email print share on facebook share on twitter share on google+

COTTBUS 2018

Vladimir Blazevski • Director de Year of the Monkey

"Hacer una película en coproducción con cuatro países tiene sus retos pero es un modelo vital"

por 

- Hablamos con el director macedonio Vladimir Blazevski, cuya película Year of the Monkey se presentó en el Festival de Cottbus

Vladimir Blazevski  • Director de Year of the Monkey

El director macedonio Vladimir Blazevski (Punk's Not Dead) ha presentado su segunda película, Year of the Monkey [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Vladimir Blazevski
ficha del filme
]
, en el Festival de Cine de Cottbus. Con ella ofrece a los espectadores una simpática sátira social acerca de un chimpancé que se escapa del zoo para deambular por el país y se gana el cariño de la gente. Es una historia que trata de la rebelión, del valor y también de la amistad.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo se te ocurrió la idea para la película?
Vladimir Blazevski:
La idea inicial para la historia viene de un hecho real que ocurrió en el zoo de Belgrado hace muchos años. Un chimpancé llamado Sammy consiguió escaparse de su jaula en dos ocasiones en solo un par de días. Después de la segunda vez, se convirtió en una especie de héroe de la ciudad. Miles de personas se reunieron delante de una azotea en la que se resistía a los guardias, los bomberos y otras fuerzas del orden que intentaban capturarlo. La multitud le animaba a seguir luchando. No recuerdo bien como capturaron finalmente al “fugitivo”, pero me acuerdo de que la mayoría de la gente se entristeció después. Se levantó un monumento en honor al valiente mono en la entrada del zoo, donde Sammy murió unos años después. Por supuesto, lo demás que aparece en la película es ficción.

¿Cómo te preparaste para construir el personaje del chimpancé?
Leí un montón de artículos sobre chimpancés, hablé con verdaderos guardas de zoos, di rienda suelta a mi imaginación… y decidí que el chimpancé se iría pareciendo más a un humano conforme avanzara la historia. Así que quería que se fuera transformando poco a poco en un “personaje” real.

¿Cómo encontraste a los actores?
Como es normal, hicimos muchas grabaciones de prueba. No buscaba actores (de teatro) magníficos; mi objetivo era encontrar personificaciones lo más cercanas posibles a mis personajes “soñados”. Sin embargo, para el papel femenino principal, Wilma, no fui capaz de encontrar a la actriz en Macedonia. Por eso se lo pedí a la famosa actriz croata Maria Kohn, y estoy muy contento con la decisión. Lamentablemente, no vivió lo suficiente para ver nuestra película: murió el mismo día de un importante estreno en uno de los festivales, hace tres meses.

¿Cuál era tu intención con el final? ¿Por qué terminas con refugiados sirios?
Bueno, no pretendía utilizar a los refugiados como un “tema candente”. Solo quería incluir a mis protagonistas dentro de un grupo de personas que huyen desesperadamente sin saber con exactitud hacia donde se dirigen. Necesitaba una especie de final abierto, además de un toque de final de cuento de hadas, para dar a entender al espectador que podría replantearse sus opiniones acerca de la historia hasta ese momento. 

La película es una coproducción entre cuatro países. ¿Cuáles fueron los mayores desafíos en este aspecto? ¿Tuviste que ser transigente?
De hecho fue un modelo de coproducción gigantesco, así que por supuesto que tuve que ser transigente. Una gran parte de las tareas en la profesión de director consiste en llegar a acuerdos provechosos, porque con cualquier decisión que tomas a lo largo del proceso ganas algo a la vez que pierdes otra cosa. Así que tienes que ser capaz de sopesar los beneficios para la historia y para la película en conjunto. Antes de rodar, cuando había terminado el proceso de financiación, aún contábamos con otro país, Grecia. Pero nos dimos cuenta de que no podíamos permitirnos aceptar el apoyo del Centro Nacional de Cine de Grecia debido a una serie de normas (referidas al gasto del dinero recibido) que considerábamos desfavorables para nuestra producción. A pesar de todos los problemas, considero vital este modelo de coproducción, especialmente para los países europeos pequeños.

¿Cuál es tu vínculo personal con Darwin? ¿Qué conclusiones puedes extraer que sean relevantes para la sociedad moderna?
Hay mucho material inspirador en el darwinismo: la supervivencia del más fuerte, la lucha por sobrevivir, la competitividad… La mayor parte es bastante aplicable a este clima social de neoliberalismo brutal, en especial en los denominados países “en transición”. Nuestro trabajo como directores se alimenta de los defectos del mundo, así que creo que las ideas del darwinismo social son una mina de oro para hacer dramas.

¿Cuál es el estatus de las comedias en Macedonia? ¿Hay una tradición?
En la historia del cine macedonio las comedias escasean bastante. Incluso el estatus de este género en particular es bajo. Básicamente, el arte en Macedonia prefiere en general los “temas serios”.

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también