email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Hubert Charuel • Director

"La dimensión del suspense"

por 

- CANNES 2017: Estuvimos con el francés Hubert Charuel, que participa con su primer largometraje, Un héroe singular, en una proyección especial de la Semana de la Crítica

Hubert Charuel  • Director
(© Aurélie Lamachère / Semaine de la Critique)

Un héroe singular [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Hubert Charuel
ficha del filme
]
, obra presentada en una proyección especial en el marco de la Semana de la Crítica del 70º festival de Cannes, es el primer largometraje de Hubert Charuel, que firma una película de suspense sobre el día a día de un paisano dispuesto a todo con tal de salvar sus vacas de la epidemia que las amenaza.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Es bastante raro ver el universo rural en el cine francés. Usted proviene de una familia de campesinos pero no por ello le vienen a uno las ganas de hacer una película sobre el asunto. ¿Qué le impulsó a usted a hacer Un héroe singular?
Hubert Charuel: En primer lugar, algo íntimo, que llevo en mis adentros. Soy hijo de campesinos y aunque no me haría cargo de la granja de mis padres, me parecía necesario hacer una película sobre este mundo. Tenía que sacar esta historia y la vida del personaje de Pierre es la que yo habría tenido si no hubiera decidido hacer cine y, sobre todo, si no hubiera entrado en La Fémis. Después, en el guion que escribí con Claude Le Pape, teníamos la intención de hablar de este mundo desde dentro y, al mismo tiempo, salir un poco del naturalismo y meter algo de género y ficción. Por último, me interesaba hablar de la relación tan especial que se mantiene en estos lugares con los animales. Cuando tenía diez años más o menos, hubo una epidemia de fiebre aftosa y veíamos en la televisión cómo funcionaba la matanza. Recuerdo que mi madre dijo entonces: "si eso pasa aquí, me suicido". Para mí, ese episodio lo recoge más o menos todo: a mis diez años, el final de las vacas era el fin del mundo.

¿Cómo hizo para no caer en el cine documental sin dejar de resultar creíble?
Eso llevó mucho trabajo de escritura. Decidimos rápidamente hacer una película de suspense en el mundo del campo y trabajamos la escritura en función de eso, lo que conllevaba abordar el tema de la vida y la muerte de los animales, puesto que tienen una identidad que no los convierte en lo que queremos. El suspense pasaba por la cercanía  que el personaje principal siente por sus vacas, que debe matar con sus propias manos. Además, desembarazarse del cuerpo de una vaca es mucho más complicado que hacer lo propio con un cadáver humano, puesto que pesa 900 kilos.

¿Cómo fue el rodaje con los animales?
No fue fácil, aunque el actor lo hizo muy bien con los animales. Swann Arlaud lo dio todo para el papel: hizo una formación, vino a ver a mis padres y vivió como un campesino. Yo necesitaba creer en los gestos del actor; si no, me habría resultado imposible contar esta historia. Una semana antes del rodaje, vino a meter mano al ganado. Yo también conozco muy bien el funcionamiento psicológico de las vacas. El equipo no tardó en llegar y los animales se acostumbraron rápido al equipo y viceversa. Esta preparación era muy importante porque no podemos llegar y rodar así como así en una sala de ordeño y necesitamos un periodo de adaptación entre humanos y animales.

Usted trata asimismo la soledad de Pierre y, sobre todo, su relación con el mundo exterior a través de Internet y de algunos amigos.
Soy hijo de campesinos pero mis amigos de los alrededores escuchan hip hop, tienen Facebook y bucean por Internet. No es algo que uno imagina inmediatamente cuando se habla del campo y era importante representar esta modernidad. Todo ello no deja de participar en la soledad del personaje, que se encierra cada vez más en sí mismo. También era importante mostrar que los momentos en que Pierre está más a gusto socialmente es cuando está con sus vacas. Son sus interacciones sociales las que hacen avanzar el relato y hay toda una serie de distracciones que contribuyen a la dimensión del suspense: tiene que poner cara de que todo va bien cuando todo va de mal en peor en su granja. Todo va bien con su hermana pero eso es porque ella es veterinaria y se ocupa de sus vacas. Sin embargo, no es necesariamente su rollo comer en un restaurante con una chica o pasar una noche con los amigos. Se trata de una historia de amor entre un hombre y sus vacas y todo elemento exterior lo perturba y lo lleva cada vez más a su soledad.

¿Qué puede decirnos del aspecto visual?
Queríamos deslizarnos del aspecto naturalista poco a poco hacia el cine de intriga. La secuencia onírica introductora sirve para subrayar que las vacas ocupan toda la vida de Pierre, incluidos sus sueños, tanto como para marcar desde el principio el tono, indicando que la película no será solamente naturalista, que, en un momento dado, las cosas van a ocurrir más bien en la cabeza del personaje. Mi director de fotografía y yo queríamos ir progresivamente de un universo naturalista y solar hacia uno mucho más industrial, con luz de tungsteno, trabajo de interior, de noche, con muchos más contrastes...

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también