email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

“La pandemia ha acelerado la implantación de estrenos en VOD, pero no hay nada comparable a la experiencia de ir al cine”

Informe de industria: Distribución, exhibición y streaming

Ignacio Segura • Distribuidor, DeAPlaneta

por 

El director general de la distribuidora española DeAPlaneta nos habla sobre su línea editorial, el mercado nacional y las dificultades surgidas durante la crisis sanitaria

Ignacio Segura  • Distribuidor, DeAPlaneta

Hemos entrevistado a Ignacio Segura, director general de DeAPlaneta, para hablar sobre su línea editorial, las características particulares del mercado español para la distribución independiente y las dificultades surgidas durante la crisis sanitaria. Desde el estallido de la pandemia de Covid-19, la mayor parte de las películas estrenadas en España llevan la firma de distribuidoras independientes. Aún así, prácticamente no ha habido medidas de apoyo específicas para su sector, agravando un déficit ya existente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo surge la compañía y cuál es vuestra línea editorial?
Ignacio Segura
: DeAPlaneta se fundó en el año 1999, como resultado de la unión entre el Grupo Planeta y la firma italiana DeAgostini. Desde el principio, el objetivo era convertirnos en una distribuidora líder dentro de las independientes. Como se puede ver en nuestro catálogo, a lo largo de los años hemos estrenado títulos de una gran calidad, pero también con un alto valor comercial. Es decir, obras aptas para el cine y la TV en abierto, que son nuestros grandes motores. Un ejemplo podría ser El discurso del rey [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Tom Hooper
ficha de la película
]
(Tom Hooper, 2010), una cinta galardonada, con un gran reparto y dirección. Al mismo tiempo, también tenemos obras como Saw, que no es tanto un proceso autoral sino claramente una franquicia muy comercial. Un 40% de nuestro catálogo es cine europeo, mayoritariamente británico y francés. También somos activos en el ámbito de la producción, tanto de cine como de series de televisión.

¿Cómo ves el mercado de la distribución independiente en España? ¿Cuáles crees que son las principales características y desafíos?
Por un lado, creo que estamos superando una de las carencias que teníamos en España, en lo que se refiere a la importancia del cine nacional. Cada vez hay más títulos españoles en el top del año, compitiendo con los blockbusters de Hollywood. Era algo muy propio de mercados como el francés, pero aquí estábamos claramente atrasados en ese sentido. Afortunadamente, creo que estamos ganando terreno. Otra cosa es que esos títulos no los distribuyamos las independientes…

Del mismo modo, también creo que ha aumentado la importancia del cine europeo en los últimos años. El 80% del box office en España sigue siendo de las majors, pero es cierto que ha habido una entrada de cine europeo, sobre todo francés, que ha tenido mucho impacto en la taquilla. Creo que en ese sentido estamos en la buena dirección.

¿Cómo ves tu trabajo como distribuidor de cine independiente? ¿Cuál crees que es el valor añadido que aportáis al mercado?
Creo que mucho, sinceramente. Algunos de mis colegas trabajan con un cine de autor de gran calidad, que sería imposible que produjese y distribuyese un estudio. Este tipo de productos no se verían nunca en el cine sin los distribuidores independientes. Por otro lado, los que trabajamos títulos algo más comerciales también nos salimos claramente del mundo franquicia. Si fuese por las majors, estaríamos todo el día haciendo Spider-Man. Sin la distribución independiente no habría apuestas arriesgadas en el cine.

Otra de nuestras aportaciones es la adaptación de las campañas al mercado local. Esto nos permite ser más creativos a la hora de plantear la promoción y llegar mejor al consumidor español.

En ese sentido, ¿recuerdas algún título europeo que fuese especialmente exitoso para vosotros? ¿Cuál fue el ingrediente secreto?
El discurso del rey fue tremendamente exitosa, especialmente después de la temporada de premios. Sin embargo, yo destacaría El médico [+lee también:
tráiler
making of
ficha de la película
]
(Philipp Stölzl, 2013), la cinta alemana basada en la novela homónima de Noah Gordon. Creo que en ese caso hicimos una muy buena adaptación al mercado español, tanto de los materiales de promoción, como a la hora de aprovechar el tirón del autor, que fue muy popular en los 80. También creo que fue un acierto por nuestra parte posicionarla como película de Navidad. Quizás fue la película europea que mejor nos ha funcionado fuera del ámbito británico, y fuera del género comedia. Fue un  gran éxito de taquilla, con una recaudación de alrededor de 7 millones de euros.

¿Cuál es habitualmente el reparto de ingresos para vuestras películas entre las distintas ventanas de distribución? ¿Cómo ha evolucionado?
Depende de cómo contabilices, porque nosotros ponemos toda la inversión en la ventana del cine. Si lo repartimos de una forma proporcional, sería aproximadamente un 35% para cine, un 30% para pay-TV y SVOD, y el resto free-TV. Seguimos estrenando todas nuestras películas en DVD y manteniendo la ventana de transaccional, que a veces se saltan las propias plataformas, pero realmente representan muy poco. Sin duda, el pay-TV y SVOD han crecido muchísimo en los últimos años, mientras que la televisión en abierto se ha mantenido.

En general, la creciente fuerza de las plataformas supone un problema en lo que se refiere a la adquisición de productos. Compran para todo el mundo, por lo que son tremendamente más potentes que cualquier distribuidor independiente. Esto hace que sea más difícil acceder a títulos del mercado independiente, pero también han provocado una inflación de producción que puede ser muy beneficiosa. Hay muchísima gente con talento produciendo, tanto cine español como extranjero, y esto nos permite que haya mucho más producto disponible para llevarlo a las pantallas.

¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestro trabajo y calendario de estrenos?
Ha sido una locura. Muchas películas no se han podido estrenar, otras ni siquiera han podido completar el rodaje o el montaje. Además, cada día hemos tenido un escenario diferente. En nuestro caso, decidimos priorizar las películas de contenido televisivo, así como aquellas orientadas a un público infantil o familiar, que claramente estaban funcionando mejor. Cabe destacar que el 90% de las películas que se han estrenado en España desde marzo de 2020 son de distribuidoras independientes, porque las majors decidieron posponer todos sus títulos. Evidentemente, tuvimos que ser muy precavidos en las inversiones de marketing, que en nuestro caso suelen ser muy altas. Estamos hablando de que la taquilla estaba al 20-30%, pero el coste de la publicidad era el mismo, lo cual nos llevó a ser mucho más cuidadosos.

¿Qué tipo de medidas habéis echado en falta durante la pandemia?
A nivel nacional, nos habría gustado recibir más apoyo. Ha habido ayudas a la exhibición y a la producción, pero prácticamente nada para la distribución. Esto es algo que ya ocurre en el marco de ayudas generales, pero debería haber sido más fácil entender nuestra situación durante estos meses. Tenemos a gente trabajando, tenemos compras, financiación, inversiones, estrenos pendientes… Lo poco que ha habido han sido préstamos, pero siempre con intereses. En mayo, el ICAA abrió la convocatoria de sus ayudas anuales a la distribución independiente, que siempre se agradecen, pero son claramente pequeñas para cubrir el gran esfuerzo de inversión en derechos y publicidad. En esta convocatoria, DeAPlaneta se presentó con 5 títulos y solo recibió ayudas para 2 de ellos. Tampoco hemos tenido mucho apoyo europeo. En ese sentido, ha continuado un déficit que ya existe habitualmente.

Por otra parte, esperábamos mucha más flexibilidad por parte de los exhibidores a la hora de apoyar nuestros estrenos. De hecho, puedo contar el caso concreto de Bajocero [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lluís Quílez
ficha de la película
]
(Lluís Quílez, 2021). Nuestra intención era distribuirla en cines, pero era una decisión arriesgada porque se acercaba la tercera ola, así que pedimos a los exhibidores que nos asegurasen cierto tiempo en cartelera, así como recortar un poco la ventana de cine para que entrase antes en otras plataformas. Desgraciadamente, hubo una respuesta confusa por parte de un gran número de exhibidores, lo cual nos sorprendió mucho y no nos dejó otra opción que devolver la película a la productora. Era una muy buena obra, en la que íbamos a invertir mucha publicidad. Finalmente, los productores fueron directos a Netflix, donde la cinta se ha convertido en número 1 mundial… Es una pena, porque nosotros somos gente del cine, y queríamos estrenarla en salas, pero era muy arriesgado.

¿Cómo empezaste en el mundo de la distribución y cómo ves el futuro?
Todos los que empezamos en esto del cine es porque tenemos alguna vocación. Es algo que nos motiva muchísimo. Yo empecé en la producción y distribución de series de televisión de animación, dentro de la misma empresa, y finalmente me incorporé a la división de cine.

Soy optimista con respecto al futuro. Tenemos que recordar que la taquilla española venía de un muy buen momento. En el 2019 estuvimos por encima de 600 millones, cifras como las que teníamos antes de la crisis financiera. Creo que la situación se va a recuperar. La pandemia ha acelerado la implantación de plataformas y estrenos en VOD, pero yo creo que no hay nada comparable a la experiencia de ir al cine.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy