email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

JIHLAVA 2018

Tomáš Krupa • Director

“Mi intención es observar y examinar el tema de la libertad”

por 

- El joven director y productor eslovaco Tomáš Krupa habló con nosotros sobre su último documental, The Good Death, que gira alrededor de la eutanasia

Tomáš Krupa  • Director

El director y productor eslovaco Tomáš Krupa ha presentado su segundo largometraje documental, The Good Death [+lee también:
entrevista: Tomáš Krupa
ficha del filme
]
, en el Festival Internacional de Documentales de Jihlava. Se ha reunido con Cineuropa para hablar de cómo abordó el polémico tema de la eutanasia y cómo logró que el proyecto terminara como una coproducción internacional.

Cineuropa:¿Por qué decidiste rodar un documental sobre la eutanasia después de tu ópera prima sobre estudiantes de arte que no se adaptan a la vida real?
Tomáš Krupa:
Los dos proyectos pueden parecer muy diferentes a primera vista pero, para mí, como su creador, están conectados mediante el tema de la libertad. Con Graduates: Freedom is Not for Free insinuaba que la libertad no se regala, sino que implica una responsabilidad personal, y que nadie va a solucionar los problemas de la generación más joven, ni siquiera el Estado. Están solos, y resulta difícil porque no existe la igualdad de oportunidades. En mi opinión, la libertad es la esencia del ser humano, pero no vivimos aislados. La libertad de otra persona termina donde empieza la mía. Esto supone una cuestión clave en lo que respecta a la eutanasia. Cuando me decido por algo, al mismo tiempo estoy rechazando lo otro, y eso está relacionado con la responsabilidad personal. Una cosa condiciona a la otra. Busco la libertad en mi vida pero a la vez quiero entregarla. Pienso sobre ello y probablemente será un tema recurrente en mis trabajos. Mi intención es observar y examinar el tema de la libertad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

The Good Death tiene varios propósitos. Según has apuntado, uno de ellos era romper tabú de la muerte. ¿Por qué?
En primer lugar, me gustaría puntualizar que no me interesa la muerte como tema; lo que me importa es la vida. La muerte es ineludible, aunque no sepamos nada de ella y solo podamos elucubrar. La muerte es interesante cuando nos ayuda a mirar la vida desde una perspectiva distinta. La palabra “eutanasia” viene del griego y hace referencia a una muerte agradable o hermosa. La idea de lo que significa una muerte agradable siempre ha reflejado la idea de lo que significa llevar una buena vida. Las opiniones sobre lo que implica una muerte agradable y sobre la función del sufrimiento siguen cambiando, como han estado haciendo durante toda la historia de la humanidad, y podemos observar cómo afrontamos el tema hoy en día gracias a la historia de Janette, a medio camino entre la vida y la muerte, y su familia.

¿Cómo descubriste a tu protagonista, Janette Butlin?
Janette nos descubrió a nosotros, lo cual es un ejemplo de la belleza y los misterios de la vida. Cuando deseas algo, envías una señal al universo y recibes una respuesta, una llamada. La idea original difería un poco del tema de la eutanasia. Se trataba de un concepto más amplio, pero nos dimos cuenta de que la clave estaba en centrar el tema para lograr una narración funcional. Conocimos a una médica suiza a través de un gerente eslovaco que trabaja para una empresa alemana dedicada a ayudar a gente que quiere dejar de vivir de manera voluntaria. Esta médica practica la muerte voluntaria asistida y nos dio la oportunidad de contactar con sus pacientes para ver si alguno de ellos nos respondía. Después de dos meses, recibimos un solo mensaje de parte de una mujer de 72 años llamada Janette Butlin, que padecía distrofia muscular grave y a la que el sistema sanitario de su país, Reino Unido, no le permitía someterse a la eutanasia activa o pasiva. Era la narradora perfecta, carismática y con una fuerte personalidad, lo que es muy importante para una película. Adoptamos un enfoque sin restricciones y con total libertad al inicio de nuestra relación y a ella no le disgustó, porque así era exactamente su personalidad: libre, abierta, directa y sincera.

The Good Death es una coproducción de Eslovaquia, la República Checa, Austria y Suiza. ¿Cómo fue posible?
Estábamos rodando en Inglaterra, donde vive Janette, después en Suiza, donde quería ir para completar su plan, y en Estados Unidos, donde vive su hijo. Toda la película está rodada en inglés. El equipo viene de Eslovaquia y la República Checa, pero la película no tiene una ambientación local. Es imposible saber si el equipo era inglés, alemán, eslovaco o checo. En ese sentido, la consideramos internacional, y eso nos ofreció más posibilidades de conseguir una coproducción más amplia. Como productor, me introduje en el mercado internacional y en algunos talleres para poder financiar el proyecto por completo y llevarlo a cabo de la mejor manera posible.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también