email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Alexis Michalik • Director de Cyrano mon amour

"Un drama de época que gira en torno al teatro, pero que se mueve a buen ritmo"

por 

- Alexis Michalik llevó su primer largometraje, Cyrano mon amour, a los Rendez-Vous Nuovo Cinema Francese de Roma antes de su estreno en los cines italianos este 18 de abril

Alexis Michalik  • Director de Cyrano mon amour

Tras su éxito sobre los escenarios, el director y actor francés de 37 años Alexis Michalik lleva su comedia Cyrano mon amour [+lee también:
tráiler
entrevista: Alexis Michalik
ficha del filme
]
 a la gran pantalla; la obra cuenta la increíble creación de una de las grandes obras maestras de la literatura, Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand. Durande su gira por los cines italianos a partir del 18 de abril, cortesía de Officine UBU, la película se proyectó en Roma, en la novena edición del Festival de Cine Francés Rendez-Vous, donde hablamos con el director.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿De dónde viene la idea de contar la creación de Cyrano de Bergerac? 
Alexis Michalik: Todo comenzó cuando vi Shakespeare in Love, hace 20 años. Para mí, la idea de contar las circunstancias personales a las que Shakespeare —que estaba muy endeudado— se enfrentaba cuando consiguió la inspiración para escribir una de sus obras más famosas, gracias a una musa encantadora, es brillante, y me preguntaba por qué no habíamos hecho algo parecido en Francia. Más tarde, leí Cyrano, que se convirtió en una de mis obras favoritas, y me sorprendió saber que Rostand la había escrito con solo 20 años. Nadie había creído en él hasta ese momento, y la noche del estreno, la obra fue todo un éxito. 

¿Cuánto de lo que vemos en tu película es real y cuánto es inventado?
Me gustaba la idea de contar esta historia desde un punto de vista no documental. Quería homenajear la época y a Edmond Rostand, que había tomado a Cyrano de Bergerac —un personaje que existó de verdad y que fue dramaturgo en el siglo XVII— e inventado toda una historia en torno a él; en particular, el triángulo amoroso del que formaba parte. Yo hice lo mismo: cogí la historia de Edmond en la época que estaba escribiendo Cyrano para contar mi propia historia. Mezclé personajes reales —autores y dramaturgos de la época— con ficticios, y creé mi propio triángulo de amor. También era una forma de reflejar el proceso de la creación teatral: yo soy, antes que nada, dramaturgo, sé cómo echa raíces la idea original y cómo la inspiración se entrelaza con la vida real. Quería inyectar la esencia de Cyrano en esta película: el romanticismo, el heroísmo y la memorable escena del balcón.

La cinta narra una rivalidad muy divertida entre Rostand y Georges Feydeau. ¿Cuánto hay de cierto en esto? ¿Y por qué decidiste interpretar a Feydeau?
No había enemistad real entre ellos, pero tenía que encontrar una némesis para Rostand. Antes de escribir Cyrano, Rostand no había tenido ningún éxito; escribía en verso alejandrino y se sentía un fracasado. Feydeau es su antítesis; era autor de comedias muy populares. En la vida real, era una persona muy empática, no era como le he retratado en la película. Le hice más arrogante para que contrastara con Rostand. Feydeau era la estrella de la comedia, quería homenajearle a él y su estilo. De hecho, esta cinta es una especie de vodevil; en la escena del hotel, por ejemplo, hay puertas batientes, personajes que entran y salen... Y sobre mi papel, siempre me gusta interpretar personajes que son un poco arrogantes. Él es un dramaturgo de éxito, como yo, así que eso también daba juego.

Un drama de época que gira en torno al teatro: así descrito, se podría decir que es una apuesta arriesgada...
Los espectadores que no van al teatro piensan que es un lugar rancio, aburrido y elitista. Por eso quería hacer algo teatral, pero que se moviera a buen ritmo, como las comedias estadounidenses de los años 50. Usé steadicam la mayor parte del tiempo para seguir a los personajes de cerca. Las secuencias del teatro están filmadas como una obra —en una única toma en tiempo real—, quería conservar la idea de la compañía teatral y capturar en el cine el trabajo que se realiza en el teatro. Es un drama de época que gira en torno al teatro, pero no debería verse como algo anticuado, ni tampoco moderno; es más bien una obra atemporal, como Cyrano.

Por último, Olivier Gourmet interpreta al primer actor que hizo de Cyrano, Constant Coquelin: por fin alguien le ha dado un gran papel.
No es fácil imaginarle en una comedia, siempre hace de personajes duros o desagradables, menos cuando sale en dramas de los hermanos Dardenne. Pero en la vida real, es la persona más amable que hay. Cuando le llamé, estaba contentísimo, precisamente porque nunca le ofrecen comedias. Desgraciadamente, es alérgico a las prótesis, y soportaba las ocho horas de maquillaje sin quejarse. Es un actor increíble.

(Traducción del italiano)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también