email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Carmel Winters • Directora de Float Like a Butterfly

“Nuestra idea de mujer necesita incluir nuestra absoluta capacidad de acción y liderazgo”

por 

- Hemos entrevistado a Carmel Winters con motivo de la proyección de su cinta Float Like a Butterfly, premiada con el FIPRESCI Discovery en Toronto, en la inauguración del Festival de Cork

Carmel Winters  • Directora de Float Like a Butterfly
(© Toma McCullim)

Float Like a Butterfly [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Carmel Winters
ficha del filme
]
abrió el 63º Festival de Cork el 9 de noviembre. Tuvimos la oportunidad de reunirnos con su directora, Carmel Winters, para hablar en profundidad de la realización de su última película.

Cineuropa: Tu película se centra en el boxeo y la emancipación femenina. ¿Por qué decidiste indagar en estos temas?
Carmel Winters: En la película, el boxeo es la mayor metáfora de lucha personal o de lucha por una causa universal . Escribí el guion al principio de que Katie Taylor comenzara su camino al campeonato del mundo y  de que empezara a tener reconocimiento público. Conozco también a otras boxeadoras, y me fascina que fuera del ring a menudo sean dulces y amables. Claro que, cuando entran al ring, necesitan acceder a su agresividad y a su capacidad de derrotar al contrario. Esta dualidad dice algo emocionante del potencial femenino y de nuestra capacidad de crear y destruir. Creo que nuestra idea de las mujeres necesita crecer para incluir nuestra capacidad total para la acción y el liderazgo. En la película, Frances no solo tiene que luchar para reafirmarse, sino también para que su padre vuelva a ser él mismo. Ella sabe, y mejor que él, que el hombre que se pelea con su hija se pelea consigo mismo. En ese sentido, él se enfrenta a su propia sombra. Cuando la película se proyectó en Busan, lo que me alentó muchísimo fue el número de padres e hijas que me decían lo mucho que la película significaba para ellos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Hasta qué punto ayudó el reparto a que tu idea se hiciera realidad?
Frances es el personaje principal, así que, por supuesto, era crucial encontrar una actriz en la que pudiera creer y confiar por completo para interpretar el papel. Encontré mucho más que eso en Hazel Doupe. Me encanta la sensación calmada pero firme de dominio que aporta al personaje. Tiene un talento luminoso; literalmente brilla delante de la cámara como si brotara luz de su interior. Sin embargo, creo que cada una de las personas que ves en pantalla contribuye de manera única al espíritu de la película. En una película que trata sobre la familia y las relaciones de forma tan directa, era fundamental hacer justicia a la familia de Frances. Disfruté del gran detalle con el que Dara Devaney abordó su papel; le añadió al personaje de Michael una sutil vanidad física muy oportuna, muy acertada. ¡Y Johnny Collins fue todo un descubrimiento! Es un intérprete brillante. Su entendimiento de lo que cada escena trasmite es bastante asombroso, especialmente para alguien tan joven. Tenía solo 11 años cuando le di el papel y nunca había actuado en una película antes, pero fue muy hábil y estuvo muy acertado en lo que al tono de las escenas se refiere. Cuando asignaba los demás papeles, tenía en cuenta la característica única que cada persona aportaba a la película. Quería que la sensación de humanidad que se aprecia en pantalla fuera intensa, variada y rica.

¿A qué clase de retos artísticos te enfrentaste haciendo esta película?
El mayor reto artístico fue probablemente establecer el estilo concreto de la película y asegurarme de que mantuviera la coherencia en todos los ámbitos. El estilo incluye muchas cosas: a quién das el papel, la gama cromática y la saturación que utilizas, la cinética de las cámaras, la elección de la música, el montaje, cómo empiezas y cómo cierras la película… Conocer tu estilo es conocer la experiencia que quieres que vivan tus espectadores. Sé que algunos directores toman estas decisiones de forma algo inconsciente. Pero, para mí, es un proceso muy consciente, meditado y deliberado, lo más decisivo al hacer una película.

Las mujeres directoras están luchando por hacerse un hueco en una industria tradicionalmente dominada por hombres. ¿Cómo funciona actualmente el cine irlandés en cuestiones de igualdad de género?
Pienso que se están asumiendo compromisos reales, pero que aún queda camino por recorrer para poder mostrar al público una visión completa e imaginativa de las experiencias que han vivido y de las posibilidades que les quedan por vivir. En Irlanda hay directoras con un talento extraordinario a las que se ha ignorado. Para todos es una desgracia no oír sus voces y no contemplar sus ideas. En los últimos años, la idealización de una masculinidad bastante tóxica ha estado disfrutando de demasiados privilegios en los cines irlandeses. Para mí es aburrido e insensible. Es hora de ver lo que vemos las mujeres, y no solo la forma en la que vemos a otras mujeres, sino cómo vemos, sentimos y entendemos el mundo.

¿Tienes algún proyecto a la vista?
Sí; estoy preparando una comedia romántica musical irlandesa y coreana, una serie de televisión sobre cuánto puede empobrecer la riqueza extrema, y una historia de amor western irlandesa.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Marina García Gómez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy