email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Álvaro Brechner • Director

“Hay que defender la naturaleza transcultural del cine”

por 

Álvaro Brechner • Director

Álvaro Brechner nació hace 33 años en la capital de Uruguay, Montevideo. Hace diez años, decidió recoger sus bártulos e irse a Madrid para ser director de cine. Desde entonces ha firmado varios documentales y cortos y, hace cuatro, comenzó a trabajar en su primer largometraje de ficción, Mal día para pescar [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, coproducido por España en un 70% (Telespan 2000 y Baobab) y Uruguay en un 30% (Expresso), que fue presentado en la Semana de la Crítica de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Brechner rodó la película en este país sudamericano pero con su equipo de colaboradores españoles. No es de extrañar por tanto que rechace las etiquetas nacionales y prefiera un enfoque más amplio: “A mi me gusta decir que el cine pertenece al planeta cine, aunque está claro que cada obra responde también al momento y el lugar en que fue hecha. Lo que tiene de lindo es su capacidad transcultural, que hace que Jean-Pierre Melville recree en Francia el cine norteamericano de los años 30, luego llegue John Woo y lleve a Asia el cine inspirado en Melville y por último Tarantino coja a Woo y lo lleve de vuelta a los EE.UU. El cine habla siempre de la personalidad de su creador y de la sociedad en que vivió, pero también del propio cine. Hoy en día, defendemos las cinematografías regionales, lo cual es importante, pero también hay que defender la naturaleza transcultural del cine”.

Un análisis muy apropiado para hablar de su ópera prima, donde resuenan ecos de muchos géneros distintos: “Quería que tuviera un aire como de 'Érase una vez...' Me gusta mucho cuando ves una película y puedes sumergirte en un mundo particular, no el de la esquina de tu casa, sino más cercano a la fantasía y al sueño. Y yo soñé con uno de estos pueblos en que uno ve el amanecer y el atardecer siempre, que no deja de ser parte de la idea de western, dos hombres enfrentados a un destino inevitable”.

Estos dos hombres son el Príncipe Orsini y Jacob Van Oppen, respectivamente mánager y luchador, de gira por una serie de pueblos olvidados de Sudamérica (leer más): “La película habla sobre el proceso de creación de la identidad y de cómo terminamos convirtiéndonos en los que creemos que somos. Todos los personajes están hablando continuamente de lo que son. Quien siente la necesidad de decir quién es esconde algo. Y lo que están escondiendo es la desconfianza consigo mismos”.

En cuanto al futuro, Mal día para pescar ha marcado un antes y un después en la carrera de Brechner: “Ahora mismo tengo pocos planes a corto plazo, porque llevo tres meses de gira por festivales. Tengo un guión terminado, que recién ahora estamos empezando a mostrar y espero que pueda involucrar una mayor participación europea”.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.