email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Hélène Cases • Lionceau Films

Producers on the move 2012 – Francia

por 

- Hélène Cases encara un futuro prometedor tras el éxito de El amor de Tony, primer largometraje que produce para su compañía Lionceau Film

Hélène Cases • Lionceau Films

Hélène Cases consiguió un debut espectacular con El amor de Tony [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, de Alix Delaporte, el primer largometraje que produce con su empresa Lionceau Film. La película, presentada en la Semana de la Crítica de Venecia en 2010, consiguió vender 225.000 entradas en Francia, se vendió en 25 territorios y ganó dos César en 2012 (mejor actriz revelación para Clotilde Hesme y mejor actor revelación para Grégory Gadebois).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa : ¿Cuáles han sido las etapas principales en su trayectoria como productora?
Hélène Cases: Aprendí el oficio con Why Not, donde produje algunas películas entre las que podría destacar Peau d’homme, cœur de bête (Leopardo de Oro en Locarno en 1999) y dos cortometrajes de Alix Delaporte (entre ellos, Comment on freine dans une descente, León de Oro en Venecia en 2006), quien también me propuso producir su primer largometraje. Fundé Lionceau Films en 2008, pues tenía ganas de tomar mis propias decisiones y riesgos.

¿Había imaginado que El amor de Tony tendría tanto éxito?
En absoluto. Sin embargo, habida cuenta de que Alix Delaporte trabaja las emociones, tenía la esperanza de que la película pudiera conquistar al público. También hemos tenido la suerte de que Pyramide se ocupase de su distribución y de las ventas internacionales, pues han estado muy presentes a nivel artístico y han estrenado la película con maestría.

¿Es fácil financiar un primer largometraje?
Sin el anticipo a cuenta de futuros ingresos que el Centre National du Cinéma et de l’image animée (CNC) nos concedió, no habríamos podido hacer la película. Esa fue la base de la financiación de un primer largometraje “sin reparto” y con un guion nada fácil. También hemos tenido que convencer de las capacidades de Grégory Gadebois, que era un desconocido total entre los que nos financiaban. Pyramide se unió rápidamente y es una suerte, porque la distribución es un punto muy importante para dar confianza a los canales de televisión. Canal + y Ciné+ entraron rápidamente en juego, pero ya habíamos distribuido la producción antes de que realizasen las compras anticipadas. Tampoco debemos olvidar la ayuda de la Sofica Cofinova. En general, no se puede decir que haya sido un proceso fácil.

¿Qué genero cinematográfico le gustaría producir?
Me gustaría trabajar obras más personales, es decir, películas de autor, pero que estén dirigidas al público, que despertasen en los espectadores las ganas de ir al cine. Tengo muchos proyectos en fase de financiación y desarrollo, como Les belles années, de Frédéric Proust (con Patrick Chesnais y François Berléand como protagonistas), y el segundo largometraje de Alix Delaporte, que contará otra emocionante historia. También estoy desarrollando el primer largometraje de Keren Marciano (directora del cortometraje Mémoires d’une jeune fille dérangée), una comedia romántica y musical sobre una chica virgen de 25 años a la que da vida Sarah Giraudeau. Tenemos entre manos asimismo el cuarto largometraje de Hélène Angel, una divertida película sobre una mujer que entra en crisis en su trabajo como profesora de primaria y en la de los cuarenta al mismo tiempo.

¿Cuál es la estrategia de crecimiento de Lionceau Films?
Por el momento me gustaría seguir un ritmo de producción y de presupuesto razonable, a un nivel que pueda controlar. He dedicado mucho tiempo a El amor de Tony, así que el resto de proyectos llegarán a su finalización próximamente. Pero veremos como se presenta el futuro, porque también tengo ideas muy diferentes y ambiciosas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.