email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Claude-Eric Poiroux • Festival Premiers Plans

"En ocasiones olvidamos de que hay que renovarse"

por 

- Claude-Eric Poiroux, delegado general y artístico del festival Premiers Plans de Angers, analiza el estado de forma del cine europeo más joven

Claude-Eric Poiroux • Festival Premiers Plans

¿Cuál es la situación del cine europeo más joven? Claude-Eric Poiroux, fundador y delegado general y artístico del festival Premiers Plans de Angers, cuya 26ª edición se celebra entre los días 17 y 26 de enero de 2014 (así como director general de la red de salas de cine Europa Cinemas), es incontestablemente uno de los profesionales del sector mejor situados para responder a esta cuestión y hablarnos del presente y el futuro de los directores de primeros largometrajes del Viejo Continente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué tendencias percibe actualmente en el cine europeo desde esa atalaya que es el festival Premiers Plans?
Claude-Eric Poiroux
: Este año, presentamos 137 óperas primas, 22 de las cuales son largometrajes, 69 son cortos y 46 corresponden a películas de alumnos de escuelas de cine. Están representados 29 países europeos. El paso al digital provoca, probablemente, una ligera proliferación de novedades. El número de solicitudes que nos llegan aumenta año tras año: superamos con un amplio margen las 2200, contando todos los formatos, desde el corto hasta el largo. Cuando uno echa un vistazo a lo que se está creando hoy en Europa, constata que hay una verdadera diversidad de propuestas en todos los países bajo formas que pueden parecer a menudo un poco “chapuceras”, disponiendo de medios marginales, pero con medios, al fin y al cabo. Los equipos, la búsqueda de decorados y las trabajadas formas de que hacen gala estas películas las dotan de una calidad auténtica. El nivel general está a la altura de lo que cabe esperar de un continente mínimamente preocupado por renovarse, y esta riqueza también se manifiesta mediante coproducciones con terceros países como es el caso de la kazaja Harmony Lessons [+lee también:
crítica
tráiler
ficha de la película
]
: vemos que hay iniciativa, si bien desde un punto de vista económico o industrial, estos hechos no constituyen una evidencia a priori.

En términos generales, ¿se da suficiente visibilidad a estos primeros largometrajes de calidad?
Es preciso que Europa no se menosprecie ni subestime su potencial como plataforma de lanzamiento para jóvenes responsables en el ámbito del cine. Nunca es fácil hacer una película y nunca se hace una película en soledad ni sin compromiso. Requiere fuerza de verdad. Puede decirse lo que se quiera del cine europeo, pero desde hace 25 años, por Angers he visto pasar cineastas que nadie conocía como Paolo Sorrentino con L'uomo in piu [+lee también:
tráiler
ficha de la película
]
, Matteo Garrone cuando aún era un completo desconocido en su país o el noruego Joachim Trier. A veces aparecen jóvenes con propuestas de cortos, medios o largometrajes en festivales, los cuales, por cierto, han de proliferar libremente, pues son lugares en los que las obras adquieren una cierta dimensión, una cierta realidad, y se enfrentan a la prueba del público.

En ocasiones olvidamos que hay que renovarse, por mucho que esta sección del cine no recaude grandes cifras en las salas. Sin embargo, tiene su lugar. Un arte estático, sometido a la repetición y al alargamiento de las carreras de los directores no atraería a ningún nuevo espectador. Ya en Angers compruebo claramente la curiosidad que la obra de jóvenes cineastas de entre 20 y 35 años suscita entre el público de entre 15 y 25 años. Nuestro público es la prueba de que no hay ningún desinterés, sino todo lo contrario: todas las proyecciones agotan la venta de entradas. Esta es una oportunidad que no hay que perfer y los profesionales del sector deben saberlo: si queremos que el público se renueve, hay que renovar también la propuesta cinematográfica con jóvenes cineastas. Lo fundamental es no decir que esto no vale la pena.

Los países europeos, los profesionales de la industria cinematográfica y, a veces, incluso las autoridades administrativas no deben descuidar ni un ápice este aspecto: hay nuevos jóvenes creadores llamando a la puerta y autores cuyo nombre desconocemos pronto darán que hablar en el mercado. Y aunque algunos no tendrán éxito, pues no todos son Almodóvar o Lars von Trier, muchos seguirán trabajando y probarán suerte en otros ámbitos como la publicidad o la pedagogía.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy