluntarista del Estado y el rico tejido de empresas de todos los tamaños que trabajan en el sector cinematográfico. Y a algunas compañías no les falta apetito de crecimiento a escala mundial, como Wild Bunch (noticia), que, tras su fusión el año pasado con los alemanes de Senator, ha lanzado en 2015 un departamento de ventas para películas independientes norteamericanas, así como un fondo de coproducción junto a China. Uno de tantos ejemplos de una industria fílmica francesa que, en conjunto, está muy abierta a las evoluciones a nivel internacional, lo cual es probablemente la mejor manera de seguir adelante a pesar de las dificultades causadas por los violentos cambios económicos, de continuar nutriendo un sólido terreno nacional sin que los grandes se coman a los pequeños.

(Traducción del francés)

Bridging the Dragon
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home