email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2018 Semana de la Crítica

Camille Vidal-Naquet • Director

"Alguien marginal, fuera de las normas, rechazado, abandonado y en busca del amor"

por 

- CANNES 2018: El francés Camille Vidal-Naquet nos habla de su primer largometraje, Sauvage, presentado en Cannes en competición en la Semana de la Crítica

Camille Vidal-Naquet • Director
(© Les Films de la Croisade)

El enérgico largometraje Sauvage [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Camille Vidal-Naquet
ficha del filme
]
, de Camille Vidal-Naquet, se sumerge en el día a día de la prostitución masculina para una película demoledora donde la dureza, la libertad y la búsqueda del amor se funden. La película se presentó en competición en la Semana de la Crítica del 71º Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa : ¿De dónde te vino la idea de desarrollar la historia de tu película en el mundo de la prostitución masculina?
Camille Vidal-Naquet : No partí de un mundo, sino de un personaje. Me imaginé a alguien marginal, fuera de las normas, rechazado, abandonado y en busca del amor. Un personaje que no se preocupa por la vida material y que no sigue para nada eso que nosotros conocemos como normas sociales. Eso fue lo que me llevó después al mundo de la prostitución masculina. Entonces, empecé a investigar sobre esa prostitución tan particular que es la prostitución callejera, que atañe a la precariedad, ya que la ejercen las personas que viven en la calle. No obstante, me interesaba mucho el tema del cuerpo porque imaginamos que, en la prostitución, hay que tener un cuerpo bonito, bien conservado, soñado, para venderlo, alquilarlo. Sin embargo, cuando estamos en la calle, no tenemos acceso a la higiene, comemos mal, tenemos heridas que no queremos, etc. Pensaba que era una idea clave asumir que el cuerpo que ha sufrido la dureza de las calles puede llegar a ser un objeto de deseo. Y entonces me di cuenta de que la prostitución masculina callejera no está representada: se habla muy poco y sale menos en las películas.

No sabemos nunca el pasado del personaje principal, incluido su nombre. ¿Por qué?
La película no es un análisis sociológico. Muchas de las películas o de los documentales podrían plantearse la pregunta de cómo hemos llegado a ese punto. Mi película, por el contrario, busca vivir con el personaje, reflejar una experiencia casi sensorial para mostrar el estado de sorpresa que podemos vivir cuando sufrimos la violencia de la exclusión. Es más la embriaguez, la violencia y los momentos que vive que la explicación de por qué.

¿Qué podrías decir sobre la búsqueda de amor del personaje?
No estamos acostumbrados a ver historias de amor en mundo tan duro, como es el de la prostitución masculina. Tenemos tendencia a olvidar que esta actividad es muy deshumanizadora y la resumimos a menudo a una función: la prostitución. Pero, antes de ser prostitutos, son personas. Intenté mostrar que ese personaje de 22 años busca afecto, lo más importante de todo, como puede ser normal para muchas personas, pero que, al mismo tiempo, piensa en la prostitución y la dureza de las calles como en algo normal, cosa totalmente incomprensible para nosotros. No se queja nunca, no le vemos nunca intentar salir del mundillo, no tiene nada más, no sueña con un tiempo mejor: esa es su vida y lo asume. Justo hay un momento en el que se pasa muy mal y él exige una compensación.

Félix Maritaud lleva literalmente la película sobre sus hombros.
Sí, especialmente porque era muy complicado, ya que es un papel en el que habla poco. Son los movimientos, los gestos. Tenía que estar ahí casi únicamente por su cuerpo.

¿Hasta dónde querías representar o no la sexualidad?
La idea era restituir la realidad de lo que viven esos chicos y mostrar las situaciones a las que tienen que enfrentarse: a veces, amables; a veces, mecánicas y también incluso esa violencia, esa crudeza. Por cierto, lo que me ha sorprendido siempre es que utilizamos la expresión "hacer un servicio", como para evitar nombrar de manera precisa lo que eso implica. Por tanto, tenía ganas de que la película tuviera el coraje de mostrar lo que es exactamente el día a día de un trabajador, y aun así no lo reflejamos todo. No hubiera tenido sentido eliminar todo esto, sería como una película sobre un panadero donde no le vemos fabricar el pan. Y eso nos dice también muchas cosas sobre el personaje: su dulzura, su búsqueda de afecto, su generosidad, sus regalos con los demás, la preocupación por la calidad de la relación y a veces su inconsciencia total.

(Traducción del francés por Begoña Carrasco González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también