email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

CANNES 2019 Quincena de los Realizadores

Erwan Le Duc • Director de Perdrix

“En un relato lo importante es trasmitir las emociones”

por 

- CANNES 2019: Erwan Le Duc nos habla de su primer largometraje, Perdrix, presentado en la 51ª Quincena de los Realizadores

Erwan Le Duc • Director de Perdrix

Erwan Le Duc ha presentado su primer largometraje, Perdrix [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Erwan Le Duc
ficha del filme
]
, en la Quincena de los Realizadores 72º Festival de Cannes. Entrevistamos al director de esta película tan impresionante y sencilla en la que participan Swann Arlaud, Maud Wyler, Fanny Ardant y Nicolas Maury.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Perdrix es una película con muchos detalles y personajes muy interesantes que trata temas fundamentales como la propia existencia, el amor…
Erwan Le Duc: Ese era el reto inicial. Quería hablar del amor desde una perspectiva lo más sencilla posible (un chico que conoce a una chica), pero a la vez, quería mostrar cómo conocer a una persona puede llegar a poner patas arriba tu vida. Alrededor de esta pareja se construye poco a poco todo un entramado de personajes, del ámbito familiar y profesional, sumando poco a poco distintos grupos con sus propias características pero, en el fondo, con las mismas inquietudes. El tono de la película está muy ligado a este aspecto, para mí la tragedia es indisociable de la trama. Las diferencias entre los personajes a veces resultan cómicas, de todas formas la película se centra en cómo se conocen los protagonistas y que hubiese estas diferencias era algo lógico, ya que cuando las personas se están conociendo, hay contrastes y las distintas personalidades chocan. Por eso mismo, esta película es una comedia trágica que mezcla lo trivial y lo existencial. Además del guion, es muy importante que los actores sepan transmitir estos contrastes a través de sus actuaciones. No tenía que ser solo un recurso cinematográfico, tenía que resultar creíble.

En este pueblo de Los Vosgos, cada personaje afronta sus errores y sus problemas. Juliette (Maud Wyler) y su ansia de independencia; el capitán Perdrix (Swann Arlaud) y su sentido de la responsabilidad; Thérèse (Fanny Ardant) y su idealización del amor…
Sí, pero los personajes gozan también de un cierto equilibrio, lo que no es siempre fácil o beneficioso para su futuro. La familia Perdrix, por ejemplo, se compone de individuos muy distintos, cada uno con una personalidad y situación propias, pero en mi opinión no es una familia disfuncional, todos viven juntos en armonía. Estos problemas sin resolver y la aparición del personaje de Juliette obligarán a todos estos personajes a enfrentarse de repente a todas sus adversidades.

Utilizas los “clichés” de una forma peculiar.
Desde el principio, los grupos que forman los personajes son fáciles de identificar, están incluso uniformados: los policías, los nudistas, los de las reconstrucciones de batallas históricas… Estas características tan marcadas me daban la oportunidad de dar giros inesperados y enfrentar a los grupos entre sí. El personaje “conservador” asegura que cuanto más miente más auténtico es, mientras que los revolucionarios nudistas se desentienden de todo lo superfluo, de todos los ornamentos. Mi idea era que resaltase todo esto en relación con las distintas trayectorias de los protagonistas y además luchar contra los roles de género. Por ejemplo, en el caso de los policías, no nos encontramos con una situación digna de una novela policiaca en la que los agentes se toman ciertas libertades, aquí, es lo contrario, es algo más íntimo, como la escena de la reunión que termina convirtiéndose en una especie de psicoanálisis colectivo.

La música juega un papel importante.
La puesta en escena y todo lo que permite dar forma a la historia, aparte de los diálogos, como la imagen o el encuadre siempre me han parecido aspectos apasionantes del cine. Al contar una historia, lo importante es transmitir sentimientos y la música es el acompañamiento perfecto para ello, pero hay que saber elegir la adecuada en cada escena para que todo sea coherente. He elegido obras muy diferentes, desde Gérard Manset o Niagara hasta Vivaldi y Grieg. Usar la música para ambientar la película fue una decisión que formaba parte de mi objetivo de aventurarme en este proyecto, desde una perspectiva muy poética, donde la música tuviese un papel muy importante. Todas estas obras se unen a la música original y al tema principal de la película, compuestos por Julie Roué, para formar un todo que da sentido a la historia.

(Traducción del francés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también