email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Competición

Jessica Hausner • Directora de Little Joe

“Intento describir la ambigüedad de la manera en la que percibimos la realidad”

por 

- CANNES 2019: La cineasta austríaca Jessica Hausner nos habla de su película en lengua inglesa Little Joe, presentada en la competición de Cannes

Jessica Hausner • Directora de Little Joe
(© Evelyn Rois)

Seleccionada en tres ocasiones en Cannes, en Un Certain Regard (con Lovely Rita [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en 2001, Hotel [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
en 2004 y Amour Fou [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
en 2014), y una vez en la competición de Venecia 2009 con Lourdes [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jessica Hausner
ficha del filme
]
, la cineasta austríaca Jessica Hausner ha aprovechado su quinto largometraje para hacer un film en lengua inglesa: Little Joe [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Jessica Hausner
ficha del filme
]
, que se ha estrenado en la competición del Festival de Cannes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué te interesaste por el tema de la ingeniería genética?
Jessica Hausner: Partí de una idea muy simple. Quería hacer una película sobre Frankenstein, el personaje de la novela de Mary Shelley, pero en femenino. En mi película, este personaje del científico es una mujer que ha creado una planta, pero también otro monstruo: su propio hijo. Y estos dos monstruos hacen lo que quieren: ella no los puede controlar. También me interesaba explorar una atmósfera de cuento de hadas. Luego, cuando empecé a investigar y relacionar ideas, me topé con la ingeniería genética y evidentemente, este es un tema muy actual, que da mucho de qué hablar y afecta a todos. Ahondé en la cuestión y descubrí un terreno apasionante, sobre todo porque hablar con científicos me ha demostrado que la ciencia no habla con una única voz, y aporta respuestas muy contradictorias en materia de ingeniería genética. 

Además, la ambigüedad es, en general, un concepto central de la película.
En todas mis películas, intento describir la ambigüedad de la forma en que percibimos la realidad. Cada uno la percibe desde un punto de vista mucho más personal de lo que todos pensamos. Cada sociedad ha establecido ciertas reglas para que todos podamos vivir juntos, pero en realidad, cada uno vive en su propio mundo. Es algo que a mí me afecta mucho. En mi película, por ejemplo, ¿qué significa amar a un hijo, o que el hijo ame a su madre? Hasta estos sentimientos son ambiguos, ambivalentes, dúplices. 

¿Son los secretos el tema principal de la película?
Sí. Cada ser humano es un misterio. En la película, también está el hecho de que la madre empieza a dudar de su hijo. A todos nos gusta pensar que la relación entre una madre y su hijo solo puede ser un vínculo estable, positivo, que no puede ponerse en cuestión. En mi película, se cuestiona, porque el hijo cambia de forma repentina y ya no es la persona que la madre conocía. En ese momento, surge una enorme ambivalencia. 

La duda está muy presente en toda la cinta, también para el espectador, que puede llegar a diferentes interpretaciones.
Al escribir el guion con Géraldine Bajard, trabajamos en esa dirección, reuniendo escenas que pueden asustar un poco, pero que conservan un equilibrio gracias al hecho de que quizás no haya sucedido nada. Sería un reto divertido crear toda una trama, llena de suspense, sin dar al público una respuesta definitiva. 

Tus mujeres protagonistas, Alice y Bella, son poco estables psicológicamente. ¿Por qué?
Creo que lo que llamamos estabilidad psicológica debería llamarse estupidez. La inestabilidad psicológica significa que eres sensible e inteligente. Mi punto de vista también es el de una mujer ante la supuesta locura femenina, que para mí es más bien señal de un sentido profundo de la percepción y la comprensión de los aspectos contradictorios de la vida. 

¿Cuáles eran tus intenciones en el apartado visual?
Hace mucho tiempo que trabajo con el mismo equipo de fotografía, vestuario y escenografía. Película a película, hemos desarrollado un estilo especial, bastante artificial. Porque me gusta mostrar que una película es una película. Siempre me ha sorprendido el hecho de que, en cuanto que cineasta, uno decida dónde situar la cámara, y yo quiero que los espectadores sean conscientes de esto. Solo es una película, no es un mundo perfecto. El mundo que muestro tiene puntos de interrogación y agujeros negros: no todo es visible. 

Little Joe es tu primera película en lengua inglesa. ¿Ha cambiado esto tu forma de trabajar?
Me he sentido muy cómoda. Me gusta la concisión de la lengua inglesa para los diálogos. Las cosas pueden decirse de una manera seca, precisa y rápida, sin sugerir patetismo o banalidad. Siempre me ha gustado escribir diálogos directamente en esta lengua, y ha sido una experiencia muy positiva. Pero también elegí el inglés porque es el idioma que funciona mejor para las películas de género y evidentemente, para llegar, espero, a un público más amplio.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también