Glory (2016)
Waves (2016)
María (y los demás) (2016)
Los exámenes (2016)
United States of Love (2016)
Personal Shopper (2016)
Zoology (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2016 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Loving: en equilibrio sobre el filo de la libertad

por 

- CANNES 2016: El Reino Unido coproduce lo nuevo de Jeff Nichols, un ejemplar impecable de un género clásico del cine estadounidense sobre la lucha contra la discriminación racial

Loving: en equilibrio sobre el filo de la libertad
Joel Edgerton y Ruth Negga en Loving

Los “primos” anglosajones británicos y americanos, gustosos de aprovechar toda ocasión para cantar la serenata, consuman desde hace ya mucho tiempo un matrimonio razonable y feliz en lo que concierne a la industria audiovisual: los estudios ingleses reciben con los brazos abiertos los bombazos de taquilla estadounidenses que, inmediatamente, se contabilizan con orgullo en la parte de mercado británica; a la vez, los actores insulares levitan sobre su lengua común con el gran hermano americano para emprender carreras que les propulsen hasta el paseo de la fama de Hollywood y el acceso al panteón de los Oscar. Sin embargo, este vínculo fiel también se plasma con regularidad en el compromiso del Reino Unido en una coproducción con el hermano mayor estadounidense para proyectos de cine de autor made in USA y mainstream. Tal es el caso de Loving [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Jeff Nichols y estrenada en la competición del 69ºfestival de Cannes. De esta manera, el director de 37 años de edad prosigue su ascensión sin prisas pero sin pausas en el escaparate de los grandes festivales internacionales con su quinto largometraje y una nueva vuelta de tuerca en su metódica exploración de los géneros a base de presupuestos consecuentes y ambiciones cada vez más notorias.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cine Iberoamericano Int

Tras el drama familiar shakesperiano de Shotgun Stories, la mezcla de realismo y paranormalidad de Take Shelter (Gran Premio de la Semana de la Crítica del festiva del Cannes de 2011), la aventura moderna a lo Mark Twain de Mud (que compitió en la Croisette en 2012) y la amalgama de thriller y road movie sobrenatural e intimista Midnight Special (con la que ha competido este año en Berlín), Jeff Nichols aborda esta vez un gran clásico del cine americano: la película de lucha contra la injusticia de la segregación racial, inspirándose en la historia real que tuvo lugar en 1967, en el caso de Loving contra Virginia tratado en la Corte Suprema de los Estados Unidos, que declaró anticonstitucional toda ley que restringiera el derecho al matrimonio basándose en la raza de los cónyuges. El director exhibe todo su talento para el realismo y su facilidad para fundir a sus personajes en el seno de las clases populares, así como su sentido de la elipsis, del ritmo, de la atmósfera y de la emoción. No en vano, conoce a la perfección todas las “astucias” de la circulación de los mensajes que hay que transmitir al público, pero, aún así, consigue hacerlos pasar con la suficiente rapidez como para no pese demasiado un tema de lo más serio. Así, dosificando los ingredientes, relata con gran eficiencia la historia de amor y las batallas humanas de Richard (Joël Edgerton) y Mildred (Ruth Negga) Loving, dos enamorados de razas diferentes cuyo matrimonio en 1958 en el distrito vecino de Columbia (para escapar a la ley que prohibía las uniones interraciales en su Virginia natal) conllevó una lucha en gran número de tribunales que afectaba a tabúes nacionales mucho más amplios que su mero deseo de vivir juntos, en familia, donde nacieron.

De detención a “exilio” forzado, de entrada en escena de abogados de la defensa de los derechos civiles a la mediatización de su caso, de amenazas ("Ustedes están enfermos. Su sangre ya no sabe donde vive. Es la ley de Dios. El gorrión y el petirrojo no se mezclan. ¡No y no!"; "Voy a hacerte el cráneo papilla") al miedo frente a la montaña que queda por escalar, pasando por la fuerza del núcleo familiar (tema predilecto del cineasta): con Loving, Jeff Nichols presenta una copia perfecta que da, con todo, la ínfima sensación de alguien que es el mejor de la clase y que acaba de subir con brillantez otro escalón. Estaremos atentos para saber el camino que tomará en su carrera el superdotado cuando llegue la hora de decidirse entre la vía de Spielberg (opción que parece contar con todos los pronósticos) o las praderas de Malick. Una cosa está clara: Jeff Nichols tendrá de sobra donde escoger.

Loving tiene como agente de ventas internacionales a Insiders, la filial americana de Wild Bunch.

(Traducción del francés)

Lee también

Seneca's Day Lithuania
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

Home Sweet Home