email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Ben Stassen • Director de Corgi: Las mascotas de la reina

“Desde que anunciamos la producción de un nuevo proyecto, se vende a 50 o 60 países”

por 

- Hablamos con el productor y director Ben Stassen, pionero del 3D, que estrena Corgi: Las mascotas de la reina, su noveno largometraje

Ben Stassen • Director de Corgi: Las mascotas de la reina
(© Cinevox)

Cineuropa ha aprovechado el estreno de Royal Corgi [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ben Stassen
ficha del filme
]
, el noveno largometraje de animación de Ben Stassen y de los estudios nWave, para hablar con el director y productor. Nos cuenta el caso de éxito de su estudio, que se posiciona como uno de los pocos competidores de los estudios de animación estadounidenses. Belga lo estrena el 4 de abril en Bélgica, Apollo el 10 de abril en Francia y Lionsgate en julio en Reino Unido.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Podrías presentarnos nWave, tu estudio, en pocas palabras?
Ben Stassen: Es un mini estudio totalmente integrado: “fabricamos” las imágenes, pero también nos encargamos de desarrollar los proyectos, el marketing… Creamos nuestros propios contenidos, algo que es poco frecuente. Hay muchos buenos estudios de animación en Bélgica que se dedican a prestar sus servicios a otros productores. Nosotros lo hacemos todo: desarrollamos, producimos, financiamos y distribuimos nuestros productos en todo el mundo.

¿Para ti, el relieve es una nueva gramática cinematográfica?
Para mí, el relieve es la segunda revolución del cine, después del cine sonoro. El paso del 2D al 2D siempre ha tenido el potencial de ser una revolución. Pero para que haya una revolución, hay que ponerse manos a la obra. Eso hice con nuestros dos primeros largometrajes, Vamos a la luna [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 y Las aventuras de Sammy. Un viaje extraordinario [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Que yo sepa, Vamos a la luna es la única película estrenada únicamente en 3D. En ese momento, fue una locura; fue antes de Avatar. El relieve tiene ese potencial excepcional de embarcar al público en una experiencia completamente diferente. Desafortunadamente, esto no ha prosperado porque aunque los cines estén bien equipados, ningún cineasta ha usado el relieve como un lenguaje nuevo. Sólo se me ocurre Cuarón con Gravity. Hoy en día, todo se ha convertido en post-producción: se añade artificialmente un poco de profundidad pero el público se cansa. Sin embargo, seguimos haciendo todas nuestras películas en relieve, aunque faltan algunos mercados importantes como Rusia o China. Royal Corgi acaba de estrenarse en Holanda, donde ha cosechado mucho éxito, algo que es muy importante. En Bélgica, venderemos quizás un 10 % o un 15 % de las entradas en 3D. En Francia, es menos del 10 %. La gente ya no quiere pagar más por ver películas en 2D y medio o ver 2D y un cuarto. Para mí, es frustrante porque estoy convencido de que el relieve puede aportar una experiencia nueva.

¿Cuál es tu mercado?
Se concentra en los grandes territorios europeos, no podemos obtener beneficios con una película que cuesta más de 10 millones de euros. Y no hablo de Bélgica, donde obtenemos más de 2 millones… Nosotros hacemos películas de 20 millones, por eso estamos “condenados” a venderlas en todo el mundo. Después de nueve películas, tenemos una buena reputación a nivel internacional y, desde que anunciamos la producción de un nuevo proyecto, se vende a 50 o 60 países. Para nosotros, es muy complicado distribuir nuestras películas en el mercado estadounidense, que es muy proteccionista y está monopolizado por los grandes estudios, que sacan dos películas de animación al año. No obstante, hay algunas ventanas abiertas para nuestras películas en Estados Unidos. Pero esta desventaja en Estados Unidos es una ventaja a nivel internacional porque los distribuidores saben que las películas para toda la familia son rentables. Y todas las películas de cine familiar de calidad son producidas por estudios estadounidenses y distribuidas por ellos mismos. Por lo que los distribuidores independientes están encantados de poder tratar con productores independientes y de tener productos atractivos en su catálogo.

¿Centrarse en el público más joven es una estrategia rentable?
Es una postura que asumimos desde el principio. Queríamos dirigirnos a un público más joven que los estadounidenses. Su público es muy amplio pero hay un nicho de mercado entre los 4 y los 8 años. Nuestros competidores no son las otras sociedades europeas que hacen animación, es Pixar. Tener esta marca de fábrica “niños pequeños”, es un plus. Dicho esto, con Royal Corgi es la primera vez que hacemos un guión que permite una doble lectura. Los perros se dirigen a los niños y los humanos (principalmente el matrimonio real, o Donald Trump) a los mayores. Yo espero seducir más a los padres con esta película. Al principio, los distribuidores querían posicionarla entre un público joven y, más bien, femenino. Pero cuando vieron el tráiler de Lionsgate en otoño, que tuvo 20 millones de reproducciones en Facebook en dos semanas, se dieron cuenta de que el público era más amplio de lo que pensaban…

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también