email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Nathalie Teirlinck • Directora

“Quería explicar lo inexplicable”

por 

- Cinergie ha hablado con Nathalie Teirlinck, cuya ópera prima, i>Le Passé devant nous, se estrena en las salas belgas

Nathalie Teirlinck • Directora

La treintañera Nathalie Teirlinck, diplomada en 2007 por la KASK, se lanza a la dirección de su primer largometraje Le Passé devant nous [+lee también:
tráiler
entrevista: Nathalie Teirlinck
ficha del filme
]
. En su primera cinta, cuenta la historia de Alice, una madre que se ve obligada a ocuparse de su hijo al que nunca ha conocido.

Cinergie: ¿Por qué has elegido el título Le Passé devant nous? ¿Es una manera de decir que ya no hay presente?
Nathalie Teirlinck: El aspecto de la memoria es muy importante en la película y cada personaje quiere escapar del pasado. No saben que le pasado forma parte del futuro. No creo en las grandes transformaciones en la vida, así que pienso que en el cine tampoco son posibles. Ella cambia al final del filme, pero no se transforma porque no es esto lo que pasa en la vida real.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

¿Has rodado la película en francés para tener a la actriz Evelyne Brochu como protagonista?
Por supuesto. Sabía desde el principio que Alice iba a llevar el peso de la película. Nunca escribo sobre los actores, tengo la idea en la cabeza y hace falta encontrar a la persona correcta. Como es una mujer tan compleja y paradójica, sabía que quería a una persona con una paleta de emociones muy extensa. Había visto The Nest de David Cronenberg y ella estaba sola, desnuda frente a la cámara y su energía, su complejidad me trastocó de tal manera que decidí escribirle y nos conocimos en Montreal. Hubo una conexión desde el principio. Podría casi haber sido mi hermana. Hasta decimos que nos parecemos físicamente.

Los temas que se tratan en la película son autobiográficos, pero en un contexto ficticio. Cuando escribes un personaje, tu eres el marco de referencia, así que te pones en su piel. Más tarde, añades sus perspectivas, sus puntos de vista, su personalidad, su historia.

No quería ni jugar ni ser moralista. Quería explicar lo inexplicable. Las cosas evidentes en nuestra sociedad como el amor incondicional de una madre por su hijo, que no siempre es fácil. Tengo la impresión, después de haber hablado con algunas madres jóvenes, que nos encontramos en un mundo de libertades, pero que esto es todavía un tabú y es extraño. Todos queremos ser abiertos, pero no aceptamos el hecho de que abandone a su hijo. Así que, es super actual. Al mismo tiempo, estoy rodeada de madres jóvenes o de compañeras que van a serlo y lo que quiero es un mundo con todo tipo de posibilidades y un mundo donde nos tenemos que adaptar a todos los papeles de la vida con un gran perfeccionismo. Si fallas, es tu culpa porque las oportunidades están ahí.

¿Alice se tiene que separar de todo el mundo? ¿Tiene que romper todo lazo afectivo para poder aceptarse a sí misma?
Ella ha perdido el control emocional de tal manera que está bloqueada. Es más fácil no moverse que dar un paso. Por esta razón la película antes se llamaba Tonic Immobility, esto viene de los animales, es un mecanismo de defensa, una especie de parálisis instintiva para no ser atacado. Es lo mismo para Alice, ha encontrado un modo de vivir su vida sin responsabilidades, con un sentimiento de autonomía ficticio. Para ella es más fácil porque, en ese momento, es controlable y, en relación a su trabajo como prostituta de lujo, tiene la posibilidad de experimentar esos sentimientos, los que no es capaz de sentir en la vida real.

A parte del guion, la imagen ocupa un lugar privilegiado en el filme. Tú eres una artista plástica. ¿Cómo haces que las imágenes sean tan doradas y luminosas?
La vida está llena de contrastes, de belleza, pero no siempre todo es bonito. Me encanta contar una historia por sus aspectos visuales y sonoros porque, para mí, esto estimula la imaginación del espectador. Con Franck, mi director de fotografía, trabajo mucho con las fotos. Estoy rodeada de fotos cuando escribo, estimulan mi imaginación, me fuerza a imaginar lo que no aparece en ellas.

¿Cómo escribiste el guion?
Lo escribí sola y luego tuve la ayuda de Molly Stensgaard, la montadora de Lars Von Trier, con la que trabajé sobre todo al final porque ella también se encargaba del montaje. Fue interesante porque, cuando montas, llevas una especie de ritmo, puedes sentir la película de una manera diferente. Los guionistas no suelen ser capaces de anticipar alguna cosa que será tangible al final.

Leer la entrevista completa aquí.

(Traducción del francés por Amanda Navarro)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también