email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

James Gardner • Director de Jellyfish

Jellyfish forma parte de una conversación que promueve una mejor comprensión sobre cómo podemos mejorar nuestra sociedad”

por 

- Nos hemos reunido con el director británico James Gardner, cuyo primer largometraje, Jellyfish, acaba de ganar el Premio Cineuropa en el Festival Internacional de Cine de Mons

James Gardner  • Director de Jellyfish

Entrevistamos al director británico James Gardner, cuyo largometraje debut, Jellyfish [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: James Gardner
ficha del filme
]
, se estrenó en el Tribeca el año pasado y acaba de ganar el Premio Cineuropa en el Festival Internacional de Cine de Mons.

Cineuropa: ¿Cuál fue tu principal motivación a la hora de hacer esta película?
James Gardner:
Mi idea inicial con Jellyfish era contar la historia de una adolescente que descubre que tiene un talento oculto y observa cómo sus circunstancias familiares lo acaban extinguiendo. Se me había ocurrido el personaje de Sarah, su familia y Margate… Todo eso vino solo, pero tardé un poco más en darme cuenta de que, en realidad, estaba contando la historia de una joven cuidadora. Sabía de la existencia de cuidadores jóvenes, pero hasta que no empecé a desarrollar la idea y a documentarme bien no fui del todo consciente de hasta qué punto se trata de una situación indiscutiblemente crítica. Solo en Inglaterra, hay cerca de 800.000 cuidadores jóvenes, gente joven de entre 11 y 18 años, que tiene que hacerse cargo de uno o más familiares sin recibir ninguna compensación, y es inaceptable que no ofrezcamos más apoyo a estos jóvenes vulnerables. Me entristece decirlo, pero, aunque Jellyfish sea una obra de ficción, todo el guion está basado en hechos reales.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Crees que tu película transmite un mensaje político?
Creo que es prácticamente imposible crear arte completamente apolítico porque siempre se desarrollará en un contexto determinado por el espacio y el tiempo. Como director, tienes que tener en cuenta eso, pero no me atrevería a decir que Jellyfish transmite un mensaje abiertamente político porque no es una película propagandística ni se concibió para demostrar ningún argumento político, simplemente se ha acabado viendo de esa manera por la época en la que vivimos. Jellyfish forma parte de una conversación que promueve una mejor comprensión sobre cómo podemos mejorar nuestra sociedad. 

¿Cómo fue trabajar con los actores, especialmente con la extraordinaria Liv Hill?
Debido al escaso presupuesto de la película, no tenía grandes esperanzas de poder programar ensayos con todo el reparto, por lo que gran parte de mi preparación con los actores se limitó a las conversaciones que tuve con cada uno antes de empezar a rodar. Tuve mucha suerte de encontrar unos actores con tanto talento porque no había ningún incentivo financiero que pudiera animarlos a participar en la película, así que para hacer la película realidad, concebimos la producción como si fuera una empresa socialista donde se pagaría a todos, de arriba abajo, a plazos. Era la única solución que podíamos permitirnos para hacer la película. Y en cuanto a Sara, era dificilísimo encontrar una actriz joven capaz de llevar el peso de todo un largometraje sobre sus hombros. Después de siete meses de búsqueda infructuosa, pensé que quizá habíamos escrito un guion imposible, pero al final, después de todas las audiciones, autograbaciones, festivales, correos y llamadas telefónicas, acabó siendo una cuestión de suerte. A Cyril Nri [Sr. Hale] le habían ofrecido un trabajo que se solapaba con nuestros días de rodaje, y su agente nos llamó para preguntarnos cómo iba la película y si habíamos encontrado ya una actriz para el papel de Sarah, pero todavía no la habíamos encontrado. Estaba a punto de posponer el rodaje por segunda vez cuando el agente me enseñó una autograbación de una clienta que acababa de firmar un contrato con ellos: era Liv. Podrá parecer mentira, pero juro que solo con ver los cinco primeros segundos de la grabación, ya supe que había encontrado a Sarah.

La película está envuelta por una atmósfera oscura. Háblanos más de cómo trabajaste con la iluminación.
Quería dotar a la película de una estética lo más naturalista posible. Jellyfish es un drama que presenta situaciones controvertidas de la vida real, y sabía que podría ofrecer la versión más cautivadora y potente de la historia si hacía todo lo que estaba en mi mano para que el público la viera lo más “real” posible. Una de mis escenas favoritas es la discusión entre Karen y Sarah en la que Sarah está a oscuras y la cara de Karen está tan bañada por la luz que incluso se pueden apreciar los detalles de sus ojos. Durante la edición nos dimos cuenta de que no le habíamos prestado suficiente atención a Sarah en esa escena porque el editor y yo nos quedado completamente hipnotizados por Karen, y creo que eso se debe sobre todo a la forma en que está iluminada. Ese contraste entre la luz y la oscuridad, la comedia y la tragedia es lo que define esta escena.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

(Traducción del inglés por Inés Seller)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también

Privacy Policy