Glory (2016)
Waves (2016)
María (y los demás) (2016)
Los exámenes (2016)
United States of Love (2016)
Personal Shopper (2016)
Zoology (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

VENECIA 2016 Venice Days

email print share on facebook share on twitter share on google+

Deja de mirar mi plato: la familia como prisión

por 

- VENECIA 2016: La directora croata Hana Jušić debuta con la historia de una joven oprimida por sus extraños y brutales familiares

Deja de mirar mi plato: la familia como prisión

La imagen elegida para el póster de la película habla por sí misma: una joven yace en una cama, rodeada por su madre, padre y hermano, que parecen estar respirándole encima. Deja de mirar mi plato [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Hana Jušić
ficha del filme
]
, debut de la directora croata Hana Jušić, se sumerge en este entorno familiar sofocante, que sobrepasa todos los límites tolerables. La realizadora ya dirigió cortos aclamados como No Wolf Has a House (ganador del Festival de Cortometrajes de Londres 2016), y ahora compite con su debut en los Venice Days del 73er Festival de Venecia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cine Iberoamericano Int

Los primeros minutos del film dejan completamente claro que la protagonista, Marijana, no puede tener ni un momento de paz, ni siquiera en el cuarto de baño. Tiene una madre entrometida, un padre autoritario y un hermano mayor que nunca termina de madurar, y todos ellos viven apretujados en un piso diminuto, donde el olor a fritura llena el ambiente y los cuatro duermen literalmente uno al lado del otro. Y eso sin mencionar las comidas en la mesa, que son una pura tortura para todos los comensales. Solo el chapuzón ocasional en la piscina parece aliviar a esta chica de 24 años, andrógina, reservada y pálida. La situación da un giro a peor cuando su padre tiene un derrame y queda en estado vegetativo: Marijana asume el rol de cabeza de familia, con todas las responsabilidades que eso supone, mientras su hermano parado ve la televisión y su temeraria madre malgasta el dinero en croquetas de pollo con forma de dinosaurio.

Incluso el barrio, ubicado en una zona decadente y caótica en las afueras de Šibenik (Dalmatia), parece estar ahogando a Marijana, pues nadie puede dejar de inmiscuirse en los asuntos ajenos. Su única manera de desahogarse es el sexo casual con desconocidos, una actividad que evidentemente no tarda mucho en salir a la luz en este entorno orwelliano de pesadilla que la rodea y la atenaza. Marijana tendrá que jugárselo todo por la libertad, ¿pero a dónde huir? ¿Y si el mundo exterior es todavía peor? 

La joven cineasta croata se sirve de un realismo brutal, pero también de toques de humor negro, para resaltar las dinámicas de esta familia disfuncional en la que las relaciones son complejas y contradictorias, en la que a las acaloradas discusiones siguen excursiones a la playa o un helado en el centro de la ciudad, y en la que un abrazo inesperado nos da una escurridiza impresión de humanidad en medio de tanto vacío. Todo ello viene envuelto en una estética bastante fea, en la que la pulida fotografía de Jana Plecas parece buscar la belleza incluso en la decadencia más extrema, alternando secuencias sugerentes y casi surrealistas con momentos más de cine documental. Por último, pero no por ello menos importante, los miembros del reparto están en perfecta sintonía; la primeriza Mia Petričević (Marijana) comparte la escena con tres hábiles intérpretes profesionales: Arijana Čulina, una actriz teatral de prestigio en su primer papel en la gran pantalla, interpretando a la madre; Nikša Butijer, premiado en el Festival de Pula por sus papeles en The Blacks [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Zvonimir Juric, Goran D…
ficha del filme
]
y Los niños del cura [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Vinko Bresan
ficha del filme
]
, interpretando al hermano; y el actor croata-danés Zlatko Burić, que apareció en la trilogía Pusher, en el papel del padre.

Deja de mirar mi plato, que ha sido desarrollada en el TorinoFilmLab, es una cinta croata-danesa producida por Kinorama, Beofilm y HRT (Croatian Radiotelevision). Las ventas internacionales están a cargo de la compañía polaca New Europe Film Sales.

(Traducción del italiano)

Lee también

Seneca's Day Lithuania
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

Home Sweet Home