email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

NEW HORIZONS 2019

Sara Dosa • Directora de The Seer and the Unseen

"En Islandia, la magia es normal"

por 

- Cineuropa habla con la realizadora afincada en California Sara Dosa sobre su nueva película islandesa y estadounidense The Seer and the Unseen, tras su estreno europeo en New Horizons

Sara Dosa  • Directora de The Seer and the Unseen
(© Dorota Lech)

Presentada en la sección Oslo/Reykjavik del polaco Festival de Cine New Horizons (25 de julio-4 de agosto), el conmovedor documental de Sara Dosa The Seer and the Unseen [+lee también:
tráiler
entrevista: Sara Dosa
ficha del filme
]
 nos presenta a Ragnhildur "Ragga" Jónsdóttir, que pone a buen uso su extraordinaria capacidad para comunicarse con las "personas ocultas" de Islandia, intentando salvar el medio ambiente al mismo tiempo —y volviendo a demostrar que para creer, no hace falta ver—.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Resulta sorprendente que todos, incluyendo su familia, enfocan lo que Ragga hace o dice con bastante tranquilidad. Ella dice que puede hablar con duendes, y a nadie le escandaliza.
Sara Dosa: Tienes razón: a nadie le parece una locura. En Islandia, alrededor de la mitad del país cree en duendes de un tipo u otro. No es algo que parezca raro, porque lleva muchos años formando parte del tejido cultural. Algunos lo consideran una superstición, pero no quieren no creer en ello, si es que eso tiene sentido, porque podría darles mala suerte.

A diferencia de otras criaturas míticas, en Islandia se mantienen escondidos. Incluso se aconseja no lanzar rocas, porque podrías darle a las "personas ocultas".
Tal y como lo describe Ragga, se puede acceder a este mundo a través de otros sentidos. Pero cuando empezamos a hacer la película, muchos preguntaban si íbamos a tener animación. "¿Cómo vais a representar a los duendes?", preguntaban. Yo quería que fueran invisibles porque así, me mantendría fiel a lo que muchos islandeses experimentan. Me pareció estilísticamente intrigante. Siempre me ha gustado el realismo mágico, y en este tipo de narración, la magia es normal. Creo que es una manera hermosa de ver el mundo.

En un momento dado, ella dice que "salió del armario" como vidente bastante tarde en su vida. ¿Cómo la descubriste?
Llevaba tiempo queriendo hacer una película sobre Islandia. Siempre me pareció un lugar hermoso y fascinante. Empecé a investigar titulares procedentes de allí, y un día encontré uno que decía: "El lobby de los duendes detiene la construcción de una carretera". Yo estudié el colapso financiero de Islandia cuando era estudiante, y me interesaba la relación del país no solo con el paisaje natural, sino también con la "mano invisible" del libre mercado. Y en ese artículo, ¡mencionaban a los "duendes invisibles"! También citaban a una mujer que sonaba a la vez seria y graciosa; hablaba sobre política medioambiental. Ella claramente creía en los duendes, y no se tomaba a sí misma muy en serio. ¿Sabes ese momento cuando lees algo y te dices, quiero saber más de esta persona? Tuve esa sensación.

Ragga ya había aparecido en imágenes tomadas por periodistas internacionales, pero estos solían despreciar sus creencias. ¿Era importante para ella que tú la creyeras, o que por lo menos la aceptaras tal y como es?
Muy importante. Yo también soy una forastera, y al principio nos mostrábamos escépticas. Yo sentía escepticismo incluso hacia mí misma [ríe]. Por suerte, contaba con un maravilloso equipo islandés, empezando por mi coproductor, que acabó haciendo la función de traductor cultural. Cuando le contacté por primera vez, me dijo que muchos extranjeros tienden a retratar a los islandeses como supersticiosos y "retrógrados", porque creen en todas estas tonterías. Mi creencia en los duendes siempre está cambiando, pero para mí, Ragga cuenta una historia que puede verse como una alegoría medioambiental.

¿Ha sido ella siempre así de fuerte? Porque uno siempre puede comprobar si a los vecinos invisibles de alguien les parece bien la ampliación de una casa, pero empezar un conflicto con el gobierno es algo diferente.
Ella comprende que un solo acto puede llevar a muchas cosas. Su lucha para salvar la capilla de los duendes, que aparece en la película, desembocó en la creación de todo tipo de medidas de protección de los campos de lava. Al final, se habían protegido más que cualquier otro municipio de Islandia. Su trabajo tiene un enorme efecto expansivo. En la película no sale, pero más tarde, se mudó a otra casa en el campo. Era perfecto, menos por una cosa: una planta de aluminio que se erguía en el horizonte. Como sabes por el film [de Benedikt Erlingsson] La mujer de la montaña [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Benedikt Erlingsson
entrevista: Benedikt Erlingsson
ficha del filme
]
, ese es un gran enemigo del medio ambiente en Islandia. Recuerdo que ella decía, de broma: "Vale, esa es mi siguiente lucha". Ella seguirá luchando, porque incluso aunque la gente no crea que los duendes están ahí de verdad, espero que todavía puedan entender lo especial que es la naturaleza.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también