email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Francis Lee • Director

"Quería reflexionar sobre el impacto emocional de enamorarse"

por 

- Entrevistamos al cineasta británico Francis Lee, cuyo primer largo, Tierra de Dios, se ha proyectado en el Festival de Transilvania tras la buena acogida que tuvo en Sundance y Berlín

Francis Lee  • Director
(© Nicu Cherciu / TIFF)

El cineasta británico Francis Lee nació en la granja de su familia, en Yorkshire del Oeste. Ha trabajado como actor durante muchos años en teatro, cine y televisión, y también ha dirigido tres cortos. El pasado enero, estrenó su primer largo, Tierra de Dios [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Francis Lee
ficha del filme
]
(God's Own Country), en Sundance, ganando el premio de dirección en la sección World Cinema – Dramatic. Hemos hablado con Lee sobre su película, que está parcialmente inspirada en sus vivencias en la granja familiar y se proyecta ahora en el Festival Internacional de Cine de Transilvania.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: En muchas películas en las que los personajes homosexuales tienen un papel importante, la aceptación de la propia sexualidad es un tema importante. ¿Por qué no sucede esto en Tierra de Dios?
Francis Lee: Tenía claro que no quería hacer una película sobre salir del armario. Lo que quería hacer era reflexionar sobre el impacto emocional de enamorarse, sea uno capaz o no de abrirse a los demás para amar y ser amado. Mi experiencia vital fue esa, y lo más difícil que he tenido que hacer ha sido aceptar que era una persona vulnerable, para así poder enamorarme. Hay muchas historias que hablan sobre salir del armario en el cine, yo quería hablar sobre algo diferente. 

Aunque los dos protagonistas no hablan mucho sobre su pasado, se puede intuir que han pasado dificultades. ¿Cómo conseguiste este efecto durante el proceso creativo con los actores?
Tres meses antes del rodaje, empecé a trabajar con Alec y Josh; comenzamos a construir los personajes desde cero, desde el momento en que nacieron hasta el momento en que les vemos por primera vez en la película. Hablamos de todo: su educación, sus familias, sus amigos, sus experiencias...  Así que, cuando empezamos a trabajar en la película, ambos conocían a los personajes en profundidad, y pudieron incorporar todo eso a sus interpretaciones. 

El film está rodado de una manera muy concreta: la cámara siempre filma de cerca a los actores. ¿Cómo fue el trabajo con el director de fotografía para lograr esa sensación de cercanía?
Nunca me ha entusiasmado el diálogo en el cine; me gusta contar historias con imágenes. Cuando empecé a trabajar con el director de fotografía, Joshua James Richards, descubrió muy pronto que a los dos nos gustaba la idea de que las cámaras estuvieran muy cerca de los personajes, que viéramos este viaje a través de los ojos de estos chicos. Cuando estábamos rodando, sí que hicimos algún plano amplio, pero cada vez que lo hacíamos, Joshua y yo hablábamos, y no sabíamos muy bien para qué usaríamos esos planos. Al montar el film con Chris Wyatt, estaba claro que lo que queríamos era usar solo los planos cerrados. Quería que la película fuera una experiencia muy inmersiva para el espectador. 

Otro elemento que hace la experiencia todavía más inmersiva es el uso del sonido y la música. ¿Cómo fue trabajar en ese aspecto?
Soy muy meticuloso y preciso como cineasta, y el sonido para mí es extremadamente importante. Construimos el ambiente sonoro desde cero; desarrollamos ciertos sonidos del viento que representan a personajes concretos, y los pájaros son muy metafóricos, fueron elegidos muy específicamente. Todo está usado para potenciar el efecto de inmersión, así como la alienación del personaje principal. Quería que la música fuera minimalista, así que trabajamos con mucho cuidado con los compositores para encontrar algo que simplemente añadiera matices muy sutiles al sentido espacial. 

La película también aborda otros temas, como la xenofobia y el racismo. ¿Querías pronunciarte deliberadamente sobre temas políticos?
No exactamente. El personaje de Gheorghe fue inspirado por un compañero de trabajo. Cuando estaba desarrollando el film, empecé a trabajar en un vertedero para conseguir algo de dinero. Una de las personas con las que trabajaba era un inmigrante rumano que vino al Reino Unido a encontrar trabajo y mejorar su vida. Cuando oí su experiencia, quedé muy impresionado y avergonzado. Sabía que quería que el extranjero en la granja fuera un trabajador inmigrante de Rumanía, y cuando Gheorghe percibe la xenofobia, quería que le afectara más en el plano emotivo que en el político. 

¿Estás trabajando en tu siguiente película?
Ahora estoy trabajando en un proyecto que está en fase de escritura. Espero que pueda empezar a rodarlo el año que viene, pero no puedo decir nada más.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy