email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

Laure de Clermont-Tonnerre • Directora de The Mustang

"Creo ficción a partir de la realidad"

por 

- La directora francesa Laure de Clermont-Tonnerre habla de su primer largometraje, The Mustang, grabado en Estados Unidos, estrenado en Sundance y que ahora llega a los cines franceses

Laure de Clermont-Tonnerre  • Directora de The Mustang

The Mustang [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Laure de Clermont-Tonnerre
ficha del filme
]
, protagonizada por el belga Matthias Schoenaerts, muy bien acompañado por Jason Mitchell, Bruce Dern y Gideon Adlon, es el primer largometraje de la directora francesa Laure Clermont-Tonnerre, grabado en Estados Unidos y en lengua inglesa. La película, estrenada fuera de competición en Sundance, llegó a los cines franceses el 19 de junio de la mano de Ad Vitam.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Por qué, después de tu cortometraje Rabbit, decidiste seguir explorando el tema de la rehabilitación de los reclusos a través del contacto con animales?
Laure de Clermont-Tonnerre: Siempre me ha interesado el sentimiento de tristeza, el impacto del castigo y de la prisión en el hombre, lo absurdo del sistema carcelario. Sin embargo, la terapia animal permite reeducar al hombre, curar las heridas. He investigado durante varios años el concepto de segunda oportunidad porque pienso que cuando se escribe sobre este tema, nos habla una parte de nosotros mismos. Eso me ha permitido explorar una zona un tanto opaca de mí misma porque yo me identifico mucho con el tema del confinamiento. De hecho, es algo muy personal.

Grabar en una prisión, con antiguos reclusos en el reparto y la doma de mustangs: ¿Por qué decidiste preservar al máximo la autenticidad?
Es mi proceso creativo: me gusta investigar y mi visión de cineasta fluye. Cuando leí el artículo sobre terapia animal que inspiró Rabbit, continué investigando sobre el tema y descubrí la existencia de este programa de rehabilitación con caballos salvajes en Nevada. Y fui a verlo inmediatamente. Entrevisté a varios hombres que me inspiraron mucho y me permitieron crear el personaje de Roman, el protagonista de la película, de profundizar y añadir detalles específicos que han dotado de realidad a la historia, y que me han dejado libertad de invención cinematográfica como la tormenta, los caballos en la cocina, la liberación del mustang y otros tantos elementos que no son reales y que proceden de mi imaginación. Me gusta la mezcla de autenticidad, ficción, poesía y sueños. Creo ficción a partir de la realidad.

Se dice que los rodajes con animales son una pesadilla. ¿Cómo fue el tuyo con los mustangs?
Teníamos un entrenador de caballos muy experimentado que había trabajado, en entre otras películas, en El corcel negro y El hombre que susurraba a los caballos, y que comprendía muy bien las exigencias del guión y sabía cómo integrar un caballo a un equipo de rodaje. Dirigió muy bien el trabajo con los caballos, que no era fácil, y que demandaba mucha disciplina al equipo y a los actores.

En cuanto a la puesta en escena, hay muchos contrastes entre el interior y el exterior de la prisión. ¿Qué intención tenías?
Yo quería trasmitir vértigo entre el interior y el exterior, con un interior un poco claustrofóbico y un exterior que sigue los movimientos del caballo y del hombre; esa danza, ese diálogo visible muy coreografiado, pero siempre con una parte de improvisación. He elegido un director de fotografía, Ruben Impens, dotado de una cámara profunda que permite agilidad en el encuadre. También era importante crear un montaje conciso. Además, el sonido tenía que apoyar la puesta en escena. Todo se construyó sobre esta ambivalencia y dualidad.

Una cineasta francesa, un primer largometraje en lengua inglesa y grabado en Estados Unidos: ¿Cómo conseguiste financiación para esta película?
Fue una proeza. Siendo francesa y Matthias Schoenaerts (que se unió rápidamente al proyecto), belga, el primer paso fue conseguir el dinero en Europa. Contamos con el apoyo de France 3, Canal+, y la exención tributaria belga, pero nos faltaba la mayor parte. Poco después, se sumó la distribuidora estadounidense Focus Features, y una participación inglesa.

¿Cómo influyó la participación del proyecto en el Sundance Lab y la presencia de Robert Redford como productor ejecutivo?
Eso nos dio un sello de calidad y confianza. Los Labs de Sundance son muy selectivos y, en Estados Unidos, encontré un nido y una familia creativa que me ayudó y me permitió hacer mis investigaciones. Obtuve una beca de Sundance y otra de escritura de San Francisco Film Society. Y es cierto que generó cierta curiosidad que Robert Redford haya participado en la película en calidad de padrino creativo.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también