email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Philippe Garrel • Director

Un verano ardiente: bajo la influencia de Godard

por 

- Philippe Garrel defiende su película Un verano ardiente, recibida fríamente por la prensa en el 58° Festival de Venecia

Philippe Garrel • Director

El director francés Philippe Garrel, presente en el Festival de Venecia para defender Un verano ardiente [+lee también:
tráiler
entrevista: Philippe Garrel
ficha del filme
]
, proyectada en competición, se dirigió a la prensa mundial que acogió fríamente su 24ª película al recordándole los principios de su manera de hacer cine.

¿Cómo abordó el rodaje de esta película?
Philippe Garrel: Mi enfoque podría parecer académico porque en definitiva, copié El Desprecio, de Jean-Luc Godard. Pero no es diferente de un lenguaje muy común en la pintura. Copiamos a los Maestros y para mí, Jean-Luc Godard es un Maestro. Es su cine que me gusta y es también el que tengo ganas de hacer. Esta perspectiva me acerca a Leos Carax, por ejemplo, que considera también a Godard como un maestro al que copia a menudo. Pero copiar no es, tal vez, la palabra correcta. Yo retomo el núcleo que constituye el inconsciente de la película, pero alrededor, el exterior cambia y se convierte en mi película.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cuál es el sentido de la aparición de Monica Bellucci desnuda al principio de la película?
Esta imagen forma parte del inconsciente de un pinto moribundo. Tiene una visión de su mujer. Intento hacer películas que muestran el alma de las mujeres y para captar el alma de un modelo, hay que poder pintar su cuerpo. Esto forma parte de esas cosas por las cuales me critican, que los haga o no, por otra parte. Me consuelo diciéndome que Courbet fue también muy críticado por “L’origine du monde” y que actualmente, el cuadro ya no ofende a nadie. Cuando tenía 14 años, dibujaba con carboncillos en la Academia y pintábamos este tipo de cuadros respetando los preceptos del tratado de la pintura de Leonardo de Vinci. Respeté estas reglas aquí al filmar a Monica con un retroceso correspondiente a dos veces la talla del modelo, lo que es del dominio del academicismo de la película.

Un été brûlant es de nuevo muy personal...
Dediqué la película a Frédéric Pardo, mi amigo pintor que tiene el mismo nombre que el personaje interpretado por Luis en la película. El resto es ficción, pero trabajé con este amigo durante 35 años, hasta su muerte. Él pintaba a mis actores y nuestros trabajos se correspondían sin cesar. Quise inmortalizar una parte de él en la película sin caer, sin embargo, en el fetichismo. Las pinturas de la película, por ejemplo, no son suyas. Mi padre aparece también por última vez al final de la película en un diálogo que él mismo escribió.

La película ha sido abucheada, en parte, en la presentación a la prensa. ¿Qué responde a las críticas de aquellos a quienes no les gustó la película?
Las críticos tienen el derecho a pensar que no estoy a la altura, pero son posiblemente también aquellos que habrían silbado Pierrot el loco a la época, incluso todavía hoy. Hago películas que pertenecen a la dialéctica del cine. Filmo a mujeres con un alma. Hay partes enteras del guión que fueron escritas por mujeres para ser interpretadas por mujeres y pienso que entre ellas, se comprenden. Esto no quiere decir necesariamente que los hombres comprenden también. No digo que hay que comprender todo, pero si la incomprensión incumbe al alma femenina, puede dar derecho a la mitad de la sala que silba. No tengo problema con esto. El no conformismo no es una actitud en mí, pero es de ahí donde nacen mis películas. Necesariamente el público reacciona.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también