email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Giovanni Veronesi • Director

“Una película sobre los últimos”

por 

- El nuevo largometraje del director de la trilogía Manuale d'amore, un fresco de la historia de Italia a través de los ojos de un hombre cualquiera, ha inaugurado la octava edición del Festival de Roma

Giovanni Veronesi • Director

“Me había instalado en la rutina. Un director, en un momento dado, tiene que tocar en otras puertas. Así he conocido gente que han oído otro lado de mi personalidad”. Con estas palabras ha explicado Giovanni Veronesi su cambio de dirección, desde los taquillazos de Manuale d’amore 12 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 y 3 [+lee también:
tráiler
making of
ficha del filme
]
, con sus múltiples declinaciones de la relación entre hombres y mujeres, hasta este fresco de la historia de Italia vista a través de los ojos de un hombre cualquiera; desde su colaboración con De Laurentiis (Filmauro) a la alianza con Procacci (Fandango).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

L'ultima ruota del carro [+lee también:
tráiler
entrevista: Giovanni Veronesi
ficha del filme
]
(lit.: La última rueda del carro), película de apertura de la octava edición del Festival Internacional de Cine de Roma (del 8 al 17 de noviembre), tiene como protagonista a Ernesto (Elio Germano), un hombre honesto y sencillo. A través de las vicisitudes de su vida y sus muchos empleos (tapicero, cocinero, transportista, chófer, extra) vivimos las principales etapas de la historia italiana desde los años 70 hasta hoy: el asesinato de Aldo Moro, la victoria en el Mundial, la caída de la utopía socialista, la irrupción de Berlusconi. No faltan los vicios y virtudes de la sociedad transalpina: oposiciones amañadas, gobernantes arrogantes, hospitales decadentes, mujeres emancipadas sin escrúpulos, e incluso una incursión en la escena artística “maldita” de Roma en los 80. Junto a Germano, el reparto incluye a Alessandra Mastronardi, Ricky Memphis, Virginia Raffaele, Alessandro Haber y Sergio Rubini. Warner la estrena en Italia el 14 de noviembre con más de 350 copias.

Cineuropa: Una película distinta de tus anteriores comedias, una obra más ambiciosa que evoca el tono agridulce de la comedia italiana clásica. ¿Cómo crees que responderá el público?
Giovanni Veronesi: Es verdad, es la primera película que hago en la que nadie se pone los cuernos. La protagonista es la honestidad. He decidido tomar un camino distinto ahora que, en lo que respecta a la comedia, el mercado italiano se ha conformado con dos o tres estilos que funcionan. Procacci me ha dado confianza y ha respaldado el proyecto. No habría podido hacer esta película con De Laurentiis. Los que la han visto se han reído mucho, espero que sea popular. Es una película pop, aunque se esperaban algo más ligero. Pero no he dejado de lado la diversión, la ironía, el sarcasmo. Me sería difícil contar las cosas de otra manera.

¿Cómo has trabajado sobre los recuerdos de Ernesto Fioretti, el hombre que ha inspirado la cinta?
Como un sastre, cosiendo sus recuerdos y situándolos en orden cronológico. Es la película en la que me invento menos cosas. El 90% de lo que vemos es verdad. Conozco a Ernesto desde hace años. Es un chófer romano para producciones cinematográficas de poco más de 60 años. Tras una parada en un Autogrill [establecimiento de comida y bebida en las autopistas de toda Italia, n. d. t.], me dijo: “Giová, hemos comido peor que cuando trabajaba como cocinero en una guardería”. “¿Trabajaste como cocinero en una guardería?”, respondí sorprendido. Durante el resto del viaje me contó la historia de su vida, la historia de un soldado raso, de un hombre honesto que sigue fiel a sus principios y a su mujer. A partir de ahí nade la idea para la película, una cinta sobre los últimos. La única manera de describir la Italia de las últimas décadas era dejarla como fondo de la vida de una persona normal.

Una de las escenas más emblemáticas es la que sale Ernesto viendo los carteles que anuncian la entrada en política de Silvio Berlusconi e intentando imitar su sonrisa. ¿L'ultima ruota del carro es una película política?
Elio hizo un gran trabajo en aquella escena. No es una burla ni una crítica. En aquel momento, después del destrozo de Tangentopoli, aquel hombre que sonreía en los carteles era algo distinto, ya fuese acertado o equivocado. Aquella persona prometía milagros, decía: “no te preocupes, yo me encargo”, y Ernesto, en aquel momento, necesitaba un milagro. Berlusconi no ha ganado gracias a los ricos, que más que nada le tenían envidia, sino gracias al pueblo. El personaje de Ricky Memphis se pregunta por qué los de izquierda, los progresistas, no han metido todas esas mujeres en política. Hoy sabemos qué ha sucedido realmente, pero entonces era algo realmente nuevo. No es ideología. También la política se ve a través de los ojos de un hombre sencillo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy