email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Tzahi Grad • Director

“Tenemos que empezar a hablar”

por 

- VENECIA 2017: Cineuropa entrevistó al israelí Tzahi Grad, cuyo tercer largometraje, The Cousin, se estrenó en la sección Orizzonti del Festival de Cine de Venecia

Tzahi Grad  • Director
(© La Biennale di Venezia - foto ASAC)

En The Cousin [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Tzahi Grad
ficha del filme
]
, Tzahi Grad, autor, director y protagonista, trata el conflicto palestino-israelí mediante un incidente en una comunidad pequeña. A través de la historia de Naftali (interpretado por Grad) y su empleado palestino Fahed (Ala Dakka), quien es acusado de un crimen basándose únicamente en rumores, muestra por qué a veces es importante dejar a un lado nuestras diferencias y, por mucho que cueste, intentar explicarlas con detalle.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: tu personaje, Naftali, es una celebridad. Es decir, es un poco como tú.
Tzahi Grad: Es difícil dirigir una película y actuar en ella al mismo tiempo. Me di cuenta de que sería capaz de hacerlo si el personaje se parecía a mí. Al principio, quería que fuese más nerd, del estilo Woody Allen. Pero de ese modo tendría que centrarme más en la interpretación. En efecto, después de leer mi guión, Samuel Maoz (director) me preguntó: “La has escrito y quieres dirigirla, ¿por qué deberías protagonizarla también?”. No tuve una buena respuesta, sentía que tenía que hacerlo.

¿Es cierto que parte de la película se rodó en tu casa?
Son mi casa, mis hijos y mi coche (también empecé una iniciativa social similar). Muchas cosas en esta película son reales porque usé todo que tenía a mi alrededor, hasta las grietas del suelo. Normalmente, cuando escribes, no sabes cómo serán las localizaciones pero yo lo sabía. Me facilitó mucho las cosas porque tenía todo a mi alcance.

Naftali piensa que hay que reunir a las personas para que resuelvan sus problemas. ¿Piensas que tiene razón o que es un ingenuo? 
Creo que podría funcionar. Confiamos mucho en los medios de comunicación y todo lo que muestran son bombardeos, el ISIS y esa clase de problemas. Da miedo pero hay mucho más. Sinceramente, pienso que si la gente se sentase a hablar en lugar de culparse unos a otros, verían que ese “otro” a menudo se parece a ellos. Pero lleva tiempo porque nos hemos estado peleando durante años. Nuestros líderes piensan que lo único que hay que hacer es firmar unos papeles y todo se solucionará. Pero no, lleva tiempo. No soy Nelson Mandela ni Shimon Peres pero puedo dar algunos pasos y, con suerte, otros los seguirán. Si bebemos la misma agua, ¿por qué no podemos encontrar la forma de convivir? 

Los personajes de tu película no quieren sentarse a hablar, lo que quieren es una excusa para actuar
Están asustados. Mucho de lo que hacemos viene motivado por el miedo. ¿Sabes lo que me pasó el otro día? Volvía a casa en coche y vi a dos coches de policía que se dirigían hacia el mismo lugar. Después vi a un tercero y a tres personas en el suelo, que estaban siendo arrestadas ¡Justo al lado de mi casa! Todavía me asusta recordarlo. Si supieses que hay un pedófilo convicto en tu vecindario, está claro que te preocuparías. Este conflicto ha pasado a formar parte de nuestras vidas y es difícil de evitar. Y además, los personajes de mi película están un poco aburridos, están esperando que ocurra algo interesante. 

Aquí nadie es perfecto. Hasta Naftali, que es un idealista, llega al punto de querer salir corriendo
La mayor parte del tiempo, Naftali está intentando defender a Fahed. Pero también está mintiéndole un poco, así que después de un tiempo ya no puede con ello y se convierte en un “no lo sé”. Es como si estuviese descendiendo una montaña sin saber dónde termina o dónde parar y, de repente, se cae. En The Cousin no sabes realmente quién es el malo. Sólo sabes que algo malo va a suceder. Los directores deberían hacer lo que les gusta y a mí me gusta hacer pensar a los demás. Tengo que creer que lo que estoy haciendo está bien. Quizás alguien como Woody Allen, que estrena una película cada año, no necesite estar entusiasmado con cada nuevo proyecto. Pero yo pienso que siempre tiene que surgir ese pensamiento de que estás haciendo la mejor peícula del mundo. Si no, ¿qué sentido tiene?

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy