email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Olivier Meys • Director

"Nunca hablamos de lo difícil de la experiencia de la inmigración"

por 

- Estuvimos con el cineasta belga Olivier Meys con motivo del estreno en Bélgica de Bitter Flowers

Olivier Meys • Director
(© Cinergie)

Luego de haber realizado varios cortometrajes y documentales, Olivier Meys se embarca en la aventura del largometraje con Bitter Flowers [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Olivier Meys
ficha del filme
]
: un retrato íntimo y emocionante sobre las amarguras del exilio de una joven china dispuesta a sacrificar su presente para asegurar el futuro de su familia.

Cineuropa: ¿De qué trata Bitter Flowers?
Olivier Meys: Bitter Flowers cuenta la historia de una joven del norte de China que siente cómo está cambiando el mundo a su alrededor y quiere subirse al tren de la modernidad para asegurar un futuro mejor para su familia. Oye hablar de vecinas que trabajan de niñeras para familias de chinos ricos en París y ve la oportunidad de conseguir algo de dinero para montar un restaurante. La realidad, sin embargo, resultará muy distinta de lo que le contaron. Podrá volver pero decidirá apañárselas en esta realidad para cumplir su sueño.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Qué te interesó en particular de este asunto?
He hecho muchos reportajes en China desde el año 2000. El país ha cambiado totalmente, tanto en la ciudad como en el campo, y tengo la impresión de haber archivado un poco esta transformación en mis documentales. Estos acontecimientos tuvieron un gran impacto en las familias chinas y quería abordar esta cuestión desde el interior.

Hay dos cosas que sorprenden: la noción de prostitución consentida en las jóvenes y su solidaridad.
Estas mujeres no son víctimas de la miseria, ni siquiera de la violencia. Ellas sienten que el mundo a su alrededor cambia rápidamente. Hay oportunidades pero no para todos. Mientras los ricos se enriquecen, otros se quedan donde están.

Saben que esa puerta entreabierta no lo estará mucho tiempo. Es algo urgente, así que se lanzan en cuanto oyen hablar de esa oportunidad de trabajo. La historia común de la inmigración es que la realidad del terreno a menudo es aterradora. Nunca hablamos de la dificultad de la experiencia; hacemos de ella fantasía, sobre todo cuando tiene que ver con un tabú sexual como la prostitución. Estas mujeres consienten prestarse a la prostitución con tal de que se cumpla su sueño.

Hay auténticos antagonismos y una hostilidad real entre los chinos instalados en París y las mujeres que llegan así. La solidaridad entre ellas es la única manera que tienen de hacer frente.

¿Es también una historia de amor?
Quería una heroína que tuviera una situación familiar estable y que, para lograr un futuro mejor para su familia, aceptara poner entre paréntesis su presente, aun a costa de llevarse a sí misma y su relación de pareja al límite de lo soportable. ¿Cómo reaccionan los que se quieren en semejante situación? ¿Cómo cultivar el amor en secreto? ¿Cómo volver a verse las caras?

¿Fue fácil de producir la película?
No, es una historia bastante sencilla, no muy comercial, ¡y en chino! Lograr dinero para eso en Europa, tratándose, además, de una ópera prima, no es nada fácil. La obstinación de mis productores belgas y franceses hizo posible que halláramos soluciones, sobre todo en Flandes y Suiza, con inversores chinos, sin quienes habría sido difícil sacar adelante la empresa. 

¿Qué proyectos tienes ahora entre manos?
Estoy escribiendo una nueva ficción pero esta vez querría que pudiera verse en China sin restricciones, por lo que hay que tener en cuenta la posibilidad de la censura y las características del mercado. Con todo, creo que es un proyecto que podrá conseguirlo.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también