email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2018

Thierry Frémaux • Delegado general, festival de Cannes

"Era una buena oportunidad para ser audaces"

por 

- Thierry Frémaux, delegado general del festival de Cannes, habla de los detalles de su selección de 2018 y su visión sobre los cambios más recientes

Thierry Frémaux • Delegado general, festival de Cannes

Emergencia de nuevos talentos, artistas y derechos humanos, cine europeo, selfies, estrenos mundiales, cronología de ventanas de exhibición… a días apenas del arranque de la 71ª edición del festival de Cannes, su delegado general, Thierry Frémaux, se explaya en Cineuropa.

Cineuropa: La competición cuenta con diez nuevos candidatos y tres cineastas que optan a la Palma de Oro por segunda vez en su carrera. ¿Tienes la sensación de haber formado una parrilla especialmente atrevida? ¿Es fácil tomar la decisión de presentar tantas nuevas caras y suspender un año la atención por los “grandes”?
Thierry Frémaux
: Cuando empezamos una selección, no decidimos renovarla, puesto que sería como injuriar a los cineastas que alcanzaron la gloria en Cannes y se preguntarían justamente por qué habrían de “pagar” con su prestigio. Sin embargo, ocurre que este invierno de 2018, al ver las grandes obras realizadas por jóvenes cineastas, nos pareció que era una buena oportunidad para ser audaces. A veces se reprocha a Cannes que se apoye sobre los mismos cineastas. Confío en que la prensa y el público sigan nuestra intuición y acojan con entusiasmo los nuevos impulsos del cine mundial.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La selección también cuenta con una gran diversidad de estilos cinematográficos. ¿Qué nos promete la competición, bajo este prisma?
Ya hay un doble análisis que hacer. El primero, clásico, es plantearse la tesitura de las formas actuales del cine y, en efecto, Cannes presentará cosas tan distintas en el plano estilístico como a nivel de proveniencia geográfica o cultural de las directoras y los directores a concurso. No quiero hacer distinciones entre una u otra película de la competición pero abarcaremos desde la intimidad asiática hasta la calle libanesa, pasando por las protestas antiglobalización o las esperanzas de un joven poeta, así como combatientes armadas y militantes del black power. La diversidad en cuanto a las puestas en escena está a la misma altura.
El segundo análisis concierne a las promesas que formula el cine en un mundo repleto de imágenes en el que ya no dispone de una posición dominante. Ahí, también resulta apasionante: ¿cómo existir en plena edad de oro de las series, en la era de los pequeños formatos en la red, en los años de las plataformas de streaming? El cine en cierto modo renace con éxito, como prueba esta selección.

Jafar Panahi y Kirill Serebrennikov, cuya libertad creativa se ve obstaculizada en sus países de origen, tienen cabida en la competición. ¿Qué papel desempeña un festival como Cannes en relación a la defensa de los derechos humanos?
Nosotros seleccionamos las películas, ante todo, por sus cualidades propias y, en estos dos casos, vale lo mismo: dos directores que están recluidos en sus domicilios en sus respectivos países pero que, y he ahí la paradoja, no firman en absoluto cine “político”. Con todo, bien sabemos que los poetas, a veces, molestan más que los activistas.

La selección de Un Certain Regard contiene una cantidad consecuente de primeros largometrajes.
Tal es su vocación. Es importante preparar el futuro y lanzar a los jóvenes cineastas para contribuir en su desarrollo en un entorno mediático global, tendente a concentrarse en valores conocidos.

Los cines francés e italiano siguen siendo los pilares de la selección oficial de Cannes. ¿Cómo ve el estado de salud del resto del cine de autor europeo?
Podría decir que depende de los autores de cada país. No cabe duda de que contamos con algunos grandes en toda Europa pero esta selección también es prueba de que el cine europeo se renueva a gran velocidad. También contiene un buen número de obras asiáticas: Corea y Japón, dos grandes países del séptimo arte, traen tres películas a concurso.

¿Lamenta la obsesión de la industria estadounidense con los Oscar, lo que priva a Cannes de ciertas películas por asuntos de calendario y estrategias de distribución?
Lo lamento pero lo comprendo. Está claro que el cine de autor proveniente de Estados Unidos quiere antes que nada probar su suerte en los Oscar y esperar a otoño. Es una pena porque muchas películas estadounidenses presentadas en Cannes a menudo son seleccionadas en los Oscar y la mayor parte de las películas extranjeras coronadas allí provienen también de Cannes. Con todo, mira cómo ha quedado el Cannes de 2018: autores (Spike Lee, David Robert Mitchell, Ramin Bahrani), estudios (Disney, Universal, Warner) y Kristen Stewart y Ava Duvernay en el jurado, más la presencia de John Travolta, de Ryan Coogler y de innumerables invitados. ¡Cannes sigue siendo americano!

Tu decisión de prohibir las selfies en la alfombra roja y de devolver los estrenos mundiales oficiales al público en lugar de a la prensa ha inspirado el siguiente comentario a tu homólogo veneciano, Alberto Barbera: "Thierry Frémaux es valiente pero uno no detiene una ola con su cuerpo". ¿Qué le respondería?
Alberto tiene razón: ¡somos valientes! En cuanto a las selfies, Venecia no tiene ese problema porque el público no pisa la alfombra roja. El festival de Cannes quiere que todo el mundo pueda disfrutar de su mitología pero con la condición de no desnaturalizar ni su belleza ni su fuerza. Pedir a la gente que respete el lugar, como tiene que hacer en cualquier parte, no nos parece que constituya una exigencia imposible. Además, eso alarga demasiado el tiempo de subir las escaleras.
Por lo que respecta a la modificación en la programación, no está dirigida, naturalmente, contra la prensa, como se ha escrito, sino a favor de un estreno mundial sin las innumerables proyecciones previas, tras las cuales había espectadores que no podían contenerse en redes sociales. La première será, por tanto, el estreno, al mismo tiempo que para la prensa o casi al mismo tiempo.

Más allá de las decisiones en torno a Netflix y el festival de Cannes, ¿qué piensas de la actual cronología de ventanas de exhibición de Francia?
Me resulta difícil responder a la pregunta porque no soy un especialista en el problema, extremadamente complejo, por lo demás, y a la vez fortaleza del sistema francés: primero cines, luego DVD, después Canal+, etc. Todo el mundo sabe que esta serie de etapas, que lleva a operadores como Netflix a esperar tres años, debe revisarse. Como tantas otras cosas en nuestro país, no ha sido ideada al albor de las nuevas tecnologías y los nuevos comportamientos del público. El conjunto de profesionales y el Estado ya han anunciado que pensarán en ello, lo que parece ser un buen comienzo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Privacy Policy