En attendant les hirondelles (2017)
Meda or the Not So Bright Side of Things (2017)
Euthanizer (2017)
Western (2017)
Jupiter's Moon (2017)
Petit Paysan (2017)
Insyriated (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

TRIBECA 2017

email print share on facebook share on twitter share on google+

The Divine Order: una comedia desternillante que esconde un indisimulado malestar

por 

- Con su nueva película, presentada a concurso en el festival de Tribeca, Petra Volpe vuelve a hablarnos de mujeres y lo hace centrándose en un aspecto de lo menos glorioso de la historia suiza

The Divine Order: una comedia desternillante que esconde un indisimulado malestar

Tal vez (muy probablemente, de hecho) no todos saben que la tranquila Suiza, arraigada en el corazón de Europa, fue uno de los últimos países en el mundo que aprobó el sufragio universal. En efecto, sólo desde 1971 tienen las mujeres el derecho a votar y ser elegidas a escala federal. Es este “secreto”, oculto largo tiempo, el que Petra Volpe ha decidido llevar a la gran pantalla con The Divine Order [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Petra Volpe
ficha del filme
]
, presentada a concurso en el Tribeca Film Festival, siguiendo así con su interés por las mujeres, como lleva haciendo desde el principio de su carrera.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Como en su anterior película, Traumland, The Divine Order, ganadora, por cierto, del Prix de Soleure, presenta el día a día de un grupo de mujeres que, si bien no se alejan de nosotros por más de medio siglo apenas, parecen vivir en una galaxia distinta. Sin la protagonistam Noram y las otras mujeres (muchas) que como ella supieron rebelarse contra un “orden divino”, injusto y pulverulenta, Judith Maria y Mia (protagonistas de Traumland) no habrían podido ciertamente gozar de esa libertad, compleja e indispensable, que hoy parece una evidencia. Una evidencia que Petra Volpe enfoca con una justa perspectiva, invitándonos a no bajar la guardia nunca, cosa que hace con esa (amarga) ironía que poco a poco está convirtiéndose en su rasgo distintivo.

Como la propia directora afirma, tras la risa sin falta que suscita la película, asentada en un tono cómico, se esconde un segundo nivel de lectura que transforma nuestra risa en un malestar indisimulado. No cabe duda de que el público tiene todo el derecho de sonreír frente a las reivindicaciones cuando menos anticuadas de los opositores al derecho de voto de las mujeres suizas; no obstante, The Divine Order no deja de señalarnos el carácter trágico de tales propósitos. La internacionalísima Petra Volpe (ha estudiado y ha vivido en Suiza, Alemania, Polonia, Finlandia y Estados Unidos, donde reside actualmente) dirige la mirada a su tierra natal con una distancia y al mismo tiempo una resignada ternura que no pueden sino golpearnos directamente en el pecho. Nora (maravillosa Marie Leuenberger) encarna una reserva de lo más helvética que esconde en su interior un volcán que no ve la hora de entrar en erupción y dar rienda suelta a un río de lava lento pero imparable. La directora ilumina la dualidad entre el campo y la ciudad, que aún hoy define ese pequeño pero complejo país que es Suiza, y ridiculiza a todos aquellos que se agarran a la tradición más obtusa y reconfortante en lugar de dejarse llevar hasta una libertad sana pero peligrosamente desconocida.

El homenaje que Petra Volpe rinde a todas estas mujeres que, con sus “pequeñas” revoluciones domésticas, han hecho que Suiza haya salido de una situación de desigualdad cuando menos tragicómica, es tan necesario como regenerador: un cocktail vitamínico indispensable que nos recuerda un hipócrita y aún hoy (en muchos países) tristemente actual mecanismo discriminatorio basado en presuntas y peligrosas reglas “divinas”. La cineasta no cae en ningún momento en la retórica; al contrario, logra que planee sobre su película una inesperada frescura. Y, así, Volpe nos habla del coraje, un sentimiento cuyo significado las mujeres, no solo las suizas, han ignorado durante demasiado tiempo, a pesar de contar con generosas dosis de él. Estamos, en definitiva, ante una película jubilosa que no tiene confines ni edad.

De las ventas internacionales de The Divine Order, una producción de Zodiac Pictures International, se encarga TrustNordisk.

(Traducción del italiano)

Lee también

Roma_Lazio_FC
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss