email print share on facebook share on twitter share on google+

VIENNALE 2018

Gastón Solnicki • Director

“La creación de esta película fue espontánea, personal e intensa, casi un exorcismo”

por 

- Hablamos con Gastón Solnicki, cuya Introduzione all'oscuro se rodó en Viena a lo largo de 13 días y retrata su conexión con la ciudad, así como con uno de sus habitantes más pintorescos

Gastón Solnicki  • Director

Viajar desde Buenos Aires hasta Viena se ha convertido en una tradición para el realizador argentino Gastón Solnicki desde que su ópera prima, Süden, fue seleccionada en 2008 para formar parte de la Viennale, gracias al director artístico Hans Hurch. Solnicki y Hurch se convirtieron rápidamente en buenos amigos, y desde entonces todas las cintas del argentino (entre ellas Papirosen y Kékszakállú) han sido proyectadas en el festival austríaco. Solnicki llevaba mucho tiempo queriendo rodar en Viena, y el año pasado esta posibilidad se volvió más necesaria y apremiante que nunca, tras la trágica muerte de Hurch en julio de 2017. El resultado es Introduzione all'oscuro [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Gastón Solnicki
ficha del filme
]
, estrenada fuera de competición en el Festival de Venecia y proyectada posteriormente en la propia Viennale. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Has hecho una película muy personal sobre un amigo íntimo, y aún así cuentas una historia universal.
Gastón Solnicki: Me gusta verlo de esa manera. La creación de esta película fue espontánea, personal e intensa, casi como un exorcismo. Hans utilizaba esta expresión para referirse a mi película Papirosen (en Introduzione all'oscuro se puede escuchar de forma fragmentada una conversación en la que hablábamos de esa película). Para él y Jean-Marie Straub, con el que Hans trabajó durante más de diez años, el cine puede exorcizar a los fantasmas y reorganizar los traumas. A fin de cuentas, esta es mi película, pero también es algo más. No quería hacer una película para la gente que ya conoce a Hans y asiste a los festivales, sino capturar su elegancia y ternura, su generosidad, a Hans en estado puro. Quería trascender la privacidad y la intimidad, y aún así ser capaz de llegar a la gente que no le conocía y provocar un impacto en ellos. 

¿Cómo trasladaste tus pensamientos a la pantalla?
Llevaba tiempo queriendo rodar en Viena. El pasado octubre, la Viennale me invitó para escoger una película en honor a Hans, y en ese momento, a raíz de la necesidad, es cuando nació esta película. No sabía sobre qué iba a tratar, pero quería capturar ciertos aspectos, distintas capas y conexiones entre Hans y yo. Recibí apoyo de Austria para la producción, buenos accesos a la ciudad y a un director de fotografía maravilloso, Rui Poças, que entre otras cosas fue el encargado de rodar Zama [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lucrecia Martel
ficha del filme
]
, la última película de Lucrecia Martel. Conseguimos hacer todo en tan solo 13 días. 

¿Cuánto estaba preparado con antelación?
No había escrito demasiadas cosas de antemano, y no estaba seguro del resultado final. Decidimos recorrer distintos lugares e improvisar a partir de ahí, y finalmente todo fue cobrando sentido. Cada película tiene una estructura, diseñada en función de sus necesidades dramáticas. En este caso, se trata de la película más documental y a la vez más ficticia que he hecho nunca. 

El título, Introduzione all'oscuro, proviene de una obra del compositor italiano Salvatore Sciarrino, que podemos escuchar en la película.
Creo que el título tiene mucho que ver con Hans, con la forma en la que vivió y en la que murió. También opino que no toda la música clásica contemporánea es seca y aburrida. En este caso existen ciertas similitudes, sobre todo en el uso extensivo de los ruidos, que recuerdan más al Barroco que a la sobriedad de la música clásica. Requiere un esfuerzo por parte del oyente, al igual que la película, porque no encuentras información que se relacione claramente con otras cosas, sino que recibes muchas asociaciones. Creo que cada persona puede conectar con un aspecto distinto, ¡y hay muchísimas posibilidades! 

En base a mi experiencia, tanto con Hans Hurch como con la Viennale, creo que esta es una película que él habría seleccionado. ¿Estás de acuerdo?
¡Por supuesto! Hay muchas cosas en la película que le habrían gustado, y él era mi mayor seguidor. Le invité a Buenos Aires para enseñarle mi película Papirosen durante el proceso de montaje, con la intención de pedirle consejo, y fue realmente inspirador. Cuando me despedí de él en el aeropuerto me dijo: “No te preocupes, amigo, sé que al menos un festival va a proyectarla”.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también