email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Manuel Alduy • Director de la sección de cine del grupo Canal +

Precompras, presión y diversidad

por 

Manuel Alduy • Director de la sección de cine del grupo Canal +

Durante los Encuentros Cinematográficos de Dijon, Cineuropa pudo charlar con Manuel Alduy, director del departamento de cine del grupo Canal + desde febrero de 2008 –tras dos años como director del departamento de compras del cine francés–.

Cineuropa: Canal + es un motor de financiación de la producción cinematográfica francesa. ¿Cuál será vuestro volumen de precompras final en 2010 y qué tendencias sigue la producción?
Manuel Alduy: el volumen de precompras en 2010 es del orden de 125 películas para Canal + y quince para TPS como primera ventana de televisión de pago. De estas 140 obras, CineCinema compra un centenar para una segunda ventana. En cuanto a las tendencias, seguimos disfrutando de un cine francés muy variado y sin tapujos en cuanto a temas o a géneros: muchos largometrajes de animación, cine negro y de acción, el mismo número de películas de autor, un poco menos de comedias –aunque no se descuida el género–, biopics, largometrajes documentales... Este año, ha habido menos grandes producciones francesas (siete precompras en 2010 de películas con un presupuesto superior a los 15 millones de euros, por 10 u 11 de los años anteriores) y cierta disminución de la producción. Hemos efectuado más precompras de obras de presupuesto medio (entre 4 y 7 millones) que en 2009, mientras que en lo que concierne a la cláusula sobre la diversidad (el 17% de nuestros fondos para Francia lo gastamos en precompras de películas con un presupuesto inferior a los 4 millones), las precompras llevadas a cabo en 2010 ascienden a 510.000 euros de media por película: nuestro récord en los últimos seis años.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿La bajada desde 2009 del nivel global de inversión en la producción francesa os sitúa en una posición de mayor presión?
El alto grado de presión puede ilustrarse a través de dos datos. En 2010, el presupuesto medio de las películas cuyos derechos habíamos adquirido descendió un 20% para situarse en los 6 millones de euros, mientras que nuestra precompra media no bajó más que un 5% hasta 1,35 millones. En proporción de presupuestos, estamos en un nivel más alto que el año pasado. Esto explica bien tanto la disminución de los presupuestos inducida por algunos problemas de financiación como la presión añadida que tenemos para mantener un nivel tan significativo de prefinanciación por película. Esta evolución no puede continuar a largo plazo porque ello viene a suponer un mayor riesgo de precompra que solo cae sobre los hombros de Canal +.

¿Qué puede decirnos de las precompras de películas europeas no francesas?
Nosotros efectuamos muy pocas precompras de ese tipo de películas y son por lo general obras de grandes autores como Lars von Trier, Almodóvar, Alex de la Iglesia... Son casos muy raros porque se supone que esas películas no tienen grandes problemas en encontrar financiación en su país de origen. Comprarlas inmediatamente es otro negocio. Nuestra intención es apoyar la financiación por adelantado de la producción francesa (en lengua francesa o no). Podríamos no efectuar precompras de películas francesas no francófonas porque no tenemos ninguna obligación a ello, pero lo hacemos igualmente, para tener películas.

En cuanto a la decisión de Orange de "traspasar" sus cadenas de cine, ¿es un peso que se quita de encima Canal +?
La presencia de Orange no es ninguna carga. Durante un tiempo, Orange ha hecho una pequeña sobrepuja artificial de una serie de películas francesas; pero lo importante es que nosotros no hemos invertido menos ni hemos aumentado los precios en algunas categorías de películas en detrimento del volumen de películas precompradas. Hay bastantes proyectos para todo el mundo y en el ámbito del cine francés eso no supone un reto. Esa actuación ha hecho subir los precios del cine norteamericano en un contexto determinado en el que existe una mayor dificultad para encontrar una difusión en televisiones inmediata: en ese sentido, iba un poco a contracorriente. Ahora, Orange ha decidido asociarse para compartir los riesgos de esa actividad. Francia es un país pequeño y pocos países llegan a tener dos plataformas competidoras de televisión de pago basadas en el cine y/o el deporte.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.