Glory (2016)
Park (2016)
Waves (2016)
Los exámenes (2016)
María (y los demás) (2016)
United States of Love (2016)
Personal Shopper (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

PELÍCULAS Francia/Italia/Bélgica

email print share on facebook share on twitter share on google+

L'Ami (François d'Assise et ses frères): alegría y revolución de un santo

por 

- Elio Germano y Jérémie Renier protagonizan lo nuevo de Renaud Fély y Arnaud Louvet, sobre San Francisco de Asís y su amigo fraterno y secuaz Elia da Cortona

L'Ami (François d'Assise et ses frères): alegría y revolución de un santo
Elio Germano en L'Ami (François d'Assise et ses frères)

La alegría en la pobreza y en la humildad. Tal es el predicado de San Francisco de Asís en la película L'Ami (François d'Assise et ses frères) [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenada en Italia el 6 de octubre de la mano de Parthénos y a finales de año en Francia gracias a Haut et Court. Se trata, en efecto, de una coproducción entre Francia, Italia y Bélgica (Æternam Films con MIR Cinematografica, Rai Cinema y Entre Chien et Loup) dirigida por Renaud Fély y Arnaud Louvet, que también escribieron el guion junto con Julie Peyr y en colaboración con Elizabeth Dablemon. Es el segundo largometraje de Fely tras Pauline et François [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, producido por Louvet, para quien, en cambio, se trata de la primera experiencia tras la cámara tras múltiples trabajos como productor (entre ellos, Viva la sposa [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ascanio Celestini
ficha del filme
]
, de Ascanio Celestini, y La pequeña Venecia [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Andrea Segre
entrevista: Andrea Segre
ficha del filme
]
, de Andrea Segre).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cine Iberoamericano Int

El verdadero protagonista de L'Ami (François d'Assise et ses frères) no es, sin embargo, el santo de Asís, interpretado por Elio Germano, sino más bien su amigo fraterno y secuaz, Elia da Cortona, encarnado por un Jérémie Renier en “estado de gracia”. En esto radica justamente el original punto de vista que caracteriza la película y que constituye el elemento que la distingue del resto de obras sobre la figura de Francesco, a cargo de maestros como Rossellini, Cavani y Zeffirelli. Es la relación entre ambos personajes sobre lo que los directores quieren arrojar luz para subrayar las estridentes diferencias: Francisco tiene un ideal purísimo que va mucho más allá de las cosas terrenales y Elia es un devoto muy motivado espiritualmente y listo para comprometerse para lograr objetivos prefijados. Con una puesta en escena delicada y minimalista, Fely y Louvet enfrentan a los dos personajes históricos y trazan sendos retratos, humanísimos y actuales.

Estamos en el año 1209 y el Papa Inocencio III acaba de oponerse a la aprobación de la “Regla” que debería dar legitimidad a la confraternidad que se ha formado alrededor de Francisco. El futuro santo vive en una pobreza absoluta junto a los necesitados y no padece mal por las jerarquías eclesiásticas, contrario como es a todo control y compromiso con Roma. “No se comercia la libertad”, dice a su amigo Elia, que trata de convencerlo a hacer menos “radical” el documento y salvarlo de las insinuaciones que apuntan que se trata de un hereje. A la amiga y colaboradora Chiara (Alba Rohrwacher) confía: “quieren un jefe pero yo no lo seré nunca”.

Evidentes son las diferencias con el joven Elia, de familia pudiente y recién salido de la escuela de jurisprudencia. Quien se convertirá en un importante hombre político y consejero de Federico II de Svevia lo ha dejado todo para vivir con Francisco y ayudarlo a construir un mundo mejor. Quiere cultivar un huerto para poder dar de comer a los desamparados y “combatir la pobreza”, pero los demás seguidores de Francisco le objetan que hace falta combatir más bien la riqueza. Elia, sin embargo, no es contemplativo. Bajo consejo del cardenal Ugolino (Olivier Gourmet) y aprovechando la enfermedad de Francisco, borrará de propia mano las referencias más “extremistas” a los Evangelios, que Francisco valoraba muy positivamente, y logrará que aprueben la “Regla”. Francisco acepta su papel de intermediario pero no lo perdona y antes de volver con sus pobres, le pide que no lo siga y que se quede representando la confraternidad en las instituciones eclesiásticas. Elia se reunirá con él años más tarde, en 1226, en la gruta de la Verna, en Arezzo: Francisco encara el fin de sus días y ya han aparecido los estigmas en sus manos y pies.

(Traducción del italiano)

Lee también

Seneca's Day Lithuania
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

Home Sweet Home