email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

LECCE 2019

Francesco Rizzi • Director de Cronofobia

"Para mí, debe haber algún tipo de significado detrás de la puesta en escena"

por 

- Hemos hablado con Francesco Rizzi de su ópera prima, Cronofobia, en el Festival de Cine Europeo de Lecce, en donde se ha llevado el Premio Especial del Jurado y el de Mejor Actor Europeo

Francesco Rizzi • Director de Cronofobia

Tras cosechar galardones en el Black Nights de Tallin y en el Festival de Cine de los Premios Max Ophüls en Alemania, Cronofobia [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Francesco Rizzi
ficha del filme
]
, de Francesco Rizzi, se proyectó en competición en el 20º Festival de Cine Europeo de Lecce, donde recibió el premio especial del jurado, mientras que su actor principal, Vinicio Marchioni, se hizo con el premio a mejor actor europeo. Hablamos con el director procedente de Tesino sobre los clientes misteriosos, el miedo al paso del tiempo y el singular planteamiento visual de su cinta. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo se te ocurrió la misteriosa profesión del protagonista de tu film?
Francesco Rizzi:
Todo comenzó con una experiencia personal que tuve en el mundo de los clientes misteriosos. Cuando estaba en Roma, estudiando en la escuela de cine de la Cinecittà, trabajaba para una pequeña agencia de comunicación los fines de semana, como promotor en tienda. Un día, mi jefe me pidió que intentara algo nuevo: ser cliente misterioso. Fui a restaurantes, hoteles, tiendas, completamente de incógnito, fingiendo ser cliente para evaluar la calidad de los servicios que proporcionaban. Había que aprender un guion, investigar los productos, crear tu propio personaje... Pensé que sería un gran punto de partida para una historia sobre suspensión de identidades.

La historia también se inspira en las emociones contradictorias que sentía en aquella época: por un lado, nunca me quedaba en un sitio, siempre estaba abierto al cambio; por el otro, sentía una enorme nostalgia por todo lo que estaba dejando atrás, así como una necesidad de echar mis propias raíces, de dar forma física a las pocas convicciones que tenía sobre mi identidad. Este sentimiento doble se encarna en los dos personajes de la película.

¿Qué significa el título de la película, Cronofobia, y cómo se relaciona con los personajes? 
Cronofobia es el miedo al paso del tiempo, cuando los acontecimientos de la vida pasan volando y no somos capaces de experimentarlos plenamente; es esa sensación de incomodidad e impotencia que se apodera de las personas que pasan por largos períodos de inmovilidad, en espacios cerrados: un largo tiempo de recuperación tras un accidente, por ejemplo, o más específicamente, lo que les sucede a los presidiarios. Los dos protagonistas son prisioneros a su manera, han construido jaulas mentales muy reales en las que encerrarse: uno para escapar de sí mismo, el otro para tratar de soportar un dolor insufrible. En un sentido visual, el film está lleno de jaulas o elementos que recuerdan a una cárcel: la gran puerta en el exterior de la casa de Anna, la enorme vivienda en la que se ha encerrado, congelándose en el tiempo y en sus recuerdos.

Hablemos de Vinicio Marchioni: esta cinta le ha valido el premio a mejor actor europeo aquí, en Lecce.
Le conocía por Freddo, su personaje en Romanzo criminale. Vi esta serie y me di cuenta de que su personaje era el estratega del grupo; no habla demasiado, pero piensa mucho. Vinicio es capaz de expresar pensamientos muy profundos usando pocos gestos, con un simple movimiento de la mirada. Es un actor que tiene la capacidad de dar solemnidad a los silencios. El personaje de Suter no habla mucho, pero su mundo interior es rico e interesante de explorar, y Vinicio era la persona adecuada para el papel. Cuando le vi sobre el escenario y en otras películas, me di cuenta de que era un actor versátil y convincente a muchos niveles, con talento, experiencia, generosidad y humildad.

¿Estaba Suter predestinado a ponerse en la piel de otra persona?
Estaba condenado a ser un sustituto desde que nació: sus padres perdieron a su primer hijo, y a él le pusieron el mismo nombre. He estudiado este tipo de situación y los psicólogos dicen que si creces bajo el peso de una comparación así —aunque sea de forma involuntaria, los padres destrozados por la pérdida tienden a hacer comparaciones—, desarrollas un sentimiento de culpa, como si no te merecieras un lugar en el mundo. El reflejo de llevar máscaras e introducirse en las vidas de otros es algo natural para Suter, es su forma de comenzar relaciones con los demás; incluso con Anna, él siente que esta es una manera de comunicarse. Pero cuando ve que Anna está obsesionada con su tendencia a sustituir a otra persona, se da cuenta de que debe liberarla, y al hacerlo, se libera también a sí mismo. Me esforcé mucho para que Suter no estuviera nunca en el centro del plano en la primera parte de la película. A medida que va estando más cómodo siendo él mismo, va moviéndose cada vez más cerca del centro del plano. Para mí, debe haber algún tipo de significado detrás de la puesta en escena.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también