email print share on facebook share on twitter share on google+

ZÚRICH 2018

Thomas Vinterberg • Director

“Esta película es muy diferente a lo que hago normalmente”

por 

- Nos reunimos con el danés Thomas Vinterberg para hablar sobre el enfoque de su nueva película, Kursk, que tuvo su estreno mundial en el Festival de Toronto y se proyecta ahora en Zúrich

Thomas Vinterberg  • Director

La nueva película del célebre director danés Thomas Vinterberg, Kursk [+lee también:
crítica
entrevista: Thomas Vinterberg
ficha del filme
]
, está inspirada en la historia real del K-141 Kursk, un submarino nuclear ruso que se hundió en el Mar de Barents en agosto del 2000 después de sufrir explosiones a bordo. La cinta, que se proyecta como parte de las Gala Premiere en el Festival de Cine de Zúrich, cuenta la historia de los 23 marineros que sobrevivieron a las primeras explosiones, así como los intentos de sus familias por superar los obstáculos burocráticos para salvarlos. Cineuropa ha podido charlar con el director de Celebración y La ca [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Thomas Vinterberg
entrevista: Thomas Vinterberg
ficha del filme
]
za [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Thomas Vinterberg
entrevista: Thomas Vinterberg
ficha del filme
]
, después del estreno mundial de su última película en el Festival Internacional de Cine de Toronto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Kursk es un trabajo muy ambicioso en lo que se refiere a la producción y la técnica, ¿ha sido la película que más te ha costado llevar a cabo?
Thomas Vinterberg: ¡Para nada! Las escenas más difíciles son aquellas que no funcionan a nivel emocional. Esta fue difícil a nivel técnico, pero también fascinante y muy divertida. Cuando tienes a 18 actores en el agua, necesitas 18 especialistas que puedan salvarlos, además de rutas de escape y mucha electricidad. Necesitas baterías e iluminación allí abajo, y a alguien dedicado exclusivamente a vigilar de los cables y asegurarse de que no caigan en el lugar equivocado. Además, esa persona debe estar debidamente asegurada para poder trabajar. Evidentemente es muy complicado, y es muy diferente a lo que hago normalmente.

La idea inicial era que la película fuese una coproducción con Rusia, pero finalmente no fue posible. ¿Qué pasó?
Exploramos la posibilidad de coproducir Kursk con una compañía rusa y rodar allí, pero rápidamente tuvimos que enfrentarnos a las autoridades militares rusas, que debían leer el guión y hacer comentarios al respecto, si es que pueden llamarse así. Tuvimos muchas conversaciones complicadas sobre el guión. No les interesaba especialmente que fuese más verídico, lo que pretendían era hacerlo más heroico. No me parecía correcto renunciar a la libertad artística en este caso, así que finalmente decidimos dar marcha atrás y rodar en otro sitio. 

La película presenta un reparto internacional. ¿Cómo fue la formación del equipo?
Sabíamos que teníamos que hacer una película en inglés ambientada en Rusia, y este fue el mayor desafío para nosotros. De hecho, en cierto momento nos planteamos si debíamos abandonar el proyecto. Finalmente decidí tomármelo como un reto, sabiendo que debía conseguir que fuese lo más verídico posible, sobre todo en lo que se refiere a los acentos. Pensé que si mezclaba acentos británicos o americanos con el de Matthias Schoenaerts, por ejemplo, iba a resultar muy complicado. Por eso decidí utilizar acentos europeos, con toques de alemán y danés. Tomé esta decisión con el objetivo de intentar controlar una situación casi imposible, con más de 100 personajes con diálogo y actores de distintos países. 

¿Qué parte de esta historia, acerca de un grupo de hombres que esperan la muerte, te inspiró para hacer la película?
Me impresionó la valentía de esos hombres. A todos se nos va a acabar el tiempo en algún momento, y es algo que me preocupa especialmente. Mi mujer, que actúa en la película, acaba de convertirse en sacerdote, y yo no paro de preguntarle: “¿Por qué tenemos que morir?”. La gente ya no habla de la muerte, hablan sobre la juventud y sobre aprovechar sus vidas al máximo. Hace un par de generaciones hablábamos de la muerte con mayor naturalidad, porque la gente fallecía antes y era parte de la vida. La situación ha cambiado, ahora la muerte es algo que tememos y de lo que sólo se habla en la literatura y las películas. Me parecía que esta era la historia perfecta para reflejar la espera de la muerte y cómo nos comportamos ante esa situación. Es algo que me conmovió, me fascinó y me asustó. Ese latido, ese grito de ayuda calmado y civilizado, es algo que realmente me conmovió.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también