email print share on Facebook share on Twitter share on reddit pin on Pinterest

VENECIA 2019 Competición

Robert Guédiguian • Director de Gloria Mundi

"No juzgo a mis personajes, juzgo a la sociedad que los crea"

por 

- VENECIA 2019: Dos años después de La casa junto al mar, Cineuropa vuelve a encontrarse con el realizador galo Robert Guédiguian en Venecia para hablar sobre Gloria Mundi

Robert Guédiguian  • Director de Gloria Mundi
(© La Biennale di Venezia/ASAC)

Contando una vez más con sus actores favoritos, incluyendo su esposa Ariane Ascaride, que se hizo con la Copa Volpi a mejor actriz del Festival de Venecia, en Gloria Mundi [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Robert Guédiguian
ficha del filme
]
, Robert Guédiguian brinda una visión más sombría de lo normal sobre los lazos familiares, que son puestos a prueba por los constantes problemas de dinero y el regreso repentino de un expresidiario. De paso, también aborda la actual agitación política.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)
LIM Internal

Cineuropa: ¿Por qué decidiste hablar sobre una familia que afronta problemas económicos? A lo largo de toda la película, hablan sobre dinero, se preocupan por él; siempre ronda sus cabezas.
Robert Guédiguian: Creo que ese estilo de vida precario está cada vez más extendido, al menos en Francia, donde yo vivo. La gente se preocupa sin cesar por sus trabajos, y ya no van a votar. Las afueras y los suburbios están cada vez más y más separados. Las personas están completamente aisladas, y su preocupación principal es salir adelante. A veces, parece una guerra en la que cada uno se enfrenta a todos los demás. Ya no hay solidaridad, no hay fraternidad, y hasta los lazos de familia se resienten porque las personas tienden a competir muchísimo; igual que en la película. El capitalismo global nos hace a todos muy egoístas y narcisistas.

En Gloria Mundi, Gérard Meylan interpreta a un expresidiario que encuentra un refugio inesperado en la poesía. ¿De dónde vienen todos estos haikus?
Simplemente me encantan. Condensan, en muy pocas palabras, todos los sentimientos que podrías tener. Pensé que sería apropiado que un autodidacta que ha leído libros en su celda a lo largo de los años descubra esta forma de expresarse. Es mucho más probable esto, y no que escriba de repente una novela de 400 páginas. Tiene un pequeño cuaderno que lleva de un sitio a otro, y simplemente escribe dos o tres frases.

El título es una referencia al cristianismo [sic transit gloria mundi es una frase que se dice en la coronación de un nuevo papa], y esto es algo que de hecho sucede en varias de tus películas. ¿Por qué? No pareces creyente.
No, no creo en Dios. Soy ateo y librepensador. Pero sí que tengo la idea de la trascendencia asentada en la mente. Soy consciente de las personas que vivieron antes, y tengo una idea de qué es sagrado, cuáles son los mitos y leyendas, y la importancia que pueden tener en nuestras vidas. Mi historia tiene lugar en una época contemporánea; vemos a personas que luchan por sobrevivir. Pero siempre hay un personaje que connota esta santidad o espíritu sagrado de la experiencia humana. Creo que todos los seres humanos tienen esta conexión con el misterio y lo sagrado, así que también está presente en mis películas. Al igual que la música clásica, que da valor universal a las historias.

Una mujer que dice a otra que se quite el hijab, un conductor de Uber al que le dan una paliza unos taxistas... Abordas temas muy actuales. Pero resulta bastante elocuente que los "chalecos amarillos" no hayan recibido el tipo de apoyo que uno habría esperado en 1968, cuando todo el mundo estaba en las calles con los obreros. ¿Qué ha cambiado?
Hay algunos elementos que están muy presentes en nuestra sociedad, por lo menos en mi país. En el caso de Uber, tiene que ver con la idea de trabajar por cuenta propia y ser independiente, por ejemplo, lo cual podría decirse que es una característica de nuestro tiempo. En esa época, en 1968, tenían el apoyo del partido de izquierda, el partido comunista y los sindicatos. Había unidad en todas estas corrientes, que consiguieron encontrar un espacio en el que confluir. Hoy en día, ese espacio ya no existe. Por eso no han recibido apoyo.

¿Es justo decir que esta vez pareces un poco menos optimista?
Teníamos plena consciencia de que necesitábamos querer a estos personajes, aunque no hagan cosas muy buenas. Anoche, estaba viendo la película y me di cuenta de que algunas de las cosas que decían eran simplemente terribles; pero no las dicen en serio. Era importante comprender sus motivos y razones. ¿Por qué se comportan así? Y aunque no fueran exactamente amables, por lo menos queríamos que el público pudiera identificarse con ellos. No queríamos juzgarlos. Lo que juzgamos es la sociedad que produce a individuos como ellos. No es su culpa.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.

Lee también