email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Miroslav Terzić • Director

Redemption Street: un thriller con sus propias convenciones

por 

- Terzić habló con Cineuropa sobre cómo su película se ha convertido en un elegante thriller político, algo fuera de lo normal en el panorama cinematográfico de los Balcanes

Miroslav Terzić • Director

En el Mercado del cine de Cannes, Fortissimo se hizo con la ópera prima del director serbio Miroslav Terzić, Redemption Street [+lee también:
tráiler
entrevista: Miroslav Terzić
ficha del filme
]
, que más tarde se proyectó en la competición del festival de cine de Sarajevo y valió a Uliks Fehmiu el premio Heart of Sarajevo al mejor actor. Terzić habló con Cineuropa sobre cómo su película se ha convertido en un elegante thriller político, algo fuera de lo normal en el panorama cinematográfico de los Balcanes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: La idea de esta película proviene del conocido actor y productor serbio Gordan Kičić. ¿Cómo llegó usted al proyecto?
Miroslav Terzić: No conocía personalmente a Gordan, pero me llamó para quedar. Por aquel entonces yo estaba estancado dirigiendo anuncios de televisión y esperaba que al menos se tratase de una serie. Quedamos y me dijo “Tengo un guion y fondos para financiar la película, pero necesito un director. ¿Estás interesado?” Dije sí casi inmediatamente, porque es muy raro encontrar una oportunidad como esta en Serbia; aún así, me tomé un par de días para leer el guion. Hice muchas observaciones y tuve problemas con ese borrador del guion [de Djordje Milosavljević] y nos pusimos a trabajar en él inmediatamente.

Lo interesante del guion es que, a diferencia del resto de películas de este género, se sigue al mismo tiempo al héroe Dušan (Kičić) y a su rival Mićun (interpretado por Uliks Fehmiu), que a medida que la historia avanza se convierte también en una especie de héroe.
Esa era la idea, de hecho en el guion había más escenas paralelas entre los dos personajes de las que al final aparecen en la película. Sin embargo, cuando empezamos no pensamos en el género. Sabíamos que tenía esos elementos, pero se podría haber convertido fácilmente en un drama. Tuvimos que hacer frente a ciertos problemas con el guion rápidamente, porque el tiempo apremiaba ya que teníamos que empezar a rodar en una fecha exacta siguiendo las condiciones de financiación del Ministerio de Cultura. Cuando [el coguionista] Nikola Pejaković se unió a nosotros, solo faltaban 20 días para comenzar el rodaje. Fue él el que introdujo todos esos detalles que no caracterizan a los thriller y que representan “nuestra versión” del género. Nikola no se preocupa por las convenciones de género y simplemente escribe siguiendo su instinto.

Pero en cuanto a tomas, edición y banda sonora, la película cumple las características de un thriller. Después de media hora empieza a desarrollarse y cambia considerablemente su tempo.
Un amigo músico me dijo que no había visto una película con tales cambios de tempo en mucho tiempo, pero esa no era mi intención. El modo en que la editamos [con el editor Dejan Urošević] fue orgánico; me limité a seguir mi instinto y utilicé el material que teníamos. En cierto punto, parecía un melodrama con elementos de thriller, pero cuando empezamos a pulirla y a perfeccionar algunos aspectos que pensamos que no se integrarían bien, salió a relucir el género thriller y se impuso prácticamente en la película. Me dio pena descartar algunos elementos melodramáticos, pero fue necesario para que la película saliese como salió.

Se pueden ver algunas escenas sorprendentes, como cuando Dušan salva al herido Mićun de un hombre armado y le lleva a su apartamento, donde tiene las paredes de una habitación forradas con fotografías y documentos de su investigación sobre Mićun.
Hicimos diferentes versiones de la escena para que pareciera más plausible y menos una construcción, pero intenté abstenerme de dar demasiadas explicaciones, porque entonces se habría convertido en un enfoque televisivo desviándose del lenguaje cinematográfico. Al final funcionó, porque encajaba con los personajes: Dušan es inexperto y está asustado, Mićun está herido y es peligroso. Ahí es donde ambos encuentran el principal conflicto y comienza la historia real. La película no sigue exactamente las convenciones de un thriller, pero tiene sus propias leyes y soluciones que espero que la hagan brillar.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy