Tierra firme (2017)
La prière (2018)
Kissing Candice (2017)
L'Apparition (2018)
Gaspard va au mariage (2018)
Patser - Gangsta (2018)
Silent Night (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

SUNDANCE 2018 Competición World Cinema Documentary

email print share on facebook share on twitter share on google+

Westwood: Punk, Icon, Activist: mirar hacia atrás está fuera de moda

por 

- Lorna Tucker intenta comprender al reacio ícono de la moda Vivienne Westwood

Westwood: Punk, Icon, Activist: mirar hacia atrás está fuera de moda

La directora británica Lorna Tucker nos deja saber desde el principio de Westwood: Punk, Icon, Activist (que está proyectándose en la Competición World Cinema Documentary en el Festival de Sundance) el desafío al que se enfrentó al hacer una película sobre la leyenda de la moda británica. Puede que haya tenido permiso para seguir a Viviene Westwood de cerca, pero en la primera escena, sentada en una sofá en el Groucho Club en Londres, Westwood le advierte a Tucker en cámara que no le gusta ni desea hablar de su pasado. Es una protagonista muy reacia y la película de Tucker muestra la lucha constante para que Westwood logre abrirse. Es lógico que Westwood tenga esta actitud, ya que en el mundo de la moda mirar hacia atrás no es tendencia. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)IDW Supsi Internal

Tucker realiza un trabajo admirable al lograr que la dama británica hable de Malcolm McLaren y Johnny Rotten, como también sobre su propio auge en la conciencia pública como parte de la escena punk. Al mismo tiempo ofrece una mirada informativa de los aspectos comerciales del imperio Westwood y el activismo actual de la diseñadora en la lucha por causas ambientales. Tucker divide el documental en tres partes, la primera llamada Punk, trata sobre los primeros años de la jovencita nacida en Cheshire, Vivienne Isabel Swire. Westwood discute a regañadientes cómo comenzó a crear ropa a los 12 años, su subsecuente matrimonio con Derek Westwood y luego su colaboración y relación con Malcolm McClaren. Pero con un protagonista tan difícil, Tucker es sabia al no enredarse con los hechos, y las mejores partes de su enérgica película de 80 minutos es cuando escuchamos las reflexiones de Westwood sobre su perspectiva del mundo. De niña se llevó una decepción con sus padres cuando se enteró sobre la crucifixión de Cristo, ya que previamente sólo había escuchado las historias agradables del niño Jesús. Esto la llevó a desconfiar de todo el mundo.

La voluntad de Westwood de dejar el punk en el pasado también es fascinante. Se lamenta de que McClaren y Rotten nunca siguieron adelante, mientras que ella, en retrospectiva, ya no cree que el punk haya sido un movimiento radical, declarando que “no estábamos atacando el sistema, eramos parte de la distracción”. La segunda parte es sobre Westwood, el ícono. Cuenta en detalle cómo pasó de ser una figura ridiculizada por la clase dirigente (a través de una humillante entrevista de la BBC con Sue Lawley) a ser la decana del mundo de la moda. La última parte, Activismo, se centra en el papel fundamental que desempeña en la lucha contra el cambio climático, mostrando a Westwood en eventos solidarios y protestas. Lo que se vuelve evidente a lo largo de todas estas partes es que Westwood es una mujer independiente y que solo confía en un grupo de personas cercano. 

Tucker se ve casi forzada a buscar a estos confidentes para que añadan sus propias descripciones de Westwood, con el fin de darnos una imagen más completa de la carrera de este personaje inigualable. Hay un testimonio cariñoso y cautivador de su segundo esposo y colaborador Andreas Kronthaler, anécdotas de Joseph Corré y su hijo con Malcolm McClaren, así como un resumen de parte de su socio Carlo D’Amario. El documental se parece más a una introducción de Westwood que a un retrato completo, y funciona mejor cuando la cámara sigue a Westwood en su entorno natural, donde es más probable que haga observaciones espontáneas sobre la gente, su trabajo y las causas por las que lucha.

El largometraje está producido por las británicas Finished Films y Passion Pictures, y de las ventas al extranjero se encarga Dogwoof.

(Traducción del inglés por Natalia Ramos)

Lee también

WBI Berlinale
Swiss Films Shorts
EFM_HOME
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss