email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

BERLINALE 2018 Competición

Laura Bispuri • Directora

“El cine está hecho de mujeres en un segundo plano”

por 

- BERLÍN 2018: Cineuropa habló con la cineasta italiana Laura Bispuri, de regreso a la competición de la Berlinale con Figlia mia tres años después de Vergine giurata

Laura Bispuri  • Directora
(© Vivo film / Colorado Film / Match Factory Productions / Bord Cadre Films / Valerio Bispuri)

En su segundo largometraje, Figlia mia [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Laura Bispuri
ficha del filme
]
, presentado a concurso por el Oso de Oro del Festival de cine de Berlín, Laura Bispuri relata la historia de Vittoria, una joven que de repente se ve entre dos mujeres: Tina (Valeria Golino), que la ha criado desde que tiene uso de memoria, y la misteriosa Angelica (Alba Rohrwacher).

Cineuropa: Figlia mia es una película sobre mujeres. No hay otra manera de catalogarla. ¿Es algo deliberado por tu parte?
Laura Bispuri:
Siempre me apetece hablar de mujeres. Ha sido mi misión en la vida y en el trabajo. Es un alegato político y constituye mi viaje desde mis inicios. Las mujeres han sido apartadas en un segundo plano a lo largo de la historia del cine. Ha habido esposas que esperaban pacientemente a que sus maridos volvieran a casa y se les ha retratado de una manera muy superficial. Va siendo hora de cambiar esa imagen. Cuando esta película reciba críticas porque no haya hombres, una parte de mí se congratulará. Tiene que ser así. No olvidemos que el cine está hecho de mujeres en un segundo plano y nunca nos oirás quejarnos. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La historia que cuentas es bastante universal. Hay algo casi bíblico en ella.
Cuando empecé la película, no pensaba en la Biblia. El punto de partida, para mí, fue la historia real de una chica que, a los veintitantos de edad, decidió ser adoptada por otra mujer, aún cuando su madre biológica seguía con vida. Cuando empecé a trabajar en ello, me topé con el juicio de Salomón [en él, el rey Salomón tenía que decidir quién era la mujer real de un niño]. Hay algunos vínculos con las tragedias griegas también. En definitiva, hay una dimensión antigua en torno a la historia pero, al mismo tiempo, quería inundarla de reflexiones contemporáneas, tal y como hice en Vergine giurata [+lee también:
crítica
tráiler
Q&A: Laura Bispuri
ficha del filme
]
, y tener la imagen de lo que sería que una familia saltara por los aires de repente en nuestra cara. Las figuras maternas, sobre todo en Italia, siempre se perciben como iconos de perfección; sin embargo, es un símbolo falso y debemos empezar a ponerlo en tela de juicio. 

¿Siempre tuvo la intención de que Tina y Angelica fueran tan diferentes entre sí? Al principio, una parece casi una santa y la otra, una puta que vive en los márgenes de esta pequeña comunidad, casi como Saraghina en , de Federico Fellini.
Lo que quería mostrar en un principio era a Tina convencida de ser la madre perfecta para la hija perfecta. A causa de Angelica, se ve obligada a cuestionarse esas ideas de perfección, tanto para consigo misma como para con su hija. Se da cuenta de que su pequeña, Vittoria, es mucho más compleja de lo que pensaba, y que al cabo de todos estos años, debe admitir el papel que desempeña Angelica en su vida o no mantendrá relación alguna con ella. Angelica, por su parte, se siente al principio de su viaje como una mujer inadecuada para cumplir como madre. Es una marginada. Sin embargo, cuando entra en contacto con la chica, se percata de que sí que puede amar y ser amada. No digo que la una se convierta en la otra, pues eso resulta demasiado simple, pero sí que se cruzan sus caminos al final. 

¿Por qué optó por rodar la película en Cerdeña? No cabe duda de que juega un papel importante en Figlia mia, tal y como Albania lo hacía en Vergine giurata.
Tengo una conexión personal con ese lugar. Solía pasar allí mis vacaciones de niña. Luego fui allí con mi propia hija y aquel viaje de alguna forma se me quedó grabado. Es un eje en nuestra relación. En mi cine, siempre busco lugares con una fuerte personalidad. Me aterroriza la idea de acabar con una postal pero esta vez, cuando buscábamos localizaciones, algo realmente bonito pasó. Estaba viajando con un hombre de 45 años de edad, muy humilde y muy alejado de lo que es el cine: trabaja con animales. Una noche, le dije: “Pero, Pierpaolo, tú no has visto mi anterior película. Aquí mismo tengo un trailer. Puedo enseñártelo en el teléfono”. Lo hice y me dijo: “Me gustó porque vi cómo trabajabas con el paisaje. Haces que la gente se percate de su importancia y luego centras tu atención en los actores”. Es verdad: siempre intento dar con ese equilibrio perfecto, que es la razón por la que paso mucho tiempo buscando los lugares adecuados. Cuando los encuentro, ya puedo centrarme en mis personajes. En pocas palabras, él resumió cómo trabajaba.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy