email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

SAN SEBASTIÁN 2017 Competición

Urszula Antoniak • Directora

"La película narra el recorrido hasta una toma de conciencia"

por 

- La directora holando-polaca Urszula Antoniak nos da las claves de su nuevo film, Beyond Words, en el Festival de Cine Europeo de Les Arcs

Urszula Antoniak • Directora

Conocida por Nothing Personal [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Urszula Antoniak
entrevista: Urszula Antoniak
ficha del filme
]
(mejor ópera prima en Locarno 2009), Code Blue [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(Quincena de los Realizadores 2011) y Nude Area [+lee también:
crítica
ficha del filme
]
, la realizadora holando-polaca Urszula Antoniak compite en el 9º Festival de Cine Europeo de Les Arcs con su cuarto largo, Beyond Words [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Urszula Antoniak
ficha del filme
]
, estrenado en Toronto y en liza en San Sebastián.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Beyond Words es un film muy logrado formalmente pero en el que juegas con una relativa opacidad temática. ¿Cuál es el principal tema que querías abordar?
Urszula Antoniak: La idea de la película se me ocurrió en 2007. Quería hacer una película sobre algo que conociera, porque así es como procedo siempre. En este caso, pensaba hacer un film sobre la inmigración en la fase de hecho consumado, más que desde un ángulo social. Me di cuenta de algo que no ha cambiado en diez años: en las películas sobre inmigración suelen aparecer refugiados, presentados a menudo como víctimas o como personas que deben integrarse. Nunca he visto una película en la que el inmigrante quede totalmente integrado, en la que no haya ninguno de los problemas que afectan a los inmigrantes que solemos ver en el cine. Otro aspecto importante de mi película es que no trata de inmigración económica, sino de una inmigración por elección propia. Mi protagonista ha decidido irse de Polonia y reinventarse en Alemania, en Berlín. Es como en Rojo y negro, de Stendhal, obra en la que el personaje no solo quiere pertenecer a la aristocracia, sino que realmente cree que merece vivir entre los aristócratas y que no merece en absoluto quedarse donde ha nacido. En Beyond Words, después de haber trabajado muy duro para dominar el alemán y para sacar adelante sus estudios de abogado, el personaje principal cree que merece —que es su derecho— ser tratado como un alemán, ser percibido como un alemán. No quiere que le perciban como un inmigrante. La película comienza con los dos extremos del espectro de la experiencia de la inmigración: a un lado de la mesa, un inmigrante europeo, blanco, rubio, que puede pasar desapercibido en cualquier país de Europa; al otro, un hombre negro que no puede pasar desapercibido y cuya alteridad siempre será evidente.

La reaparición completamente inesperada del padre desempeña una función detonante.
No es una película sobre la relación entre un padre y un hijo, pero abre el personaje principal al niño que era, ese niño que emigró diciéndose que llegaría a ser tan fuerte que su padre putativo, Alemania, le querría, y que más tarde se da cuenta de que ese padre putativo le acepta, pero no le quiere. Sobre todo, descubre que el único lugar al que pertenece es Berlín, porque hay muchas personas como él, inmigrantes, viajeros. En conjunto, la película narra el recorrido hasta una toma de conciencia.

Poeta y abogado, refugiado y hombre libre, jefe y amigo, Polonia y Alemania, etc. La película trabaja mucho con la dualidad y los antagonismos. ¿Este enfoque fue motivado por tu decisión de rodar el film en blanco y negro?
El blanco y negro es a menudo una decisión estética, pero no en este caso, porque entra efectivamente en correspondencia con esas temáticas opuestas, esos contrastes dramáticos que irrigan toda la película. Además, en posproducción, hemos incluso reforzado los contrastes visuales. Y cuando ruedas en Berlín en blanco y negro, la arquitectura de los edificios comienzan a hablarte, evocando, entre otros, a Albert Speer...

Aquí, en Les Arcs, también participas en el Village des Coproductions con Stranger. ¿Podrías hablarnos sobre este proyecto?
Trata del mismo personaje del abogado. Comienza con una historia de amor, antes de convertirse bruscamente en un thriller con un suspense ligado a la confianza, porque cuando desaparece la confianza, todo puede ser invención. Entonces, la película evoluciona hacia el melodrama. En este caso, será una película en color, sobre la pasión y el amor, desde el punto de vista de una mujer que quiere a un inmigrante integrado, planteando así la cuestión de cómo saber qué tipo de relación amorosa se puede tener con alguien a quien solo se conoce por lo que dice. Porque nunca podrás saber el contexto, nunca conocerás su pasado y todo lo que te cuente sonará como una ficción o un relato. A veces, en ese caso, preferimos contar lo que la gente quiere oír, antes que la verdad... Si la financiación va bien, espero rodar en Berlín en 2019.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también