Thelma (2017)
Nico, 1988 (2017)
The Charmer (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
A fábrica de nada (2017)
Out (2017)
Soleil battant (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

LOCARNO 2017 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Madame Hyde, la gélida frialdad de una mujer incandescente

por 

- LOCARNO 2017: El último largo del cineasta galo Serge Bozon, proyectado en la competición internacional, está protagonizado por la impresionante Isabelle Huppert

Madame Hyde, la gélida frialdad de una mujer incandescente
Isabelle Huppert (izquierda) en Madame Hyde

El cineasta galo Serge Bozon ya conoce el Festival de Locarno, donde presentó una de sus primeras películas, la magnífica Mods, en 2002. Este año ha vuelto a la muestra con su último largo, Madame Hyde [+lee también:
tráiler
entrevista: Serge Bozon
ficha del filme
]
, retrato surrealista de una profesora que, a pesar de todo, cree en el poder de la educación.

Madame Géquil (una impresionante Isabelle Huppert que realiza una interpretación elegante, intensa y deliciosamente ambigua) es una profesora excéntrica y reservada que está al borde de una crisis nerviosa. Sus compañeros y alumnos no la respetan, pero su presencia en el aula y en el propio instituto es, cuando menos, fundamental. Durante una violenta tormenta eléctrica, Madame Géquil es alcanzada por un relámpago y pierde el conocimiento. Cuando vuelve en sí, algo ha cambiado en su interior. Pero ¿qué es? ¿Ha despertado de repente su lado oscuro (Madame Hyde)? ¿Podrá controlar este nuevo y formidable torrente de energía? Bozon se inspira en la novela de Robert Louis Stevenson en su nuevo film, pero en esta ocasión estamos ante una mujer que encarna tanto el bien como el mal, tanto la sumisión como la autoafirmación. Madame Hyde es un personaje femenino que va más allá del cliché de la profesora introvertida, frágil e insegura. Está claro que Madame Géquil, sobre todo al principio de la cinta, no encaja necesariamente en el estereotipo de una heroína preparada para imponerse al mundo, pero su aparente sumisión a los acontecimientos (y a sus alumnos, salvo en el caso de Malik, interpretado hábilmente por el joven Adda Senani) desembocará en una transformación espectacular. Su venganza no es sangrienta, como las de las heroínas de Tarantino, sino que más bien consiste en una comprensión consciente de su propósito en la vida.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Entrar en el universo de Bozon entraña una suspensión de las expectativas sobre la realidad, una aceptación del absurdo y la inexperiencia oculta bajo una forma refinada, elegante y retro. Es esencialmente inútil tratar de "comprender" a Bozon, lo que de verdad importa es dejarse llevar y saborear la sofisticación estética y el abanico de personajes elegantes, irreverentes y maravillosamente absurdos. Madame Hyde, encarnada por una Isabelle Huppert incandescente, y el director del colegio, interpretado por el siempre sorprendente Romain Duris, son dos ejemplos perfectos del tipo de personaje que habita el mundo de Bozon: repletos de ambigüedades y contradicciones, bondadosos pero con un perturbador lado oscuro. Bozon no pretendía hacer un film sobre la educación; en vez de eso, la película aborda la relación a menudo contradictoria de amor-odio que se establece entre alumnos y docentes. ¿Cómo avivar el ansia de conocimiento? ¿Cómo conseguir que los alumnos lleguen a una verdadera comprensión? La sociedad en la que viven los estudiantes y Madame Hyde no es en absoluto idílica: los edificios suburbanos devoran los ambientes, como monstruos de hormigón listos para el ataque que precipitan a las personas hacia sus destinos, tristemente prefijados. En cambio, la vida de la excéntrica profesora no parece cambiar, y es para ella una especie de oasis —ya sea verdadero o ilusorio— en medio del caótico entorno. Los personajes de Bozon se esconden detrás de máscaras, internalizando sus emociones. Este aparente distanciamiento del mundo que les rodea los hace increíblemente intrigantes y misteriosos, como marionetas desarticuladas con las que el director jugara a placer. Las escenas en las que la música se adueña de los cuerpos de los personajes son impresionantes: un Bozon en clave hip hop, una suerte de mezcla improbable entre NTM y minimalismo new wave. Madame Hyde nos transporta lejos, a un mundo en el que la calma se transforma en una milagrosa tormenta.

Madame Hyde está producida por Les Films Pelléas en coproducción con Frakas Productions; la distribución internacional está a cargo de MK2 Films.

(Traducción del italiano)

Lee también

ArteKino
Unwanted_Square_Cineuropa_01
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss