Une vie (2016)
Out (2017)
El hijo de Bigfoot (2017)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
El otro lado de la esperanza (2017)
Un minuto de gloria (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2016 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Elle : malditos y condenados sin remedio

por 

- CANNES 2016: Una película kármica, ácida y perversa es la que con mano de maestro ha dirigido Paul Verhoeven y ha protagonizado una Isabelle Huppert en la cima de su talento

Elle : malditos y condenados sin remedio
Laurent Lafitte y Isabelle Huppert en Elle

"Cuando el jugador destripa una orca, hay que sentir cómo la sangre chorrea entre los dedos". Y cuando la mujer que pronuncia estas palabras es violada en la víspera en su cocina por un desconocido enmascarado, bajo la mirada de su gato, Marti, y sin llamar posteriormente a la policía ni a los allegados, dedicándose simplemente a barrer en silencio los objetos rotos durante la pelea antes de ir a comprar el pan, cabe reconocer de entrada que el encuentro entre el sulfuroso Paul Verhoeven y la icónica actriz francesa Isabelle Huppert empieza sobre una base de lo más impactante. Lo que sigue en Elle [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, la nueva obra lúdica del explorador holandés en un mundo "torcido y malsano como una enfermedad", presentada en el último día de la competición del 69ºfestival de Cannes, no desmentirá estas premisas. El director, en efecto, firma una obra magistralmente perversa, puesta en escena con gran minuciosidad, sobriedad estilística y un ritmo y una eficacia portentosas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

“El holandés volante” viaja fuera de sus fronteras para realizar este largometraje en lengua francesa y demuestra que se mueve como pez en esta adaptación de la novela Oh…, de Philippe Djian, saliendo así una vez más de la bruma. Como el buen pirata que ha sido siempre (aun a sus 77 años), jamás saciado de "carne y sangre", Verhoeven no deja prisioneros pero tampoco desdeña ciertas reflexiones sobre las leyes de la vida y de la muerte. Hay que decir que en esta ocasión dispone de la abismal Michèle (Huppert), personaje principal de la película y alter ego a la altura de sus obsesiones. La mujer es salpicada de pronto por una desconocida en un restaurante que la tacha de “basura”, es vilipendiada por su propia madre ("¡qué egoísta eres! Da miedo"), engaña a su mejor amiga con su marido, se masturba espiando al vecindado, ataca por error a su antiguo esposo con gas lacrimógeno y maltrata a su hijo, a su huera y a sus empleados… pero esta dirigente de una empresa de videojuegos enmascara bajo una desenvoltura cáustica un atractivo irresistibles por sus difíciles circunstancias y su lucha; y comprenderemos pronto por qué se quedó sin ánimo de reaccionar tras la violación del principio. Michèle imagina rápidamente cómo ganar a su agresor y poco a poco lo atraerá en su tela de araña, perturbando la lógica de la amenaza de un descenso a dos en las profundidades del alma que acabará por desvelar la identidad criminal y tóxica de su extraño comportamiento.

Paul Verhoeven traza, como si de un demiurgo que navega entre Cronos y Cthulhi, bajo el barniz social y ritual, el retrato de un mundo subterráneo en el que "todo es emocionante bajo el fuego"; un universo en el que los pájaros chocan de frente con los cristales, no pueden curarse y acaban en la basura; una sociedad en la que el sufrimiento de los padres se transmite a los hijos con la dualidad, el camuflaje y la complejidad de los seres buenos con las almas torturadas. Elle destila nubes de evocaciones e invocaciones y juega con brío y mano muy segura bajo la forma de un thriller (atravesado con mucho humor) servido a la perfección para horadar el concepto de los dobles escondidos con una narración vertiginosa que transgrede las reglas, ésas que la puesta en escena respeta con brillantez. Desde el padre invisible de Michèle, que se encuentra encarcelado de por vida, hasta la misa de medianoche en la que todos los protagonistas reunidos ven la televisión mientras un recuerdo de pesadilla se relata con un tono juguetón: el director holandés firma un tratado cabalístico cincelado con el arte de las correspondencias y la altura de los buenos conocedores de los engranajes de la representación cinematográfica. Estamos ante un prestidigitador virtuoso, que sabe inyectar sugerencias en el inconsciente a la vez que se esconde en la exitosa diversión de superficie.

SBS produce, distribuye en Francia y vende los derechos internacionales de la cinta.

(Traducción del francés)

Lee también

DPC
WBImages Locarno
Swiss Locarno
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss