email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Competición

Adina Pintilie • Directora de Touch Me Not

"Espero que la cinta abra un diálogo y fomente la empatía, la inclusión y la libertad de expresión"

por 

- BERLÍN 2018: La directora rumana Adina Pintilie explora los retos de hacer su primera película, Touch Me Not

Adina Pintilie  • Directora de Touch Me Not
(© Richard Hübner/Berlinale)

Adina Pintilie, una directora con una larga trayectoria en el cine experimental, se convierte este año en la primera directora rumana en ser seleccionada para la competición de la Berlinale. Estas son sus impresiones sobre su primer largometraje, Touch Me Not [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Adina Pintilie
ficha del filme
]
, una relevante exploración de la intimidad que nos hará reflexionar.

Cineuropa: Touch Me Not ha cambiado bastante en los últimos años. ¿Puedes decirnos cómo tomó finalmente la forma que tiene ahora?
Adina Pintilie:
Desde el principio, la película se inició como una exploración personal. Cuando tenía 20 años, pensaba que lo sabía todo sobre el amor, sobre cómo una relación íntima saludable debía ser, sobre cómo funcionaba el deseo y todo eso. Hoy en día, tras 20 años de pruebas y tribulaciones, todas mis ideas sobre la intimidad, que solía tener tan claras, parecen haber perdido su definición, y se han vuelto más complejas y contradictoriamente inquietantes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Touch Me Not se inició como una reflexión sobre este viaje subjetivo, llevada por mi curiosidad en descubrir cómo otras personas experimentaban este aspecto tan desafiante de sus vidas. Nacida de un largo proceso de investigación, la película trabajó con una mezcla de realidad y ficción, de actores profesionales y no profesionales, usando una fusión de elementos escritos y reales. Un maravilloso grupo de personajes talentosos y valientes se aventuraron conmigo en esta búsqueda, situándose entre la borrosa área entre sus biografías reales y las de sus personajes ficticios. Utilizamos procedimientos como la constelación familiar, puestas en escena de la realidad, (re)creaciones de recuerdos o sueños, reuniones entre personajes reales y ficticios, vídeo diarios, etc. La forma de la película cambió de manera natural mediante el complejo proceso de la autoexploración que los personajes se atrevieron a llevar a cabo junto a mí. 

¿Hay algo que te gustaría decir al público antes de que vean la película? ¿Quizás alguna clave en particular para interpretarla?
Quizá no es algo que me gustaría decirle al público antes de que vean la película, pero sí algo que definitivamente espero que se lleven cuando dejen el cine: espero que la experimenten con el corazón abierto. Espero que la película pueda crear un espacio para la (auto)reflexión y la transformación en el que el espectador pueda sentirse desafiado a revaluar su experiencia y sus ideas sobre las relaciones íntimas humanas. Espero que la película pueda abrir un diálogo y fomente la empatía, la inclusión y la libertad de expresión. Espero estimular la curiosidad del público sobre el otro, alguien que puede ser diferente, y nuestra capacidad empática para meternos en la piel de la otra persona. 

¿Qué te motivó a convertirte en un personaje y cuáles fueron tus reservas principales antes de hacerlo?
En la película, yo misma, la directora y la cámara, somos principalmente testigos silenciosos de las experiencias de los personajes, al ser la lente el canal o puente de comunicación que ofrece al espectador acceso a algunos de los territorios más íntimos en la vida de estas personas. Mi presencia introduce también el impulso inicial, que pone el proceso de investigación en marcha, estableciendo un marco de lectura para la película. Aunque el centro de atención no es la directora, sino estos seres humanos extraordinarios que me ayudaron a redescubrir o aprender de nuevo qué es la intimidad. En la película, soy más como un niño que descubre el mundo con curiosidad y asombro, descubriendo cómo de sorprendentes y hermosos pueden ser los seres humanos, cuánta poesía puede existir en una persona como Laura, Tomas, Christian, Grit y los otros. Estoy profundamente agradecida con nuestros increíblemente valientes personajes, quienes han corrido enormes riesgos compartiendo con nosotros, con la cámara, algunas de sus áreas más vulnerables.

¿Trabajas en el proyecto de un nuevo largometraje? ¿Podrías describirlo en unas pocas frases?
Estamos trabajando en este momento en dos nuevos largometrajes, ambos como continuación a la investigación sobre la intimidad iniciada con Touch Me Not y más en profundidad. La próxima que haré, con el título provisional de The Death and the Maiden (lit. La muerte y la joven),es una radiografía detallada de una relación a la que seguimos durante un amplio periodo, con sus buenos y malos momentos, centrándonos en particular en cómo el tiempo y la subjetividad de la memoria conforma nuestra experiencia de la intimidad.

(Traducción del inglés por Cynthia Triviño)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también