email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

DOK LEIPZIG 2018

Claudia Tosi • Directora de Avevo un sogno

"Las ganas de remangarse y ponerse a trabajar"

por 

- Entrevistamos a Claudia Tosi, ganadora de tres premios en el DOK Leipzig, Paloma de Oro incluida, por Avevo un sogno, sobre el recorrido político de dos italianas en esta última década

Claudia Tosi  • Directora de Avevo un sogno

Nos reunimos con la directora Claudia Tosi, ganadora de tres premios en el festival DOK Leipzig, incluyendo la Paloma de Oro y el premio FIPRESCI, para hablar de Avevo un sogno [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Claudia Tosi
ficha del filme
]
, una película sobre el recorrido político de dos mujeres italianas en la última década.

Cineuropa: ¿Cuál era el proyecto inicial? ¿Cuándo decidiste adoptar un enfoque retrospectivo con comentarios de los personajes principales diez años después?
Claudia Tosi: Cuando comencé a rodar en 2008, pretendía hacer una película rápida sobre las elecciones generales. Entonces, Berlusconi vivía su mayor momento de fama mundial, principalmente por sus deméritos, y aquellas elecciones parecían anunciar su derrota definitiva. Resultaba simbólico describir el declive de Berlusconi desde la perspectiva de las mujeres, tan afectadas por sus políticas, y yo quería hacerlo desde dentro, a través de las historias personales de dos ciudadanas normales, que no fueran políticas profesionales y que estuvieran muy ocupadas y  entusiasmadas. Comencé a aprender de ellas lo que significaba estar en política, lo difícil que es comparar a la gente, compendiar sus necesidades y conseguir resultados cuanto hace falta tanto. Sin embargo, Berlusconi ganó las elecciones, por lo que mi película perdió su razón de ser. Tenía una cronología de hechos, pero no era capaz de identificar nada universal en el metraje. Dejé de lado la película y, luego, en 2011, un amigo noruego me animó a retomarla. El nacimiento del movimiento feminista If Not Now When me dio una línea narrativa con la que trabajar. En 2016, cuando miraba el material desde el punto de vista de mis protagonistas, me di cuenta de que lo que estaba surgiendo era una historia sobre la desilusión. Pero esto chocaba con lo que yo veía: dos mujeres apasionadas y combativas capaces de inspirar confianza y esperanza, un soplo de aire fresco en un mundo contaminado por los vientos de la antipolítica y el ascenso del populismo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Consideras que su proceso de distanciamiento de la política fue algo progresivo o que se produjo tras un punto concreto?
En realidad Manuela y Daniela no han dejado la política. Daniela seguirá siendo concejala hasta el próximo mayo y entonces continuará trabajando a nivel asociativo. Es la que quizás se embarcó en la aventura política con más expectativas, si la comparamos con Manuela, pero entonces se encontró con limitaciones de presupuesto, discordancias entre compañeros y disputas con los partidos locales. Incluso las constantes bajas hacia partidos populistas, con la idea de que un hombre fuerte al mando es la única solución, ha contribuido a que se desilusione profundamente. Manuela sigue trabajando en política, pero no creo que esté dispuesta a presentarse al cargo. Diría que experimentó frustración como parlamentaria, especialmente cuando parecía factible tratar los problemas para solucionarlos pero, por varios motivos, acabó siendo imposible. Creo que su punto límite fue, como ella dice en la película, descubrir que no era posible convertir su pasión en acciones. No fue un momento el que propició el cambio, no fue un salto cualitativo; sino un incremento cuantitativo, la acumulación de muchas pequeñas decepciones.

¿Hay quien comparte el análisis final de Manuela (el centroizquierdista Partito Democratico, Italia en su conjunto…) dada su pertinencia en el mundo actual? Habiendo identificado tan bien el problema, ¿no hubo intentos de promover su análisis?
Parece que el país ha permanecido en un estado constante de psicoanálisis desde el 4 de marzo. El análisis es crucial para sintetizar cualquier cosa, pero puede hacer que nos centremos en el pasado mientras que el mundo que nos rodea progresa. Si no estudiamos las cosas teniendo en cuenta las dinámicas del cambio, y solo describimos las razones detrás de un hecho determinado que se da en un lugar y tiempo concreto, puede ser complicado descubrir hacia donde ir. Pienso que es a lo que Manuela se refiere cuando dice que “falta un proyecto”, o cuando Daniela (aunque no en la película) se lamenta de que el discurso actual se centre solo en quién debería ser el líder del partido, obviamente de entre un grupo de candidatos masculinos. 

Leipzig ha galardonado la película con varios premios, pero, ¿cuál ha sido la reacción de los espectadores?
Los tres premios de Leipzig fueron una auténtica sorpresa. Alguien admitió que lloró, que se puso sensible. No hay ira, por suerte, pero sí ganas de remangarse y ponerse a trabajar. Un joven espectador italiano, que ahora vive en Berlín, me mandó un correo precioso después de ver la película en Leipzig, lo que demuestra que ha motivado a mucha gente a ser más activa, a luchar por el cambio. Estoy muy contenta de que los espectadores compartan mi interpretación de las aventuras de Manuela y Daniela, la cual es totalmente positiva. Italia está sufriendo un periodo de su historia muy oscuro y en cierto modo desalentador, pero también es cierto a nivel social que para cada acción hay una reacción, y quizás un momento de lucha apasionada vaya a comenzar.

(Traducción por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también