email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Semana de la Crítica

Benedikt Erlingsson • Director

“Quería hacer una feel-good movie sobre el cambio climático"

por 

- CANNES 2018: Hablamos con el director islandés Benedikt Erlingsson sobre La mujer de la montaña, presentada en la Semana de la Crítica de Cannes

Benedikt Erlingsson  • Director

En La mujer de la montaña [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benedikt Erlingsson
entrevista: Benedikt Erlingsson
ficha del filme
]
, su nueva película tras la aclamada De caballos y hombres [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benedikt Erlingsson
festival scope
ficha del filme
]
, Benedikt Erlingsson se centra en una mujer (Halldóra Geirhađsdóttir) implicada en una misión medioambiental poco convencional para proteger las montañas de Islandia, mientras intenta adoptar una hija. La película compite en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Siempre tuviste claro que la protagonista sería una mujer?
Benedikt Erlingsson: La historia lo pedía, no era por ser políticamente correcto. Las mujeres suelen participar activamente en la lucha por proteger las montañas y en las luchas medioambientales en general. Como Berta Cáceres Flores, la activista medioambiental hondureña asesinada en 2016, o Sigríður Tómasdóttir, que en el siglo xix consiguió proteger una cascada que hoy es la principal atracción turística de Islandia. Me crié con Pippi Calzaslargas, que me influyó tanto como influye en mi hija. Pero para ser honesto, no estoy muy interesado en cuestiones de género.  

Los acontecimientos de la película están conectados por la música, como la extraña orquesta que sigue a Hella. 
¡Representan al coro griego! En teatro, el coro siempre está presente de alguna manera, como el verfremdung o distanciamiento de las obras de Bertolt Brecht, por ejemplo. Es una pena que no se haya usado más en el cine. Aunque Fellini siempre consideraba a los músicos como parte de la realidad representada, y también está esa comedia,  Algo pasa con Mary, donde aparecen trovadores. Esta banda local y el coro ucraniano representan las voces en su cabeza, que intentan convencerla de que abandone su alocada misión y salve a la niña que quiere adoptar. Siempre están en conflicto.  

Era útil para comprender mejor su conflicto interior porque en Islandia no dices lo que piensas, tus acciones hablan por ti. Mi padre decía que un hombre nórdico no llora: si se siente triste, pueden pasar dos cosas: o explota de dolor y muere, o le sale un copo de nieve del ojo. Pero luego vuelve a llorar [risas].

A la hora de buscar al culpable, las autoridades reaccionan acusando al primer extranjero que encuentran. Pero es una ciudadana local quien se presenta a declarar.
Tenemos una expresión que podría traducirse como “venir de una roca extranjera”. Para la gente de nuestro país, es muy fácil culpar a los “otros” cuando ocurre algo. También pasa en Estados Unidos (el hombre que no debe ser nombrado lo hace todo el tiempo). En esta película, lo primero que hace el gobierno es atribuir la autoría a alguna organización extranjera, una organización terrorista criminal. Por ejemplo, en la lucha contra la caza de ballenas, siempre son extranjeros los que protestan. De esta forma los jóvenes y los activistas son criminalizados en los medios de comunicación. Es la lógica de los fascistas, el método más viejo del manual.  

¿Es verdad que se te ocurrió la idea de hacer esta película mientras participabas en un taller de dirección?
Fue una experiencia muy bonita: estábamos hablando de nuestro proceso creativo y llegó esa gente tan seria del World Bank Group. Ellos querían que hablásemos del cambio climático, pero ya sabes lo que pasa (a los artistas no nos gusta que nos digan lo que tenemos que hacer). Prometimos educarnos a nosotros mismos y eso fue lo que hice cuando volví a casa y me di cuenta de la gravedad del problema. Yo también fui activista cuando era más joven, así que se me ocurrieron varias ideas. Al final pensé: ¿Cómo puedo hacer una feel-good movie sobre el cambio climático?

La desesperación de Halla se palpa en un arco, una flecha y poco más. Parece que es David enfrentándose a Goliath.
Los activistas siempre combaten la alta tecnología con baja tecnología. Carecen de medios, por lo que deben usar el ingenio. El indefenso siempre busca las soluciones más simples. Por ejemplo, Gandhi, que comprendió que a veces necesitas acción, pero no hay que ser violento. Él se arriesgó a intentar sabotear la estructura de la economía británica. O Star Wars, donde combatían las Estrellas de la Muerte con tecnología vieja y cutre. Halla tiene un hombre dentro, que hace todo más fácil. En Islandia, nunca estamos lejos de los poderosos (somos tan pocos que siempre estamos a un paso de los parlamentarios).

Tú demuestras que el cambio climático sigue siendo un tema controvertido. ¿Por qué tanta gente considera a Halla una terrorista?  
Tenemos que tener en cuenta que los hechos reales a veces no tienen nada que ver con su cobertura en los medios de comunicación. Hay una maquinaria completa dispuesta a sembrar la duda y a tratar de frenar nuestro interés. Para mí, es pura maldad. Tengo un amigo científico que dice que la gente a veces prefiere vivir en la negación. Para ellos es duro cambiar su estilo de vida pensando en la “próxima generación”. Si yo fuese político, trataría de convencerlos, pero también tendría que decirles: votad por mí y tendréis menos de todo. Os daré menos coches, menos aviones, menos comida. Pero lo que tendréis durará más tiempo y vuestra vida será más feliz.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también