email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Maria Prochazkova • Directora

Who’s Afraid of the Wolf

por 

Maria Prochazkova • Directora

Maria Prochazkova, que debutó como directora en 2005 con Shark in the Head, presentó este año su segundo trabajo, Who’s Afraid of the Wolf, en la sección Generation Kplus de la Berlinale y además se hizo con los premios a la mejor película e interpretación en el festival Finale Plzen. La cinta, que ha sido una de las diez elegidas por la sección Variety Critics' Choice del Festival Internacional de Cine de Karlovy Vary, ha sido distribuida en la República Checa por Bonton Film y cuenta con Film Europe como agente de ventas internacionales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿De dónde proviene la idea de la película?
Maria Prochazkova: Una serie de dramáticas historias familiares comenzaron a surgir en torno a mi durante una época. No trabajé directamente ninguna de ellas, porque el público no las habría creído, ni siquiera como película de ficción, pero me inspiró el tema, que está a nuestro alrededor y afecta personalmente más o menos a todo el mundo.

La pequeña Dorota Dedkova fue premiada como mejor actriz en el festival de Plzen. ¿Cómo conseguiste de ella una interpretación tan maravillosa?
Tuvimos la suerte de elegir bien – ésa es la base. Dorotka es muy perspicaz, inteligente, paciente, empática y responsable, así que nuestra relación laboral fue muy placentera, como coetáneas. La traté como un adulto. Siempre hablábamos de la escena que estábamos preparando y le mostraba los diálogos con la entonación que tenía en mente.

Who’s Afraid of the Wolf es una historia sofisticada que trata temas complejos ¿Es incorrecto hablar de una “película infantil”?
No es incorrecto, pero no creo que se limite a ello. Sí, el personaje principal es una niña pequeña, pero a través de sus ojos vemos el mundo de los adultos. Creo que es simplemente una película.

¿Cómo lograste la financiación de la película?
Lentamente. Era mi segundo trabajo con el productor Vratislav Šlajer (Bionaut Films) después de Shark in the Head. Rodamos con un presupuesto muy bajo (algo más de 600.000 euros), por lo que al final conseguimos completar la financiación con fondos nacionales. Recibimos una subvención del fondo para el cine checo y la televisión checa nos ayudó mucho con su coproducción. Y además recibimos las ayudas de los estudios, donde hicimos casi toda la postproducción, con suculentos descuentos.

Durante la fase de proproducción, todo el mundo pensaba que la película sólo entrañaba riesgos – un tema desafiante, mezcla de géneros, una niña como protagonista, sobre la cual dependía el éxito de la película. A menudo sólo creíamos en ella el productor y yo.

¿Habéis cerrado algún acuerdo de distribución en el extranjero?
Hasta ahora, nos han confirmado que estrenarán la cinta en Alemania, Francia, Eslovaquia, Polonia, Hungría y Rumanía. Estamos en negociaciones con otros países y esperamos cerrar algún acuerdo más. Personalmente, me entusiasman los estrenos en Francia y Polonia, por los nexos de unión con nuestro cine.

¿Cómo ves el cine checo hoy día?
Complicado. Hay cineastas con talento, pero las producciones están cada vez más condicionadas por el mercado. Tener que intentar parecernos a los grandes éxitos de taquilla no nos resulta natural. Se nos dan mejor las películas íntimas que las muy espectaculares, pero no consiguen la confianza de los productores y el público no está tan interesado en ellas.

¿Qué nivel de interés puede tener el cine checo para el resto de Europa?
Creo que tenemos las historias y que las estamos haciendo. Pasa que no es el mejor momento para tener la oportunidad de salir fuera de nuestras fronteras.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.