email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

JIHLAVA 2018

Marek Kuboš • Director

“No quiero hacer documentales sin personas”

por 

- El documentalista eslovaco Marek Kuboš habla con Cineuropa sobre su retiro del mundo del documental, que retrata en su cinta de despedida The Last Self-Portrait

Marek Kuboš  • Director
(© Art Film Fest)

El documentalista y productor eslovaco Marek Kuboš pertenece a la llamada “Generación de los 90”, una generación de talentosos directores de documentales eslovacos. Sus trabajos cubren un amplio espectro de temas sociales, a pesar de que tiende a centrarse en personas concretas. Él mismo es el tema central de su última película, The Last Self-Portrait [+lee también:
tráiler
entrevista: Marek Kuboš
ficha del filme
]
, que se ha proyectado en el Festival Internacional de Documentales de Jihlava y que, según dice, será su último documental antes de volver a la ficción.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: No habías rodado un documental de autor en 14 años. ¿Cómo surgió?
Marek Kuboš:
Empecé a rodar The Last Self-Portrait después de un parón de 14 años. Trabajé en un par de proyectos: algo no funcionaba y luego otra cosa se estrellaba y se quemaba. Casualmente, este patrón comenzó a repetirse en cada proyecto. Me acercaba a posibles sujetos con una grabadora y ellos aceptaban, pero decían que no cuando volvía con la cámara. En los noventa, la gente estaba deseando hablarle a la grabadora o a la cámara. Hoy en día, casi nadie quiere hablar en cámara, por ejemplo, sobre su trabajo. Solo los extrovertidos están dispuestos a ponerse frente a la cámara, pero esa gente no me interesa; prefiero a las personas tímidas y sensibles, no como esos exhibicionistas que salen ahora en los realities.

¿Qué fue lo que impulsó The Last Self-Portrait?
En primer lugar, esto responde a por qué no he hecho ningún documental de autor en 14 años. Por el camino surgieron un par de preguntas más concretas, y me las hice a mí mismo y también a mis compañeros directores. Solo hago preguntas y no importa si encuentro respuestas o no; pregunto y veo cómo reacciona la gente. Ese es mi trabajo. Como dijo una vez mi director favorito, Krzysztof Kieślowski, “Mi trabajo es no saber”. 

Entonces, ¿para ti la crisis del cine documental no reside en el género en sí mismo, sino en la poca disposición de los sujetos para ponerse delante de la cámara?
Eso es. En la promoción de The Last Self-Portrait, la gente me ha estado preguntando por qué no acabé la película de la que hablaba en mi último documental, por qué no la terminé sin los sujetos (las víctimas de la estafa). Pero ese tipo de documentales no me interesa; no quiero hacer documentales sin personas. Quiero indagar en los temas, y es imposible sin personas. Últimamente, muchas películas que se consideran documentales son básicamente películas de ficción, porque los directores guían a los protagonistas para que hagan lo que no hacen normalmente; esto, en mi opinión, es una mentira, y yo no quiero hacerlo.

Cuando en los noventa visitaba los festivales con mis anteriores documentales y viajaba por todo el mundo, muchas personas de diferentes ciudades se me acercaba para preguntarme cómo me las había arreglado para rodar la película. Les decía que llegaba con la cámara y grababa a la gente. La respuesta era la misma en cada continente: “Eso es imposible aquí”. Por aquel entonces no lo entendía. El título original de The Last Self-Portrait era This Is Not Possible Here. Mientras lo rodaba, me estudiaba a mí mismo en profundidad y me decía que una de las claves de la película sería mostrarme sincero cuando la gente intentara esquivar la cámara. Cambié las reglas. Si todo el mundo hiciera lo mismo, se crearía la situación ideal para hacer documentales. Yo solo lo hice una vez porque quería despedirme de los documentales con dignidad. En el guion ponía: “Dejo el cine documental”; pero luego cambió a “Dejo el cine documental con la posibilidad de volver algún día”.

La mayoría de los documentalistas eslovacos en activo se pusieron delante de la cámara para responder a tus preguntas. ¿Cómo lo conseguiste?
Todos nos conocemos, los de la Generación de los 90, y yo los admiro. Hablaban de forma sincera y abierta; incluso lloré alguna vez cuando explicaban cómo me veían y qué significaba para ellos el cine documental porque son personas muy inteligentes e intuitivas, y fue un placer hablar con ellos. 

Entonces, ¿va a dejar el cine Marek Kuboš?
Tras ganar el premio más importante por A Photographer’s Journey en Trenčianske Teplice en 1995, dije en mi primera entrevista como director que quería hacer seis películas de ficción. Así que ahora voy a centrarme en el cine de ficción.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también