email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Pablo Llorca • Director

“Tengo experiencia para lidiar con la crisis”

por 

- El madrileño Pablo Llorca presentó Recoletos arriba y abajo en la competición oficial del 9° festival de cine europeo de Sevilla

Pablo Llorca • Director

Si hay un apóstol de la independencia cinematográfica en España que ha mantenido su libertad a lo largo de dos décadas, ése es Pablo Llorca, madrileño de 49 años que acaba de competir en el IX Festival de Cine Europeo de Sevilla con su última película, en la que se acerca a la narrativa más convencional sin descuidar esas constantes de experimentación y autoproducción que son sus señas de identidad.

Recoletos arriba y abajo sigue al personaje de Jaime, padre de familia bien situado profesionalmente, que mantiene una relación clandestina con una joven, vecina de su propio inmueble, a donde llega un nuevo portero, un hombre con quien tuvo conflictos en el pasado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Lo de la independencia a ultranza... ¿te resulta cómoda, es lo mejor que se puede hacer en tiempos de crisis o te gusta la serie B, como han llegado a asegurar?
Pablo Llorca: Hay un poco de todo eso. Me apetecía hacer cine y veía que a la gente, cuando tenía que levantar un proyecto, le costaba mucho esfuerzo y tiempo, y al final muchas veces ni se hacía, y a mí eso ni me iba ni me va: esa energía que te lleva el estar convenciendo a alguien para que te financie una película, yo prefería invertirla directamente en el proyecto. Es mi manera de hacer cine, porque es como creo que puedo llevar a cabo mis películas. Después de tantos años, me siento cómodo trabajando así. También he llegado a una forma de rodar que para mí es fácil y fluida, porque sé cómo hacerlo, con su parte complicada, que te exige mucho esfuerzo de todo tipo, físico y psicológico, pero es mi manera de hacer. Y es que ahora produzco incluso más que antes.

Ya tienes entrenado el músculo...
Si, ahora que ha llegado la crisis, que a todo el mundo le ha desmantelado completamente, yo sé cómo lidiar con ella. Es el caldo de cultivo donde siempre he estado metido: la falta de dinero.

Has sido casi un adelantado a tu tiempo...
En un sentido sí: en fórmulas de producción alternativa, desde luego. Porque la división que hay ahora, tanto social como en el cine, de clase alta y pobre, se veía venir desde hace seis u ocho años. Yo me fui adaptando.

¿Has producido al 100% la película?
Sí, aquí hay dos vías: cuando hay poco tiempo para hacer algo se necesita mucho dinero, porque hay que pagar rápido a mucha gente, o existe la otra: poco dinero y poca gente haciéndolo a lo largo de mucho tiempo, que es como yo hago mis películas. Escribo, dirijo y monto, con un presupuesto que está alrededor de los 200.000 euros, pero es difícil de valuar.

Se ha rodado todo en digital, con equipo reducido.
Efectivamente, habremos sido unas cinco o seis personas, en función de las secuencias. El rodaje duró en total seis o siete semanas. Desde que tuve la idea hasta estar acabada, me ha costado un año aproximadamente: es poco tiempo dentro de la industria española.

Y echas mano de amigos para que actúen.
Siempre he mezclado actores profesionales con no profesionales, desde Jardines colgantes, con Icíar Bollaín, Féodor Atkine y Leonor Watling, que era aficionada, porque tenia entonces 16 años, o Luis Flete, que no ha vuelto a rodar nada. Siempre me ha gustado hacerlo.

¿Qué carrera tendrá Recoletos…?
La independencia está muy bien, con ella vivimos gozosamente, pero tiene sus contrapartidas. Hacer cine con calidad técnica hoy resulta fácil, pero el asunto de la distribución es mas difícil si vas por libre. La película se presentará en pantallas, pero no sé si en salas comerciales: a veces no compensa estrenar en ellas porque cuesta mucho dinero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy