Sieranevada (2016)
The Party (2017)
Verano 1993 (2017)
Tom of Finland (2017)
Barrage (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
Reparar a los vivos (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2016 Un Certain Regard

email print share on facebook share on twitter share on google+

Voir du pays: abanderados bajo el fuego de las balas

por 

- CANNES 2016: Delphine y Muriel Coulin firman una cinta feminista de gran originalidad sobre las profundas heridas psicológicas causadas por la guerra

Voir du pays: abanderados bajo el fuego de las balas
Ariane Labed y Soko en Voir du pays

"Lo que pasó allí, se queda allí, lo que se ha dicho aquí, se queda aquí". Allí, es el teatro de operaciones de Afganistán, de donde regresa tras una estancia de seis meses una unidad de marines del ejército francés. Aquí, es un hotel de cinco estrellas en Chipre, concebido como válvula de descompresión y lugar de debriefing, evitando así envíar a sus hogares a los soldados trastornados por las secuelas psicológicas de la guerra. Este es el lugar donde las directoras Delphine y Muriel Coulin han ambientado la coproducción greco-francesa Voir du pays [+lee también:
tráiler
entrevista: Delphine y Muriel Coulin
ficha del filme
]
, presentada en la sección Un Certain Regard del 69º Festival de Cannes, y que propone una aproximación muy original al tema del estrés postraumático, reflejada en que las dos protagonistas principales son mujeres soldado (encarnadas por Ariane Labed y Soko) y en que la reconstrucción de los episodios que causaron los trastornos (cuidadosamente disimulados por los marines en el ambiente de testosterona reivindicado en el ejército) se realiza mediante terapia con un simulador de realidad virtual. Surgen entonces recuerdos insoportables y secretos que el dúo de directoras utiliza para poner en perspectiva el papel de estos abanderados que las altas esferas erigen en defensores de la democracia europea, una concepción vaga e insustancial, enormemente alejada de las realidades individuales y muy concretas de los soldados. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

"Sienta bien ir de un sitio a otro sin pensar que vas a explotar", constata Aurore (Labed) en el autobús que lleva a la tropa hacia el Atrium Prestige, un establecimiento de primera categoría; la llegada de los marines a este lugar, armados y uniformados, da una impresión irreal y disonante frente a las piscinas y los veraneantes en bañador. "¡Es Disneylandia!", exclama Marine. Las dos protagonistas se conocen desde su infancia, en Lorient, una ciudad con base militar; se alistaron al ejército por "un trabajo seguro, el dinero que va con él, y, como se suele decir, para ver mundo". Dos caracteres disímiles —una más optimista y comunicativa, la otra más salvaje pero disciplinada— que han sabido hacerse un lugar en un mundo hipermasculino y musculoso en el que todas las señales de debilidad son designadas en femenino ("no somos unas lloricas", "no somos unas nenazas"). Pero todos han pasado por la misma prueba de fuego, cuyas consecuencias entierran en lo más hondo de sí mismos: las visiones del horror y la culpa por seguir vivos o por no haber reaccionado, especialmente en el caso de un episodio sangriento que el debriefing sacará a la luz...

Evocando con gran precisión la cotidianeidad y la mentalidad del ejército, Voir du pays impresiona sobre todo en las escenas de evocación y "confesión" (sesiones supervisadas por psicólogos) de las patrullas que acabaron mal. Relatos que toman forma gracias a un programa de animación y que revelan muchos detalles chocantes como, entre otras secuelas, la insensibilidad de un brazo, pesadillas recurrentes, una agresividad desatada, tentaciones de automutilación, dificultades comunicativas, incluso la voluntad de crearse nuevos enemigos. Brechas que se reflejan en la situación de Chipre, una isla separada en dos por el conflicto que enfrenta a Grecia y Turquía. En definitiva, una multitud de caracteres fracturados, perdidos o endurecidos hasta la sinrazón que sirven al film para interrogarse —evitando el engaño de prejuicios ideológicos demasiado consolidados— sobre las promesas de reclutamiento que se les hacen a estos soldados que a veces se sacrifican por 1300 euros al mes. 

Las ventas internacionales de Voir du pays están a cargo de Films Distribution.

(Traducción del francés)

Lee también

Gijon_Home
Film Business Course
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss